Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional VIOLENCIA URBANA EN FRANCIA SÁBADO 12 11 2005 ABC ¿Prepararse para el futuro? De todos modos no tenemos futuro. Por lo menos así, hacemos lo que nos da la gana comentan los jóvenes policías descalabrados a pedradas. La Policía es odiosa, son unos racistas, te humillan Todos ellos tienen cuentas pendientes o han oído hablar de casos de malos tratos, reales o ficticios, con los que justifican todo ese rencor que llevan a flor de piel. Mientras la vida del resto del barrio discurre con la aburrida normalidad de las ciudades- dormitorio y la gente saca a pasear sus perros por las espaciosas praderas, estos adolescentes traman sus gamberradas sin más organización que la que se impondrían para jugar un partido de fútbol. Aquí no hay jefes, no hay caids como dice Sarkozy. Aquí cada cual va a lo suyo. Esto es la ley de la selva Para cuando llegue la noche no saben muy bien qué harán, porque todo depende de si entra la Policía y cómo nos miran Pero si hace falta, están dispuestos a hacer trabajo extra si es preciso. Si me pagas bien, te incendio ahora mismo este contenedor de basuras. Si quieres que queme un coche, eso cuesta bastante No se sabe si este deslenguado que no pasa de quince años lo dice en serio o en broma, pero desde luego tiene todo el aspecto de saber cómo tendría que hacerlo. Otro aún más pequeño, tal vez de trece años me dice que habla español y lo primero que me dice en perfecto castellano es: tengo un cóctel Molotov Los bomberos intentan apagar un vehículo en llamas en Venissieux, en el distrito de Les Minguettes, cerca de Lyon AP La Policía ya sabe que los alborotadores esperan el fin del telediario de las ocho de la noche para salir a hacer de las suyas, porque comprueban si su barrio ha salido en las noticias y hacen lo que pueden por aparecer en el siguiente Si me pagas bien, quemo basura; si me das más dinero, prendo un coche ENRIQUE SERBETO. ENVIADO ESPECIAL LYON. La Policía ya sabe que los alborotadores están esperando el fin del telediario de las ocho de la noche para salir a hacer de las suyas, porque comprueban si su barrio ha salido en las noticias y hacen lo posible por aparecer en el próximo. Son las bandas de adolescentes que tienen a toda Francia perturbada y que no tienen más objetivo que expresar esa rabia que nadie comprende bien todo lo que quiere decir. Lo primero que llama la atención al llegar a la zona de La Pirámide en el barrio lionés de Venissieux es que la gente tiene que subir la cuesta a pie, porque los conductores de autobuses han decidido que no quieren arriesgarse a pasar por allí, después de que va- rios de sus colegas hayan salido trasquilados en esta ola de disturbios. Toda precaución es poca, aunque sea fuentes de incomodidades, como las que provocó la amenaza de bomba ayer por la mañana en el aeropuerto de Lyon. Franceses en los papeles El de Venissieux es uno de los barrios más conflictivos estos días y en esta como en casi todas las barriadas modernas de Francia, entre los grandes bloques se distingue enseguida a los causantes de tanta inquietud. Son grupos de media docena de mocosos vestidos de cualquier manera, casi siempre con las capuchas del chándal puestas, sen- tados sin nada que hacer y escupiendo al suelo como si quisieran inundar los adoquines de cemento. En un grupo escogido al azar son todos de origen argelino, menos uno o dos turcos y un francés ¿Y vosotros no sois franceses? Sí claro- -responden- -en los papeles sí, pero magrebíes ¿Qué hacen? Literalmente nada. Les da lo mismo estudiar o no, trabajar o no. Tampoco les gustan las mujeres francesas porque son todas unas p... y lo único que tienen claro es que odiamos a la Policía y (al ministro del Interior) Sarkozy En esta ciudad, durante la noche del pasado jueves al viernes, jóvenes como estos mandaron al hospital a seis Incendiar el liceo Todos han ido, o tal vez algunos todavía asisten, al liceo Jules Michelet, que está un par de bloques más abajo, pero el nombre de la escuela tampoco les provoca mucha simpatía. Cualquier día lo vamos a quemar. No nos han dado nada allí y lo que hay tras los muros representa al Estado y nosotros estamos en contra del Estado. ¿Prepararse para el futuro? De todas maneras, nosotros no tenemos futuro. Cualquier cosa que hagamos es igual, porque nunca tendremos buenos trabajos, así que por lo menos así hacemos lo que nos da la gana