Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 10 11 2005 25 Nicolas Sarkozy ordena la expulsión de Francia de los extranjeros condenados por los disturbios Tony Blair sufre su primera derrota parlamentaria, en los Comunes, por la controvertida ley antiterrorista Ana Durán, turista barcelonesa, se encontraba en la planta baja del hotel Radisson apenas unos minutos antes de la brutal explosión durante un banquete de bodas Vimos cómo sacaban los cuerpos en bolsas DIEGO MERRY DEL VAL Policías jordanos ante un cadáver, a las puertas del hotel Days Inn car, directora del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) presente en Ammán con motivo de la inauguración de una exposición, tampoco resultó afectada por los atentados, aunque el concierto al que nasistía fue suspendido a la mitad. La guerra sin cuartel que las autoridades jordanas han lanzado en los últimos dos años contra las redes islamistas había dado sus frutos. Varias de sus principales organizaciones (hasta diez células) han sido desmanteladas. Varios de sus más destacados líderes se encuentran en prisión. Pero nunca es suficiente si la mano que mece la cuna del terror lleva los anillos de Al Qaida. La influencia que algunos de los principales jefes de la red, como Abu Musab al- Zarqaui, responsable de los atentados suicidas suníes en Irak y nacido en Zarqa, a sólo una treintena de kilómetros de Ammán, es indudable. AFP El Monarca hachemí, Abdalá II, condenó con dureza el atentado y prometió que no descansará hasta detener a los culpables. Hasta Palacio han llegado ya ofertas del FBI norteamericano o de Israel para colaborar en las investigaciones. También los servicios sanitarios hebreos se mostraron disponibles para acudir a Ammán si era necesario, ya que la frontera del puente Allenby, entre Jordania e Israel, permaneció abierta pese al decretado cierre. La capital era un caos Ammán vivió una noche de tremendo caos, con muchas calles cortadas, el centro colapsado, los alrededores de los hoteles acordonados y decenas de ambulancias en una y otra dirección rumbo a los hospitales que apenas podían dar abasto ante la oleada de heridos que les llegaban. La Policía informaría horas más tarde de que los terroristas, en una maniobra de diversión, incendiaron un camión cisterna en una de las carreteras de salida. Dependencias oficiales, escuelas y universidades permanecerán hoy cerradas. Se recomendó a los ciudadanos de Ammán que se abstengan en la medida de lo posible de salir de sus casas. Por desgracia, era cuestión de tiempo. Jordania no podía salir indemne de esta ola de locura y terror. El Gobierno, reunido de urgencia Nada más conocer la gravedad de los hechos, el primer ministro Badrane convocó de urgencia a su Gobierno y a los jefes de seguridad para coordinar las operaciones de rescate y las investigaciones, y para establecer medidas de control en Ammán y en puntos de interés turístico como Petra, los hoteles del Mar Muerto o la ciudad de Áqaba. MADRID. La explosión nos pilló justo unos minutos después de llegar al hotel relata Ana Durán, de 45 años, turista barcelonesa que ha sobrevivido a la noche de la bomba en el Radisson de Ammán. Subimos a la habitación para cambiarnos, en la tercera planta, y cuando estábamos esperando el ascensor para bajar a cenar oímos el ruido. Al principio pensamos que se había desplomado el ascensor, porque salía mucho humo por el hueco, pero cuando bajamos por las escaleras de emergencia vimos gran cantidad de gente llorando, gritando, y muchos heridos con el rostro cubierto de sangre Ana formaba parte de uno de los grupos de turistas españoles alojados en ese hotel de Ammán- -alrededor de una decena- cuyo vuelo rumbo a Barcelona estaba previsto para hoy. Su última noche en Jordania transcurrió de forma inesperada y violenta. Nos cuenta por teléfono que si hubiera llegado al hotel diez minutos más tarde, se habría encontrado en la planta baja cuando la bomba hizo explosión en la sala Filadelfia, donde tenía lugar un banquete de bodas. Los recién casados, jordanos, resultaron heridos; sus padres y muchos invitados, murieron. La explosión ocurrió muy poco después de que se sentaran los invitados, ya que los vimos llegar dice. Más de una decena de españoles se alojaban en el hotel Radisson, aunque al parecer no resultaron heridos En muy poco tiempo, los alrededores del hotel eran un hervidero de ambulancias, ya que el hospital Jordán se encuentra en las inmediaciones y tardaron apenas segundos en llegar. Vimos cómo sacaban unos diez o doce cuerpos metidos en bolsas de plástico. A muchos de los heridos los curaban en el sitio y pudimos ver a varias personas con la cabeza vendada o con miembros ensangrentados. Deseábamos ayudar a la gente, pero nos resultaba difícil comunicarnos, por no saber el idioma, y al final no podíamos hacer casi nada. Al principio, nos evacuaron a la piscina, donde nos abrigamos con los manteles del restaurante, ya que por las noches hace bastante frío Ana recuerda los momentos de confusión en los que ayudaba a sujetar la cabeza de un hombre que se sentía mal. A su alrededor rezaba un grupo de turistas japoneses. A pesar de que buena parte de la planta baja del hotel quedó arrasada, no estaba prevista anoche ninguna evacuación de los clientes del mismo, muchos de los cuales se disponían a dormir en sus habitaciones, como si no hubiera pasado nada. Ana Durán sólo tiene palabras de elogio para el país que acaba de visitar en sus vacaciones, para la hospitalidad con que ha sido tratada, y afirma que lo ocurrido es un hecho aislado, similar a los otros atentados terroristas que tuvieron lugar en Madrid, en Londres o en el Sinaí. En su periplo por Jordania y Siria, donde ha visitado algunos de sus lugares más emblemáticos, no ha sentido ninguna sensación de inseguridad. Sólo sentí miedo después de que todo hubo pasado comenta.