Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 VIERNES 11 11 2005 ABC Internacional Miles de jordanos defienden en la calle a su infiel Rey Abdalá, el blanco de Al Qaida La red criminal de Bin Laden reivindica los tres atentados que costaron al menos 56 muertos que sus ciudadanos fueran evacuados una hora antes de las explosiones, mientras la Policía jordana detiene a los primeros sospechosos JUAN CIERCO. ENVIADO ESPECIAL AMMÁN. Se ha pagado un precio muy alto, el más elevado de la historia de Jordania. Ni más ni menos que 56 muertos. Y un centenar de heridos, varios de ellos que se debaten entre la vida y la muerte. Se ha pagado un precio muy alto. Una boda partida por la mitad, con un novio que pierde a su madre, a su suegro, a otros ocho familiares. Con ropa de fiesta ahogada en charcos de sangre. Con una madre que llora en una esquina ante la mirada esquiva del periodista que no puede consolarla por la pérdida de tres de sus hijos, así, de un plumazo asesino. Se ha pagado un precio muy alto. Con Ammán dañada por mucho tiempo en lo más profundo de su corazón político, financiero, social. Con la industria del turismo, la principal del país, herida de gravedad. Se ha pagado un precio muy alto pero el saldo del orgullo nacional ha salido reforzado, el sentimiento de seguir el camino correcto no está en números rojos, la apuesta por acercarse a Occidente, a Estados Unidos, incluso a Isb Israel niega rael, a su manera, no está en débito. Es verdad que el Rey de Jordania ha anulado su viaje previsto a Tel Aviv para participar en el homenaje a Isaac Rabin en el décimo aniversario de su asesinato, pero no lo es que como consecuencia del triple atentado terrorista, reivindicado ayer por la rama jordano- iraquí de Al Qaida, se hayan cambiado, ni se vayan a cambiar, los parámetros de la política exterior jordana. Hasta Israel pagó ayer un precio, mínimo, al verse obligada a desmentir un rumor dañino, el que sus ciudadanos habían sido evacuados de los hoteles una hora antes de los ataques. Se ha pagado un precio muy alto, pero por vez primera en este país desde la muerte de Husein en 1999, sus ciudadanos se han echado a la calle con una sola bandera, la de su Estado; con una sola foto, la de su Rey, Abdalá II, sin un retrato de su difunto padre y antecesor en el Trono, de cuyo recuerdo nunca había podido ni querido librarse. Entierro de tres víctimas de una misma familia, ayer en la capital jordana no. Ayudaremos a nuestro Rey a mandarle allí. Nos avergonzamos de que sea jordano pero nos enorgullecemos de ser jordanos dice Hasán mientras sus tres amigos asienten con la cabeza, aunque esas palabras sean apenas audibles por el bullicio callejero, los cánticos patrióticos, los lemas contra Al Qaida y los terroristas, las bocinas de los coches que no paran de sonar mientras las banderas, las oficiales ondean La llama de la esperanza Rima, Oula, Hasán y Walid han pagado un precio muy alto. Se han quedado sin tres de sus mejores amigos, descuartizados en la explosión del hotel Radisson SAS, a los que recuerdan con un puñado de velas encendidas que apenas iluminan la primera noche después de la tragedia pero a cuya llama se aferran como punto de esperanza. Al- Zarqaui se pudrirá en el infier- Entre los muertos en los atentados figuran al menos dos occidentales, un ciudadano suizo y otro estadounidense a media asta, son agitadas por jóvenes mujeres sin una sola sonrisa. Se ha pagado un precio muy alto en vidas humanas (33 jordanos; 13 ciudadanos de otras nacionalidades, al menos dos de ellos occidentales: un estadounidense y un suizo, y 10 cadáveres sin identificar aún) en heridos que apenas han podido ser acogidos de urgencia en esos hospitales que ha visitado pálida pero tan espléndida como siempre la Reina Rania. Se ha pagado un precio muy alto pero no se ha doblado la voluntad de los jordanos de combatir el terror, de perseguir hasta el último rincón del último antro a los responsables de la matanza, como señaló Abdalá II en su discurso televisado a la nación. La Policía ya detuvo ayer a los primeros sospechosos, pero nada precisó al respecto. Se ha pagado el precio más alto de la historia de Jordania pero se han recibido al mismo tiempo decenas de muestras de solidaridad de jefes de Estado y de Gobierno (el Rey Juan Carlos, Geor- Ciscar volverá a Ammán para clausurar la muestra del IVAM, cuya inauguración frustraron los ataques M. MOREIRA VALENCIA. La directora del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) Consuelo Ciscar, llegó ayer a Valencia procedente de Ammán, ciudad en la que se encontraba el miércoles por la noche junto con el poeta Francisco Brines y la pintora Carmen Calvo, cuando los atentados de Al Qaida sacudieron la capital jordana. Su presencia estaba motivada por la inauguración de una exposición en la National Gallery jordana. En declaraciones a ABC, Ciscar aseguró que se encuentra perfectamen- te ya que mientras la muerte se servía en plato frío a escasos metros del Hotel Royal, en el que se alojaba junto a Brines y Calvo, la comitiva se encontraba asistiendo a un concierto organizado por el Instituto Cervantes en el Hotel Meridian, lejos de la zona de los atentados. El acto, en el que estaban presentes la Princesa Wijdan Ali al- Husein de Jordania y el embajador español en Amán, Antonio López, fue cancelado cuando llegaron las noticias del suceso. Salimos tranquilamente y no hu- bo ningún alboroto- -recuerda Ciscar- Nos desplazamos todos al lugar donde estaba pensado en un principio hacer el piscolabis tras el concierto y seguimos las noticias desde allí Aunque los atentados han provocado la cancelación de la muestra del IVAM, la directora del museo aseguró que volverá a Amán con motivo de su clausura dentro de un mes. No podemos dejarnos dominar por el miedo que nos infunden los que utilizan vías distintas al diálogo aseguró. Con respecto a la impresión de la Princesa ante la noticia del atentado, Consuelo Ciscar señaló que para ellos el terrorismo es un fenómeno nuevo. Piensan que no les tiene por qué volver a ocurrir, pero saben que ya están tocados y temen por los efectos sobre el turismo opinó la directora del IVAM.