Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad EL DEBATE SOBRE LA REFORMA EDUCATIVA VIERNES 11 11 2005 ABC España tiene el tercer índice de fracaso escolar más elevado de la Unión Europea Sólo el 61,8 de los estudiantes españoles terminan la Secundaria MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. España no atraviesa su mejor momento en el terreno educativo, según los datos hechos públicos ayer por la Comisión Europea. Frente a una media europea del 15,7 de abandono escolar prematuro en 2004, España registró un 31,1 lo que además supone un dato pésimo en términos rela- Jan Figel, comisario de Educación AP tivos porque representa un aumento de un 2,3 en relación con el año 2000. En cuanto a la finalización de la enseñanza secundaria, España aparece también en el furgón de cola, ya que la media de jóvenes de entre 20 y 24 años que han terminado estos estudios era del 76,7 en 2004 (76,4 en 2000) frente al 61,8 de España, que a su vez su- pone un empeoramiento, pues en 2000 este porcentaje ascendía al 66,2 Por detrás de España, tanto en abandono de los estudios como en finalización de la enseñanza secundaria, se encuentran Malta y Portugal, con un 45 y un 47,9 y un 39,4 y un 49 respectivamente. Los países que sacan las mejores notas en finalización de los estudios secundarios son algunos de los denominados de la ampliación, como Eslovaquia, con un 91,3 Chequia, con un 90,9 %o Lituania, con un 86,1 lo que da una idea de los malos resultados que obtiene España. La CE pone de manifiesto también que las dificultades para la lectura es otra de las asignaturas pendientes de los jóvenes de 15 años españoles, ya que el 21,1 confiesa tenerlas, frente al 19,8 de media de los Veinticinco. El objetivo de Bruselas es que la media se sitúe en el 15,5 en 2010. En este capítulo los peores son los jóvenes griegos, que en un 25,3 declaran dificultades para leer. En cuanto al tipo de graduados, los de disciplinas como matemáticas, ciencias y tecnologías fueron de media en la UE 754,7 por cada mil en 2003, mientras que en España esta tasa se quedó en un tímido 84,1. Un dato positivo es que el número de mujeres graduadas en este tipo de materias, a pesar de ser bajo, fueron 30,4 de cada mil, lo que supone una cifra próxima a la media de la UE, que fue de 31,1 en el mismo año. El penúltimo país en inversión El objetivo de este tipo de estudios es, según el comisario europeo de Educación, Jan Figel, llamar la atención de los diferentes Estados miembros para que inviertan más recursos en el área educativa si se quieren alcanzar los conocidos como Objetivos de Lisboa que, en síntesis, plantean llegar al pleno empleo en la UE en el año 2010 con la potenciación de diferentes áreas, entre las que figura la educación. Otro de los argumentos que esgrime Bruselas para que se invierta en educación es que la competitividad de la economía europea se verá seriamente dañada, y con ello el nivel de renta de los europeos, si no se da el salto en materia educativa para consolidar el llamado modelo social europeo Bruselas alerta de que si se quiere tener una economía más competitiva se tiene que hacer la misma inversión en educación que los países más ricos del mundo. Europa invirtió de media el 5,2 de su Producto Interior Bruto (PIB) en educación en 2002. España, por el contrario se quedó una vez más por debajo de esta cota al dedicar tan sólo el 4,4 frente al 7,66 de Suecia o el 6,39 de Finlandia, que son los países europeos con mayor renta per cápita. Por debajo de España en la UE se encuentra tan sólo Luxemburgo, con el 3,99 de su presupuesto dedicado a educación.