Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 10 11 2005 Nacional 13 Secretario de Estado espía a Rajoy MADRID. El debate sobre el estado de las Autonomías en el Senado ofreció imágenes inéditas en las sesiones parlamentarias y en las labores de los altos cargos del Gobierno. Se pudo ver al secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, cuaderno en ristre, tomando notas de todo lo que decía el jefe de la oposición, Mariano Rajoy, en una conferencia de prensa celebrada en una sala contigua al hemiciclo. Apoyado en la pared, detrás de varios periodistas de verdad, cual avezado cronista, escuchó atento al presidente del PP para contárselo luego a José Luis Rodríguez Zapatero. Y eso que un asesor de Presidencia del Gobierno ya estaba convenientemente infiltrado entre los periodistas, se supone que ocupado en el mismo menester aunque, eso sí, ejercía sus funciones con mucho más disimulo y ni siquiera tomaba notas. Maragall, rodeado de los consejeros de su gobierno Bargalló y Saura EFE El PSOE abre la ronda de contactos con CiU y ERC para retocar el Estatuto Mas desconfía de la oferta de negociación conjunta en la que insisten los republicanos b Los convergentes exigen dialo- La habilidad de Zapatero. Ocho horas de intervenciones y no ha deslizado idea alguna para reformar el Senado ni líneas claras para rectificar el texto del Estatuto catalán como esperan, inútilmente, los propios dirigentes socialistas más preocupados con el proyecto. Pero tampoco ha enfadado a sus socios. Incluso su disposición a ceder más competencias a las Autonomías encaja con la invasión de funciones de la Administración central que incluye el proyecto catalán. El PP tiene banquillo. Esperanza Aguirre y Pío García Escudero brillaron en el debate hasta provocar las respuestas más agrias y defensivas de Zapatero. La soltura de la primera y la contundencia del segundo dieron la imagen de que Rajoy tiene equipo. Los demás presidentes autonómicos del PP, sobre todo Matas y Camps, demostraron además que el cartel popular para las próximas autonómicas es muy sólido. gar de tú a tú con los socialistas una vez que hayan recibido por escrito las propuestas de reforma del texto I. ANGUERA M. J. CAÑIZARES BARCELONA. El PSOE ha abierto ya los contactos exploratorios con los partidos catalanes que dan apoyo al nuevo Estatuto. Una negociación discreta según se esmeran en resaltar todos los interlocutores, que en las próximas semanas debe servir a los socialistas para calibrar las posiciones de partida, especialmente de los dos interlocutores principales, CiU y ERC. El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, Francisco Caamaño, será quien lleve la voz cantante en esta primera fase, en la que los socialistas se centrarán en reuniones de carácter bilateral con los negociadores de estas dos formaciones, con el objetivo de repasar el articulado del Estatuto para fijar los puntos de acuerdo y los más conflictivos. Una fase en la que el PSOE mantendrá encuentros paralelos con los republicanos Joan Ridao, portavoz en el Parlamento catalán, y Joan Tardà, su homólogo en el Congreso, así como con los nacionalistas Josep Duran Lleida, Artur Mas, junto al senador Jordi Xuclà, y el diputado autonómico Quico Homs. Esta primera fase de la negociación, que ya se ha abierto con contactos incipientes con ERC- -aunque las conversaciones comenzarán oficialmente la próxima semana, tras el debate de presupuestos- no debe servir, según fuentes republicanas, demos la esperanza de que Rajoy acabe hablando catalán en la intimidad La senadora del PNV Inmaculada Loroño, que actuó ayer como portavoz de su grupo- -estuvieron ausentes los demás, Joseba Zubía, Iñaki Anasagasti... censuró a Zapatero la diferencia de trato dispensada al plan Ibarretxe, rechazado de plano por inconstitucional, y al estatuto catalán, admitido a trámite, pese a las dudas que plantea. Joan Lerma, portavoz del PSOE, fue lógicamente un altavoz de Zapatero, que se preguntó ¿qué más quiere Rajoy? ante la oferta de diálogo permanente y sin condiciones que expuso el jefe del Ejecutivo. Lerma propugnó la imprescincible reforma del Senado como único remedio para evitar muchas tensiones interterritoriales para cerrar ningún acuerdo al margen del cuatripartito -CiU, ERC. PSC e ICV, los cuatro grupos que aprobaron el Estatuto en el Parlamento autonómico- En este sentido, los republicanos insisten en la necesidad de una negociación conjunta para no dar más ventaja al PSOE, que se concretaría en una segunda fase de encuentros de cuatro más uno Lo importante son los resultados y que avancemos todos a una, que no haya fracturas entre los grupos catalanes insisten desde ERC, conscientes de que bastante distorsiona el hecho de que sólo uno de los cuatro partidos, CiU, esté fuera del tripartito. Tras estas consideraciones subyace el temor de Esquerra a que se reproduzca en el Congreso la negociación agónica de las últimas semanas del debate en Cataluña. Las decisiones debemos tomarlas todos juntos para no entrar en competencia sobre quién sube o baja el listón, concluyen. Sin embargo, la federación que encabeza Artur Mas no ve clara esa negociación multilateral y prefiere un diálogo de tú a tú con los socialistas. Los nacionalistas desconfían de la actitud de los republicanos- -que no han apoyado ni una de las enmiendas a los Presupuestos del Estado presentadas por CiU- a los que consideran excesivamente entregados a las posiciones del PSOE. De momento, según fuentes convergentes, no ha habido ningún tipo de acuerdo, ni tan siquiera en temas menores, pues hasta que no tengamos papeles, no habrá negociación Esta formación opta por ganar tiempo y aprovechar la buena sintonía que mantiene ahora con los socialistas.