Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 10 11 2005 Internacional 27 VIOLENCIA URBANA EN FRANCIA Los británicos creen que los disturbios se deben al modelo galo de integración El Reino Unido considera que su sistema respeta más a las minorías b Los enfrentamientos de hace quince días en Birmingham son presentados como algo aislado, que nada tiene que ver con las graves revueltas de los ochenta EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Los disturbios de Francia están siendo vistos en el Reino Unido como algo ajeno, derivado de la manera restrictiva con la que, a juicio británico, los franceses han afrontado la integración de los inmigrantes. Políticos y comentaristas justifican la tranquilidad del ministro del Interior, Charles Clarke, e insisten en que el multiculturalismo del Reino Unido, donde el 7,9 por ciento de la población pertenece a alguna minoría, permite un mayor desarrollo de las diversas identidades en la sociedad. La prensa sensacionalista, pero también diarios serios como The Times, ha preferido meter el dedo en la llaga francesa y pasar algunas facturas pendientes al presidente Jacques Chirac, antes que examinar el riesgo de que problemas semejantes puedan producirse en los suburbios ingleses. Mirando con superioridad a Francia, The Times recurrió esta semana a la conocida frase es la economía, estúpidos para indicar que el modelo económico y social aplicado en Francia es el causante de la frustración de los jóvenes en paro, frente a un Reino Unido cercano al pleno empleo. Charles Clarke AP Tanto los tabloides como los diarios serios pasan las facturas pendientes a Jacques Chirac muerte de dos mujeres en sendas detenciones. En estos veinte años se han realizado importantes inversiones económicas para la regeneración de los barrios y se ha procurado una mayor relación entre la Policía y las minorías étnicas, pero los sucesos posteriores demostraron que entre las distintas comunidades existe menor integración que la que desde el poder se predica. Un hecho aislado Pero el discurso sería bien distinto si los dos días de revuelta de jóvenes negros registrados en Birmingham a finales de octubre se hubieran producido tras el estallido de violencia en París, porque se habrían juzgado ejemplos de un mismo problema. Los disturbios comenzaron después de que corriera el rumor de que una chica de 14 años había sido violada. Cientos de jóvenes protagonizaron enfrentamientos con la Policía, saquearon comercios y prendieron fuego a mobiliario urbano, y en el desorden resultó muerta una persona. Las autoridades han insistido en que se trató de un hecho aislado, no producto de una situación social, sino de un falso rumor, y nadie ha sacado más consecuencias sobre posibles disfunciones del multiculturalismo británico. Por lo general, se asegura que el país aprendió de los graves altercados de los años ochenta. En 1981 y 1985, en Toxteth (barrio de Liverpool) y Brixton (sur de Londres) se vivieron serios enfrentamientos entre jóvenes negros de origen jamaicano y del este de África y las fuerzas del orden, a raíz de la Sociedad multicultural En el Reino Unido existe alrededor de un 5 por ciento de inmigrantes, si bien 4,6 millones de habitantes de los 58,7 que tiene el país se declaran miembros de alguna minoría étnica. Ese 7,9 por ciento de la población se distribuye a partes casi iguales entre negros y asiáticos, mientras que el total de musulmanes es del 2,62 por ciento- -la tercera parte de los miembros de minorías- A diferencia de Francia, donde administrativamente la procedencia étnica es irrelevante cuando la persona adquiere la nacionalidad francesa, en el Reino Unido es fomentada la adscripción a comunidades para que organicen la vida según sus costumbres. En un Estado confesionalmente anglicano no se pretende la laicidad, religiosa o identitaria, en los organismos oficiales, y personas con velos y turbantes sirven en la Policía, los hospitales y la Administración pública.