Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid JUEVES 10 11 2005 ABC MADRID AL DÍA SE DICE SE COMENTA EL ESTATUTO Y EL GARBANZO La Asamblea de Madrid es lo que tiene. Lo mismo dedica un pleno monográfico a discutir sobre el proyecto de Estatuto de Cataluña y la ruptura del consenso constitucional que apenas unos días después organiza un debate intenso sobre las virtudes del garbanzo madrileño. En el primer caso, el Parlamento regional reflejó la división y el enfrentamiento de los grupos políticos; el segundo fue la viva imagen de la colaboración y el apoyo a una iniciativa que tenía como fin promocionar y proteger un producto que sí une a todos. FIGAR IGNACIO RUIZ QUINTANO ¿DÓNDE ESTÁ PERAL? E l espectáculo yihadista de París ha puesto a los arbitristas madrileños a cavilar, y ya tenemos la primera solución, anunciada por la consejera Figar: Casas Regionales para los inmigrantes. Los españoles conquistaron el mundo mediante dos instituciones: primero, los Ayuntamientos (acuérdense ustedes de Cortés) y después, las Casas Regionales (acuérdense ustedes de Fraga) Desde luego, como se come en las casas Regionales no se come en ningún sitio, aunque en las Casas Regionales anunciadas por la consejera Figar, que aboga por el asociacionismo como Cantarero del Castillo, no se comerá, sino que se cultivará. Servirán como lugares de expresión cultural son sus palabras, francamente cursis. ¿Y usted, buen hombre, qué sabe hacer? preguntará la consejera Figar al patero magrebí, ávido de dar rienda suelta a su expresión cultural. Tocar la caña rociera contestará el patero magrebí, ahíto de verla tocar en el Canal Sur que se coge agitando un alambre de cobre en las faldas del Gurugú. El otro día, en Morata, la caña vio uno tocar en la fiesta rociera de una persona de Gallardón. Tiki- tiki- tiki, tiki- tiki- tá. Tikitá, tikitá, ta- tá. La guitarra no quiere caña, ¿sabe usted? explicaba el cañero. Porque la calla. ¿A quién? ¡A la guitarra! Para acallar a una guitarra sólo hace falta una caña de cuatro nudos entre unos dedos virtuosos como las yemas de los de Warren Beatty. Y para acallar a un inmigrante sólo hace falta ponerlo a tocar la caña rociera, más sencilla, pero más jocunda, que la quena perulera. Como expresión cultural, pocas cosas habrá más bonitas que una quena perulera y que una caña rociera. ¡Ah, esa gracia horrísona de pájaro carpintero! Dicen que así tenía la risa Bertrand Russell. ¿Habrá leído la consejera Figar a Bertrand Russell? Russell fue un hombre de lógica aplastante. Ese lema municipal contra la prostitución, Porque tú pagas existe parece elaborado por él. Además, lo mismo vale para un roto que para un descosido. Porque tú pagas existe se le dice al roto de amor en la calle de la Montera. Porque tú pagas existe podría decírsele también al descosido de patria que cruza el Estrecho en una patera. La educación madrileña vive en las últimas semanas algo sorprendida. ¿El motivo? La escasa presencia del consejero del ramo, Luis Peral, en los mentideros educativos de la región. Alguna inauguración de poca relevancia, aclaraciones a las polémicas suscitadas por el ranking de los colegios, tras la prueba de nivel de Primaria y poco más. ¿Estará reservando fuerzas para cuando comiencen los desarrollos de la LOE o pensará que en estos momentos de turbulencias es mejor pasar desapercibido? LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Derroche El pasado 4 de noviembre, al entrar por la boca de Metro de Goya, pude observar a un grupo de personas que contemplaban lo que parecía una pequeña demostración. En una de las paredes habían colocado un panel indicativo de qué pasillo conducía hacia la línea 2 y cuál hacia la línea 4. Lo peculiar del asunto es que el cartel en cuestión era luminoso. ¿Es necesario semejante despilfarro? ¿No son suficientemente visibles los carteles actuales? ¿Quieren invertir dinero en el Metro? Pues que lo hagan en medidas que favorezcan la movilidad de los invidentes por los pasillos o la accesibilidad para personas con minusvalías. O dedicar más recursos al mantenimiento del material, para que no haya incidencias cada dos por IGNACIO GIL El SMS escondido. Debí de ser uno de los primeros usuarios del