Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 12 11 2005 Internacional 27 Mientras Al Qaida afirma que los atentados de Ammán fueron obra de cuatro iraquíes, entre ellos un matrimonio que atacó el hotel Days Inn con sendos cinturones de explosivos, Zarqa reniega del tristemente famoso terrorista nacido en esta polvorienta ciudad Viaje a la cuna del diablo JUAN CIERCO. ENVIADO ESPECIAL Los escándalos amenazan al ministro brasileño de Economía b Una grabación prueba que su ex asesor mintió cuando negó ante el Congreso haber recibido millones de dólares de Cuba para financiar la campaña de Lula en 2002 VERÓNICA GOYZUETA CORRESPONSAL SAO PAULO. Los escándalos que acosan al Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva rondan ahora al ministro de Economía, Antonio Palocci, protegido a toda costa por correligionarios y opositores para evitar que la crisis política afecte a la estabilidad monetaria. Pero Palocci, considerado el mejor ministro de Lula, se tambalea bajo rumores sobre su eventual salida. Una grabación entregada a la comisión parlamentaria de investigación prueba que el ex asesor de Palocci, Vladimir Poleto, mintió al negar la existencia de tres cajas de ron y güiski que contenían 1,4 millones de dólares. En una entrevista publicada por el semanario Veja, Poleto contó con detalles un viaje de Brasilia a Sao Paulo en el que transportó esas cajas, según la revista enviadas por Fidel Castro para la campaña de Lula en 2002. Poleto dijo después que la revista grabó sin su autorización, que el contenido es falso y que él mismo había hablado con el discernimiento comprometido porque bebió cachaza (aguardiente brasileño) y cerveza antes de la entrevista. No me acuerdo si hice alguna declaración. Si lo hice, fue mentira. El hecho es que hubo coacción dijo el ex colaborador de Palocci. Poleto fue uno de los tres hombres de confianza de Palocci cuando era alcalde de Ribeirao Preto, uno de los municipios más pujantes del estado de Sao Paulo. Los otros dos eran Ralf Barquete, que supuestamente recibió el dinero de Cuba, y el abogado Rogério Buratti, que confirma las denuncias. Barquette falleció de cáncer en 2004. ZARQA (JORDANIA) La calle es tan sucia y fea como todas las de Zarqa, la segunda ciudad de Jordania, la más densa, la más pobre, la más poblada por refugiados palestinos. El nombre no dice demasiado: calle Hamzan bin Abdul Mutalleh, uno de los compañeros del profeta Mahoma. El edificio se cae a pedazos. Los vecinos ya no creen en fantasmas. Aquí nació Ahmed Nazal al Jalaydeh, cuyo alias, Abu Musab al Zarqaui, le supera en fama y odio. La ciudad invita a marcharse lo antes posible. El barrio de Masoun, también. Pero muchos no han podido hacerlo. Aquí siguen. Y seguirán para siempre, entre ellos, vestido con uniforme militar, Amjed Jalaydeh, de 30 años, primo carnal del famoso criminal jordano, responsable de los atentados del miércoles en los hoteles de lujo de Ammán. No es posible que sea culpable de todo lo que se le achaca. Antes estábamos orgullosos de él, de que fuera un muyaidin (guerrillero) en Afganistán, de que resistiera la invasión norteamericana en Irak, pero desde que comenzó a lanzar ataques contra civiles nuestra visión cambió. Si es verdad que ordenó la matanza de Ammán, no hace falta que el Gobierno le juzgue si consigue detenerlo. Basta con que nos lo entregue a su familia que sabremos hacer justicia y vengar la muerte de tantos inocentes dice con tono firme rodeado de chavales y de un vehículo BMW negro que, a corta distancia, vigila con dos agentes de la mujabarat (servicios secretos) en su interior los pasos de los periodistas. Junto a Amjed se encuentra un jordano de fuerte complexión que rechaza decir su nombre pero no contar que fue compañero de pupitre de Abu Musab al Zarqaui. Todo lo que se dice es mentira. Era una buena persona, incapaz de matar a un gato. Dudo incluso de que esté vivo asegura mientras mira a ese coche negro inmóvil en la esquina. quí, sino dejar abierta la puerta a otras posibilidades. Algo que no preocupa demasiado en la polvorienta Zarqa, donde todavía vive parte de la familia más estrecha del terrorista, donde descansa en la puerta de su modesta vivienda el coche rojo de su hermano que no quiere asomar por el umbral de su casa aunque sí lo hacen su mujer y su hija para espantar a los curiosos. Pérdida de respeto Tamer Abu Abed, carpintero de 63 años, se suma al sentir general de sus vecinos que, en apenas cinco meses, han visto cómo ese fantasma que ellos en cierto modo respetaban se ha convertido, como si no lo fuera ya, en ese monstruo de tres cabezas capaz de atentar en el corazón mismo de Ammán contra una boda. Eso es intolerable. Las bombas, los suicidas... sólo deberían ser utilizados en legítima defensa, como método de resistencia y nunca contra civiles. ¿Por qué lo ha hecho aquí si en Jordania no hay ocupación? Abu Musab al- Zarqaui REUTERS entre ellos una mujer que, armada de un cinturón de explosivos, se voló en el hotel Days Inn junto a su marido. El Gobierno jordano negó que fueran cuatro los suicidas y los dejó en tres. Ninguno, mujer. Asimismo no quiso quedarse sólo con la pista ira- La caja negra En sus últimas declaraciones Buratti confirmó que Barquette le consultó sobre un mecanismo para transportar 3 millones de dólares desde Cuba a Brasil, que serían usados en la campaña de Lula. Buratti dijo que Palocci sabía también que una cadena de bingos donaría 465.000 dólares a la campaña, pero que no sabía si el dinero era oficial o destinado a la caja negra Las nuevas pruebas complican la situación del ministro que trata de mantenerse al margen del escándalo y que ha sido blindado desde el principio de la crisis para no perjudicar la economía. Otras recientes denuncias acusan al estatal Banco do Brasil de implicación en esta tupida red de escándalos. No irá al paraíso A sólo unos metros, en la mezquita de Omar, centenares de fieles se preparan para la oración de mediodía en este viernes tan triste. El imán recuerda al comienzo pasajes del Corán, pero enseguida se vuelca en la actualidad para denunciar la matanza de Ammán y sentenciar que nunca un musulmán puede matar a otro. Tampoco puede matar a civiles cristianos o judíos; de hacerlo no irá al paraíso dice antes de que los feligreses hagan sus correspondientes genuflexiones al final de la oración. Víctimas que, según un nuevo comunicado de Al Qaida en el que volvió a amenazar a Israel, cayeron bajo las bombas de cuatro suicidas iraquíes,