Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión JUEVES 10 11 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil EL EJEMPLO INGLÉS A brecha entre el Gobierno y el PP se agranda para adquirir dimensiones de sima abisal. La última jornada en el Senado sirvió para escenificar un desencuentro tan profundo que los puentes de diálogo parecen definitivamente rotos. En el PSOE, el toque de queda decretado tras la intervención de Zapatero en el Congreso se evidencia en un silencio espeso que contrasta con el comportamiento del laborismo británico, decenas de cuyos diputados dieron un ejemplo de voto en conciencia y se opusieron al plan antiterrorista de Blair. El PSOE se enroca y saca el paraguas en un movimiento táctico orientado a capear el temporal. Bocas cerradas para tiempos de crisis en un partido donde, a diferencia de lo que sucede en el laborismo británico, se pone sordina al griterío para no dar ventaja al enemigo político. L REFORMA EDUCATIVA, OCASIÓN PERDIDA A reforma del sistema educativo ha iniciado su tramitación parlamentaria después de que el pleno del Congreso rechazara las enmiendas a la totalidad presentadas contra el proyecto de Ley Orgánica de Educación (LOE) Pero no va a ser ésta la única oposición a la iniciativa del Gobierno, contra la que está convocada una manifestación, que se espera multitudinaria, pasado mañana en Madrid. Se trata de otra reforma del Ejecutivo que ha generado ampliacontestación política y social, poniendo al descubierto la incapacidad del Gobierno para generar consensos en torno a asuntos que requieren estabilidad y continuidad. La LOE nace con el estigma de representar la política de derogaciones precipitadas que puso en marcha el Gobierno del PSOE en cuanto inició su mandato. Una institución tan imparcial como el Consejo de Estado hizo ver esta precipitación en el informe que emitió el pasado mes de julio. En su dictamen, subrayó que no había ningún informe del Gobierno que explicara la necesidad de cambiar la Ley Orgánica de Calidad de la Enseñanza (LOCE) aprobada por el PP, más aún cuando las reformas introducidas por dicha ley no habían entrado en vigor. Por tanto, el Gobierno socialista propuso su reforma educativa sin haber podido evaluar los resultados de la reforma aprobada por el PP. Sin embargo, para cuando los populares aprobaron la LOCE, la criticada Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo (Logse) llevaba doce años en vigor, con resultados considerados negativos para la educación de los jóvenes españoles. Por otra parte, el PSOE basó buena parte de sus argumentos en contra de la LOCE en la supuesta falta de consenso de aquella ley, pero la LOE concita aún menores acuerdos, lo que debería llevar al Gobierno a una profunda reflexión sobre la inconveniencia de su reforma educativa. Aun así, los mayores problemas de la LOE se derivan del planteamiento educativo que propone a la sociedad, y que no es más que la continuidad de la Logse en cuanto a una devaluación de la enseñanza como transmisión de conocimientos y una restricción notoria de la libertad de elección de centro educativo por parte de los padres. Este punto es delicado porque el proyecto establece mecanismos de intervención pública sobre los centros privados concertados que L tienden a subordinarlos a los centros públicos, además de revelar una manifiesta hostilidad ideológica hacia aquéllos, poniendo en manos de las administraciones educativas la continuidad de los conciertos o excluyendo las aportaciones económicas de las asociaciones de padres. La lectura de la LOE equivale a un repaso a los tópicos del pensamiento políticamente correcto. Sin duda, es positivo que la educación forme a los jóvenes en la ciudadanía democrática y en contra de los estereotipos sexistas por citar algunos de los fundamentos doctrinales de la reforma. Pero lo que no tiene sentido es que la ley no destaque que el estudio, el esfuerzo, la disciplina y la adquisición de conocimientos son los mejores instrumentos para que los jóvenes acaben siendo buenos ciudadanos, respetuosos con las normas y ejercientes de los valores constitucionales. La sociedad ya tiene datos para valorar los resultados de un sistema educativo poco exigente con el alumno, injusto con el profesorado y desconfiado con los centros. Las encuestas revelan preocupantes porcentajes de jóvenes que tienden a actitudes racistas, que comprenden la violencia sexista y que ejercen el acoso sobreotros compañeros. Generaciones que se han educado con la Logse, que ni ha formado ni ha educado, con las consecuencias que se reflejan en el bajo nivel medio del alumnado que accede a la Universidad. Eludir este problema y trufarlo con