Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 11 11 2005 Nacional 21 tradición o ampliar la que el Juzgado Central número 5 va a pedir en cuanto Pakistán confirme su identidad por el 11- S, es decir, por el sumario de la ya juzgada operación Dátil En este juicio Abu Dahdad fue condenado a veintisiete años de cárcel. El Pleno del CGPJ frena la petición de la minoría para no evaluar el Estatuto La mayoría defiende su competencia y el grupo progresista reitera que es ilegal b El ministro de Justicia, Juan AZAÑA, DE MODA n estos últimos días, a los partidarios del Estatuto catalán no se les ha caído de los labios el nombre de Azaña. Hasta hace poco resultaba innombrable para los socialistas a causa de la utilización que había hecho de él el primer Aznar. Para los nacionalistas era una referencia molesta porque el escritor de Alcalá de Henares les echaba abajo el tópico del castellano catalanófobo. Ahora los unos y los otros quieren buscar argumentos para el Estatuto de hoy en el texto de Azaña, el de los tiempos republicanos. Mejor que no lo hicieran porque a mí el Azaña que me ha inCÉSAR ALONSO teresado siempre ha DE LOS RÍOS sido el escritor. No el político. El autor de El jardín de los frailes y de los diarios, especialmente por aquellos pasajes en los que hace referencias al Guadarrama o en los que traza el esbozo generalmente cruel de algún personaje. El Azaña escaso de clientela ilustrada y mesocrática me produce una gran melancolía, y el desbordado por los enfrentamientos civiles, una enorme amargura. Pero, ¿qué sabrán de todo esto los Carod, los Maragall y los Lleida? Para mí el recuerdo del Azaña político sólo tiene sentido como advertencia. Así que incluso cuando se le cite al tuntún como precedente no deja de producirme estremecimiento. Los nacionalistas catalanes han citado tardíamente y mal a Azaña, del mismo modo que han tenido siempre buen cuidado en no hablar de los movimientos de solidaridad para con la normalización de la lengua catalana como el que se produjo con motivo del viaje de escritores madrileños a Barcelona en tiempos de Primo de Rivera o cuando desde Triunfo y Cuadernos para el Diálogo hacíamos pared con Destino y Serra d Or para defender el bilingüismo en los años sesenta. Pero ¿cómo podrían haber hablado del enemigo castellano y de la España dogmática e intratable si hubiesen reconocido la generosidad cultural de Madrid? Ahora, de pronto, se acuerdan de Azaña. Como se han acordado también de Azorín. Tan de la España una. Tan franquista. Pero ellos lo ignoran todo. Han apelado al Azaña de la defensa del Estatuto como si después de aquél no hubiera venido el de La velada de Benicarló Desgarrado y desgarrador: ...Garcés: Los asuntos catalanes durante la República han suscitado más que ningunos otros la hostilidad de los militares contra el régimen. Durante la guerra, de Cataluña ha salido la peste de la anarquía. Lluch: Pero ¿quiénes son los directores de Cataluña? Está por ver. El verdado pueblo catalán está por ver... Han puesto de moda a Azaña. Sin haberlo leído. E Datos fiables Los datos que el testigo protegido aportó el martes en el Juzgado en relación con Setmarian, responsable de un campo de entrenamiento de combatientes en Afganistán, son considerados muy fiables por las fuentes consultadas, por cuanto esta persona tuvo oportunidad de observar durante bastante tiempo los movimientos del terrorista, lo que le permitió retener en su memoria sus rasgos físicos pese a haber pasado ya veinte años de aquel atentado. El testigo ha descrito al sospechoso como una persona con el cabello pelirrojo, bigote, de entre 25 y 30 años (Setmarian en 1985 tenía 28 años) que se encontraba junto a la barra del restaurante y que llevaba una bolsa de deporte. Esta descripción coincide con la que hizo en su día la Policía sobre uno de los autores del atentado. El testimonio de esta persona ha permitido interrumpir la prescripción del delito de atentado, que tendría lugar en 2007, ya que la causa se archivó en 1987 por falta de autor conocido Al haber reabierto el juez Moreno la investigación con la práctica de esta diligencia (la toma de declaración al testigo) la prescripción ahora no se produciría hasta 2025. Fernando López Aguilar, pide explicaciones al CGPJ por interferir en un proceso cuyo espacio es el Parlamento ABC MADRID. El Pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) decidió ayer rechazar la propuesta presentada por ocho vocales de la minoría para dar marcha atrás en la decisión de elaborar un estudio sobre el proyecto de reforma del Estatuto de Cataluña. Al término de la sesión, los vocales del sector minoritario difundieron un comunicado en el que insisten en la manifiesta ilegalidad de la decisión. En opinión de este grupo, el Consejo carece de competencias para informar procesos de elaboración de leyes, salvo los concretos casos previstos en la ley. El CGPJ, dicen, se inmiscuye forzadamente y con claro abuso de ley en las competencias propias del Poder Legislativo, abusando de una mayoría absoluta y mucho nos tememos que en claro apoyo al primer partido de la oposición, siendo en realidad, no un estudio, sino un manifiesto político El portavoz del CGPJ, Enrique López, defendió la legalidad del acuerdo. A su juicio, lo único que se puede discutir es si es o no oportuno que el CGPJ opine sobre una reforma estatutaria que afecta seriamente a los principios sobre los que se asienta el Poder Judicial en nuestra Constitución. López insistió en que el acuerdo se adoptó en el ámbito de las competencias que tiene el CGPJ y añadió que nadie ha podido cuestionar la previsión reglamentaria que al respecto existe. El ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, también terció en la polémica con la intención de apoyar al sector minoritario. Tendrá que ser el Consejo el que explique por qué ha decidido interferir en un proceso político que tiene su propio espacio en el Parlamento, que tiene dos Cámaras y no tres y que es a quién corresponde hacer el trabajo dijo. ÁNGEL DE ANTONIO Manuel Díez de Velasco recibe el XI Premio Pelayo para Juristas MADRID. El presidente del Congreso, Manuel Marín, entregó anoche el XI Premio Pelayo para Juristas de Reconocido Prestigio a Manuel Díez de Velasco, como recoge la imagen. El jurado, presidido por Sabino Fernández Campo, valoró la trayectoria personal y profesional de uno de los mejores exponentes en la aplicación e interpretación de la legislación Al acto acudieron también, la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas; el ministro de Defensa, José Bono; el presidente del Consejo del Poder Judicial, Francisco José Hernando, y el fiscal general del Estado, Cándido Conde- Pumpido