Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 Los sábados de ABC SÁBADO 12 11 2005 ABC SE ALQUILA MUSEO (Viene de la página anterior) ampliación del Centro de Arte Reina Sofía firmado por Jean Nouvel sirvió para la gran gala de los premios Telva de la moda, una de las convocatorias de más brillo en la vida social española. Los organizadores pagaron más de 2.600 euros por el alquiler del vestíbulo y la entreplanta durante una hora, el tiempo justo para recibir a los invitados, ofrecerles una copita de bienvenida y hacerles la foto de rigor. Un precio estimable pero con toda seguridad menor que el de la cena servida después por el afamado chef Sergi Arola, titular de la contrata del restaurante del Reina Sofía. Los portavoces del Museo comentan el impacto y el magnetismo del nuevo edificio: Se han desbordado todas las previsiones... Tenemos la mesa atestada de peticiones para celebrar distintos tipos de actos. Antes de que se inaugurara la ampliación de Nouvel, en la zona Sabatini sólo era alquilable el salón de actos y la demanda era limitada, pero ahora... La semana pasada, incluso, se celebró en las nuevas dependencias la presentación de un tratamiento cosmético capilar, con alguna que otra queja interna sobre si no se estará desvirtuando el fundamento cultural de la institución: Las actividades que se aprueban no interfieren nunca con el engranaje ordinario del museo- -aducen los responsables de estos servicios- -y, además, siempre se da prioridad a las convocatorias relacionadas con el arte. Eso no quita para que, dado que los centros estatales tienen una entrada de precio político de sólo tres euros, estos alquileres lleguen a ser una fórmula rentable. Aunque el dinero que se ingresa no lo gestiona el museo, porque está conceptuado como tasa y va directamente a Hacienda Peticiones pintorescas, haylas: Un grupo de supermillonarios quiso visitar antes que nadie, privadamente, la ampliación de Nouvel... Les tuvi- mos que decir, claro, que quien lo iba a inaugurar era Reina y no ellos Otro capricho singular es el de pretender un recinto museístico para la celebración de bodas. Tal situación no es infrecuente. Al Reina Sofía le han querido alquilar varias veces el Palacio de Cristal del Retiro con este fin. La respuesta es siempre la misma: No Hasta la Pirámide del Louvre El objetivo es propiciar un mayor uso y disfrute del que marca la tabla de horarios de apertura al público, al servicio de empresas y colectivos dispuestos a pagar por ello. Un negocio en auge, aunque sea siempre complemento y nunca fundamento de la actividad de los museos. La tendencia viene sobre todo de los Estados Unidos, donde los centros de arte nunca han podido vivir de la ubre pública, y después ha calado con fuerza en Europa: hasta la Pirámide del Louvre se alquila para eventos de relumbrón por un módico precio de más de sesenta mil euros. Ya ha acogido convocatorias multitudinarias como una reciente cena Fiat Pionero de esta iniciativa en España fue el Museo Thyssen, una de las esquinas del triángulo de oro del Arte en Madrid. Elena Vila, responsable de la gestión de estos alquileres y de la organización de eventos, explica que el museo cuando estaba recién abierto no ofrecía esta posibilidad, pero sí empezó a hacerlo poco después, al cabo de dos o tres años. Ahora esa opción forma parte del programa de visitas privadas, cuyo objetivo es difundir la colección de otra manera, en privado. El Thyssen siempre condiciona la cesión a que esos circunstanciales inquilinos visiten la colección: Entendemos este servicio como un complemento, una forma más de dar a conocer nuestras obras de arte a un público más amplio. La convocatoria puede terminar con un cóctel o con una cena, pero eso se concibe sólo como aderezo de la finalidad básica de disfrutar de las obras de arte Además- -explica- nosotros no tenemos cátering propio y es el cliente quien, en todo caso, lo contrata por su cuenta Así se trata de preservar la imagen del museo en una línea en la que otra condición sine qua non es la moderación horaria: No organizamos saraos hasta las tantas de la madrugada, los actos deben terminar a una hora prudente en atención a que el museo debe estar abierto al público la La Pirámide del Louvre acoge actividades variadas, aprovechando su espectacular estructura Sólo para sus ojos Cualquier colectivo o empresa que desee disfrutar de un museo en exclusiva puede hallar más información en: Museos Nacionales. La posibilidad de alquilar sus espacios está regulada por el artículo 52 de la Ley 25 1998 y desarrollado en la orden de 18 de enero de 2000 (BOE, 26 de enero de 2000) que especifica las tarifas. En ningún caso pueden alquilarse las salas de exhibición de las obras para cócteles u otras convocatorias, pero sí contratar visitas guiadas privadas. Guggenheim. Sólo pueden disfrutarlo las empresas que contribuyan al menos por tres años al sostenimiento del museo, aunque excepcionalmente se puede ceder a entidades no vinculadas. Teléfono: 944359000 Museo Thyssen. Los actos privados y de empresa incluyen necesariamente una visita de la colección. Teléfono: 96 3863000 Museo Nacional de Arte de Cataluña. Alquila su espectacular sala oval de 1.600 metros cuadrados. Teléfono: 936220360 El Museo Thyssen une lo útil y lo culto, con visitas guiadas La ampliación del Reina Sofía de Nouvel arrasa y las peticiones de alquiler se han desbordado