polémicas gratuitas sobre la disyuntiva entre enseñanza privada o pública o sobre el laicismo educativo es una irresponsabilidad que no sólo impide alcanzar un pacto de Estado con la oposición- -y con la comunidad educativa- sino que inserta en la juventud carencias formativas casi irreparables. Pero parece que el Gobierno socialista considera una claudicación a los postulados de la derecha cualquier mención al esfuerzo del alumno, a la autoridad del profesorado o a la potestad disciplinaria de los centros. En cambio, opta por medidas que confunden la igualdad de oportunidades con la igualdad de resultados, sin atender a la capacidad. En este contexto, la postergación de la Religión- -confundida con la catequesis- -o la fragmentación autonómica del currículo académico son reflejos de la tónica general que caracteriza una acción de Gobierno divisoria y abocada a la discordia. Tony Blair AFP MUTUO CONSUELO APATERO y Chirac se ven hoy las caras con motivo de la cumbre franco- española. En sus horas más bajas, ambos tendrán oportunidad de valorar la gravedad de dos situaciones distintas marcadas por la crisis común que recorre el eje París- Madrid. Francia intenta a la desesperada apagar los rescoldos del incendio social, mientras en España el clima político arde, llevándose por delante muchas hectáreas de entendimiento. Causas diferentes para un deterioro creciente del paisaje, aquí y allí. Fenómeno compartido para el análisis de una cumbre que servirá para el mutuo consuelo de dos dirigentes en apuros, hermanados por los problemas. Palabras cruzadas para intentar encontrar una explicación a las llamas que se extienden de un lado al otro de la frontera. Z AVISO A BUSH L presidente Bush atraviesa un mal momento político. Los resultados en los comicios municipales y en la elección de los gobernadores de los estados de Virginia y New Jersey evidencian una merma en el apoyo político de los republicanos. Es cierto que las elecciones vividas no resisten una proyección global y que hay datos, como la reelección del republicano Bloomberg como alcalde de Nueva York, que matizan cualquier juicio al respecto. Con todo, lo que nadie puede discutir es que muchos norteamericanos han aprovechado el escenario electoral de ayer para expresar su malestar hacia la gestión presidencial mostrada en los últimos meses. De hecho, desde el pasado verano la situación del presidente Bush se ha ido complicando semana tras semana. La acumulación de contratiempos presidenciales ha ido erosionando inesperadamente la imagen pública de quien logró hace ahora un año una victoria arrolladora sobre su oponente a la Casa Blanca, el demócrata John Kerry. En este sentido, el desgaste en el favor popular del presidente Bush comenzó durante la crisis provocada por el huracán Katrina y desde entonces ha continuado. Primero, con la investi- E gación seguida en el asunto Plame. Después, con los escándalos de corrupción atribuidos a los líderes republicanos en el Congreso y el Senado. Estas circunstancias, sumadas a la dimisión del jefe de gabinete del vicepresidente Cheney, Lewis Libby, y a los desafíos a su autoridad puestos de manifiesto en el entorno republicano durante las últimas semanas, han ido restando crédito político al presidente Bush. Por otro lado, las dificultades de normalización en Irak y la constante sangría que para los norteamericanos supone su contribución a la estabilidad de la frágil democracia iraquí no pueden ser pasadas por alto a la hora de evaluar por qué en tan pocos meses se ha producido un descenso tan palpable en el apoyo del pueblo norteamericano a su presidente. En realidad, de cómo evolucionen los acontecimientos futuros en Irak dependerá en gran medida el desenlace de la convocatoria electoral del año próximo, en la que se disputarán los 435 miembros de la Cámara de Representantes y una tercera parte de los senadores. Hasta entonces, el margen temporal de maniobra para Bush es todavía muy grande. Sobre todo, para alguien que ganó las presidenciales como lo consiguió hace un año. HORIZONTE PENAL E complica el horizonte penal del dirigente batasuno Arnaldo Otegi, pese a que ayer expresó su optimismo en el proceso negociador En su opinión, su condena por injurias al Rey y el próximo juicio contra las tramas proetarras son escollos que no han frenado la fase de exploración Sin embargo, el líder proetarra tiene que afrontar al menos otras cinco causas vinculadas a ETA, justo ahora que la banda terrorista parece decidida a abrir canales de comunicación con el Gobierno. Procesos paralelos que se cruzan en un escenario de imprevisibles consecuencias y en el que el optimismo matizado de Otegi resulta de lo más revelador. S