servicio municipal que permite conocer cuánto queda para que llegue el autobús de la EMT. Sin embargo, en las paradas del 146 en José del Hierro, las instrucciones para este servicio aparecen y desaparecen por arte de... ¿gamberros? Pilar Torquemada tres. O para volver a colocar en las puertas aquellas pegatinas de Antes de entrar, dejen salir ya que, aunque esto sea un problema de educación de las personas y no del Metro, cuando se sale del vagón en algunas estaciones parece que estás atravesando la Línea Maginot y seguro que este pequeño recordatorio alguna conciencia tocaría. Verdaderamente, el Metro como servicio público va a peor. Por ejemplo, con esas remodelaciones de los pasillos, consistentes en forrarlos de planchas metálicas. Que sí, que más práctico y todo lo que quieras, pero ahora hay salidas de algunos andenes por donde apenas pueden salir dos personas a la vez, convertidas en auténticos cuellos de botella; o pasillos liberacuernos con alturas inferiores a 185 cm- -como en la mencionada entrada a la estación de Goya- Y qué decir de las agresiones acústicas a que nos someten en algunos andenes desde esos altavoces que emiten sonidos irreconocibles a un volumen infernal. ¿De qué sirve que pongan bibliotecas si no se puede leer tranquilamente? Pedro García Rodríguez DIMES Y DIRETES ¿GARANTÍAS FRUSTRADAS? N didas garantías. ¿Dónde está la carada hay tan decepcionantera básica de servicios que asegute como ver pasar de larra el mismo nivel de prestación go las oportunidades de farmacéutica en cualquier farmamejorar la prestación farmacéuticia? ¿Por qué debemos mantener ca, de buscar nuevos estímulos este modelo a la carta? Estamos para los farmacéuticos o de prepaante una nueva perversión del rar el Sistema Nacional de Salud para acometer los retos y necesi- JOSÉ ENRIQUE lenguaje porque hablar ahora de HOURS garantías sugiere que la prestadades emergentes. ción farmacéutica ha transcurriPermítanme expresar este sendo durante décadas por cauces insegutir de fondo algo otoñal con el Anteproros para los ciudadanos. yecto de Ley de Garantías y Uso RacioLa misma distorsión en los términos nal de los Medicamentos y Productos Sacabe apreciar cuando se introduce la tranitarios, pese a tener la certeza de que zabilidad del medicamento y el resultalos farmacéuticos seguiremos empeñado propuesto no es un sistema que ofrezdos en proponer nuevas vías para llegar ca mayor seguridad al paciente, sino un a los ciudadanos a través de la Atención sistema de declaración de compras- venFarmacéutica y la dispensación activa tas que ninguna ganancia aporta al acen el seguimiento. tual sistema de farmacovigilancia. Los proyectos brillan por su ausencia La pretendida sostenibilidad económien el nuevo texto preparado por el Minisca del sistema no se asegura con mediterio de Sanidad y, si se recogen, se hace das ya tachadas por repetidas como cormuy de pasada y sin compromiso algutoplacistas Se consigue introduciendo no. Es intervencionista y prohibicioniscorrecciones en la demanda de medicata, y está muy lejos de ofrecer las preten- mentos que se siguen escamoteando. Pero este no debe ser el contenido de una Ley sobre el medicamento. Se tiene que aspirar a ofrecer buenas prácticas en atención farmacéutica y regular, de forma clara y precisa, las relaciones entre los ciudadanos, el farmacéutico y el facultativo. Sin embargo, no sucede así. El ejercicio se convierte en una suerte funambulesca al no fijarse con claridad las funciones de cada profesional, ni saberse a ciencia cierta a qué se refiere la urgente necesidad para sustituir un medicamento por otro bioequivalente de un stock interminable de medicamentos que el farmacéutico debe gestionar además con cortapisas, como sucede con los descuentos farmacéuticos. Estos últimos, declarados por la farmacia y transparentes, que en Europa se regulan, mientras que aquí se prohíben. Sin un marco regulador garantista es muy difícil construir esa sanidad en red, en el objetivo de que los tratamientos prescritos sean los mejores posibles y se cumplan con la máxima calidad, seguridad y efectividad. Confío, no obstante, en que se corrijan e incorporen sugerencias sensatas del sector. Presidente del Colegio de Farmacéuticos