Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 11 11 2005 Sociedad 55 Ciencia Los ojos infrarrojos del Spitzer captan la primera imagen de estrellas en proceso de formación La fotografía recuerda otra tomada por el Hubble de la Nebulosa del Águila en 1995 la zona este de una región conocida como W 5, dentro de la constelación de Casiopea, a siete mil años luz de la Tierra M. J. P- B. MADRID. La última imagen captada por el telescopio espacial Spitzer ha aportado a los investigadores estadounidenses de la NASA nuevos datos sobre el proceso de formación de las estrellas. Obtenida por los ojos infrarrojos de este gran observatorio espacial, la fotografía revela montañas y columnas de polvo cósmico en las que brillan estrellas jóvenes. En concreto, la imagen corresponde a la zona este de una región conocida como W 5, dentro de la constelación de Casiopea, que esb La imagen corresponde a tá situada a siete mil años luz. Se trata de una zona dominada por una única estrella masiva, que se encuentra fuera de la fotografía y está indicada por una de las columnas que aparecen en forma de dedo. La imagen observada por los sensores infrarrojos del Spitzer recuerda en gran medida a otra tomada por el Hubble de la Nebulosa del Águila en 1995 y que recibió el título Pilares de la Creación Pero en aquella ocasión la fotografía, captada en luz visible, mostraba torres oscuras rodeadas de halos luminosos y resultó imposible percibir las estrellas interiores a causa de las murallas de polvo. Spitzer ha permitido captar la luz infrarroja procedente de esas estrellas, que escapa a través del polvo. En ambos casos, aparecen nubes en las que se forman estrellas a partir de gas caliente que ha sido esculpido en La imagen del Spitzer revela columnas de polvo cósmico y estrellas jóvenes columnas por las radiaciones y los vientos cósmicos. Sin embargo, las columnas de la imagen del Spitzer son enormemente grandes. Miden más de diez veces el tamaño de la Nebulosa del Águila, y en conjunto parecen una cadena montañosa. La mayor de esas columnas muestra cientos de estrellas en estado embrionario, jamás vistas hasta ahora, y la segunda mayor también contiene docenas de estrellas en proceso de formación. Según Lori Allen, que dirige las investigaciones desde el Centro de Astro- NASA física de Harvard, los científicos creen que esos grupos de estrellas que iluminan los extremos de los pilares son esencialmente descendientes de la gigantesca estrella principal de la región En su opinión, parece que la radiación y el viento de la estrella masiva empuja a las nuevas estrellas a formarse Los investigadores creen que los pilares podrían convertirse en lo suficientemente densos para dar nacimiento a una segunda generación de estrellas, que a su vez podrían tener generaciones sucesivas.