Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional LOS ESTADOUNIDENSES MUESTRAN SU DESCONTENTO EN LAS URNAS JUEVES 10 11 2005 ABC Nueva York reelige como alcalde a Bloomberg Los republicanos no lograron extrapolar el triunfo al resto de los funcionarios electos en la ciudad b El magnate de los medios finan- cieros ha sacado 19 puntos de ventaja a su rival portorriqueño Fernando Ferrer, que sólo ha ganado en su distrito natal, el Bronx MERCEDES GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK. El multimillonario Michael Bloomberg era ayer la única gran victoria que pudo celebrar el Partido Republicano tras la jornada electoral del martes. Pero ni los conservadores se atrevieron a lanzar cohetes por la campaña más cara de la historia, autofinanciada por un hombre sin más aspiraciones políticas, que en poco representa los valores del partido. Cuando el éxito del Partido Republicano se limita a un hilo partidista tan delgado como el que tiene Michael Bloomberg, el gobierno de George Bush tiene mucho de lo que preocuparse advertía ayer el diario The New York Times en su editorial. Para el rotativo, si algo ha quedado claro en estas elecciones, en las que poco se debe leer entre líneas por su carácter local, es que el capital político de George Bush se ha transformado en déficit Aun así la victoria de Bloomberg ha sido abrumadora. El magnate de los medios financieros, que abandonó las filas del Partido Demócrata para suceder al republicano Rudy Giuliani en la alcaldía de Nueva York, ha sacado 19 puntos de ventaja a su rival portorri- queño Fernando Ferrer, que sólo ha liderado en su Bronx natal. Todos los periódicos neoyorquinos e incluso muchos líderes demócratas abrazaron abiertamente su candidatura. Hasta la comunidad afroamericana, que tradicionalmente se alinea con los demócratas, se decantó por el millonario blanco, siguiendo la consigna del ex jugador de baloncesto Magic Johnson. El éxito de Bloomberg le pertenece sólo a él anotaba un analista. Ha ganado por su carisma y se lo ha pagado él dos Unidos, y el 94 en el mundo según la revista Forbes, se ha ganado el puesto por sus dotes para manejar la administración de la ciudad, más que por sus ideas políticas. 11- S En noviembre de 2001 salió elegido por apenas un 2,5 por ciento, pese al apoyo del popular Rudy Giuliani. A sólo cuatro meses de los atentados del 11- S, éste le entregó una ciudad destruida que ha sacado de las cenizas, pese al déficit de 4.500 millones que acarreaba. Con ojos de empresario, Bloomberg metió el bisturí en los presupuestos de prácticamente todos los renglones, con decisiones tan impopulares como acabar con el reciclaje de basuras, cerrar las bibliotecas electrónicas o reducir el cuerpo de los héroes del 11- S (bomberos y policías) Como resultado, hace dos años tenía uno de los índices de aceptación más bajos de la historia. Tan preocupado estaba por mantenerse al frente de esta ciudad a la que dice amar, aunque no le haya visto nacer, que ha gastado en esta campaña casi el doble que en la primera. A falta de cerrar números, se calcula que ha desembolsado de su fortuna personal entre 70 y 80 millones de dólares, frente a los 10 que logró recaudar su oponente. Con poco más del 30 por ciento de participación, se estima que Bloomberg ha gastado una media de 92 dólares por voto, en un país en el que las campañas cada vez alcanzan cifras más desorbitadas. Solo en los plenos Los resultados avalaban esta teoría, ya que el alcalde seguirá prácticamente solo en los plenos del Ayuntamiento, donde los republicanos apenas han ganado cuatro de los 51 asientos de concejales. Esta tendencia es incluso mayor en cuanto a los presidentes de los distintos barrios que componen la gran metrópoli de Nueva York. Sólo Staten Island, tradicionalmente conservador al estar poblado mayoritariamente por Policías y bomberos, ha ido a manos del candidato republicano. Nada de esto hará sentirse aislado al alcalde, de 63 años, que acaba de ser reelegido por un segundo y último mandato de cuatro años con el mayor margen que haya gozado nunca un republicano en este bastión demócrata. Bloomberg, un hombre hecho a sí mismo que ostenta el número 34 en la lista de los 400 hombres más ricos de Esta- Michael Bloomberg REUTERS Cuando el éxito republicano es tan delgado, el gobierno de Bush tiene mucho de lo que preocuparse El Partido Republicano sufre su primer revés electoral con George Bush en la Casa Blanca PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Por primera vez desde la llegada del presidente Bush a la Casa Blanca hace cinco años, el Partido Republicano ha sufrido un cierto revés electoral en las principales consultas populares celebradas ayer martes en Estados Unidos. Dentro de los muy reñidos comicios para seleccionar a los gobernadores de Virginia y Nueva Jersey- -con desembolsos multimillonarios y una sobredosis de descalificaciones personales- los demócratas han logrado imponerse y retener estos puestos con relativa facilidad. Triunfos que han multiplicado la angustia entre los conservadores sobre un posible contagio del declive político que viene sufriendo la Casa Blanca desde el verano, aunque este tipo de elecciones tengan un contenido estrictamente local. En Nueva Jersey, el multimillonario senador demócrata Jon Corzine ha sido elegido gobernador, un puesto que se considera como el dotado de ma- yores poderes entre los cincuenta Estados de la Unión, con amplia capacidad para realizar nombramientos y vetar partidas presupuestarias. En Virginia, el teniente gobernador Timothy Kaine se ha impuesto al republicano Jerry Kilgore, a pesar de que el presidente Bush pusiera su prestigio en juego haciendo campaña este lunes junto a su correligionario. Kaine, siguiendo el ejemplo del saliente gobernador Mark Warner, ha demostrado que un candidato demócrata en un Estado conservador claramente pro- Bush puede ser viable. Schwarzenegger se mostraba confiado al comienzo de la jornada electoral estatal de mandatos, ahora se perfila como uno de los posibles aspirantes presidenciales del Partido Demócrata para dentro de tres años. En California, el gobernator Arnold Schwarzenegger ha visto inequívocamente rechazadas todas y cada una de sus cuatro iniciativas para facilitar la gobernabilidad de un Estado marcado por continuas trifulcas políticas y un déficit galopante. El actor, convertido hace dos años en máximo res- AP Católico En este sentido, como católico, el próximo gobernador de Virginia ha cuestionado el supuesto monopolio de los republicanos en cuestiones de moralidad declarándose opuesto tanto al aborto como a la pena de muerte. La derrota de Kilgore también ha sido interpretada como una reválida para el saliente Warner que, por la limitación ponsable gubernamental del equivalente a la quinta economía del mundo, había propuesto redibujar el mapa electoral de California, adjudicarse poderes para limitar el gasto estatal, frenar la influencia política de los sindicatos de funcionarios y aumentar el nivel de exigencia a los maestros en colegios públicos. Este varapalo pone en duda las declaradas ambiciones de reelección para el 2006 expresadas por Schwarzenegger.