Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 MIÉRCOLES 9 11 2005 ABC Gente El Farruquito de la Física John Robert Schrieffer, galardonado en 1972 con un premio Nobel por sus estudios sobre superconductores, ha sido condenado en Estados Unidos a dos años de cárcel por homicidio vehicular TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ, CORRESPONSAL FOTO: AP Artemanía celebró su jornada de tasación. La feria Artemanía Vanguardias y Antigüedades, que estará en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Madrid hasta el próximo día 13, celebró ayer su jornada de tasación gratuita, con la que los visitantes pudieron conocer el valor de piezas de su propiedad. upone que los científicos galardonados con un premio Nobel deberían ser ejemplos vivientes de ponderación, racionalidad y virtudes cívicas. Pero el caso del reputado físico John Robert Schrieffer, que a los 26 años ayudó a revolucionar el campo de la teoría microscópica de la superconductividad, ha servido para poner en tela de juicio toda esa mitología sobre las mentes hermosas El distinguido profesor ha sido condenado este lunes en California a un par de años de cárcel por conducir un flamante Mercedes a 160 kilómetros por hora y empotrarse contra una furgoneta, causando un muerto y siete heridos. Durante este comentado caso, la defensa del premio Nobel no ha podido alegar que la tragedia ocurrida el 24 de septiembre del año pasado- -durante un viaje desde San Francisco a Santa Mónica- -fuera producto de un descuido aislado e irrepetible. En su historial como conductor, el científico de 74 años había acumulado nueve multas por exceso de velocidad y, de hecho, estaba conduciendo con un carné suspendido en el momento del trágico accidente que costó la vida a Renato Catolos, un empleado de General Dynamics casado y padre de tres hijos. Después de reconocer haberse inventado que un camión no identificado había causado todo el accidente, el científico había llegado a un acuerdo con el Ministerio Pú- Ses blico. A cambio de no disputar los cargos de homicidio vehicular con el agravante de flagrante negligencia, Schrieffer recibiría una sentencia reducida de ocho meses de prisión. Pero el juez Jim Herman, después de escuchar el testimonio de familiares y víctimas, no rubricó el cómodo castigo a cumplir en la cárcel del Condado de Santa Bárbara, optando por dos años de reclusión mucho más dura en una prisión estatal. Antes de confirmar una sentencia mayor, el magistrado Herman llegó a reprochar personalmente al acusado que la tragedia de este caso es que usted es un hombre brillante que ha realizado grandes contribuciones a la sociedad. Resulta un rompecabezas por qué usted conduce vehículos de gran cilindrada a grandes velocidades por carreteras públicas Schrieffer es custodiado por un policía el pasado lunes en los juzgados de Santa María (California) Jeckyll y Hyde Amigos y colegas de Schrieffer han insistido en que el catedrático de la Universidad Estatal de Florida y director del Laboratorio de Campo Magnético (con un salario anual de 220.000 dólares ahora suspendido) es una persona cautelosa que no encaja con sus abultados antecedentes como peligro vial, planteando una especie de dicotomía al estilo Doctor Jeckyll y mister Hyde Según ha indicado Leon Cooper, coganador del premio Nobel de Física en 1972, éste no es el Bob con el que yo trabajé, éste no es el Bob que yo conocí Una juez absuelve al periodista que llamó hijo de puta al bailaor BARCELONA. Una juez de Barcelona ha absuelto al periodista Gregorio Morán de injurias al bailaor Juan Manuel Montoya Farruquito en un artículo donde le calificaba de hijo de puta y cabrón por no auxiliar a un peatón al que atropelló, en una sentencia en la que se valora la libertad de expresión como esencial para la sociedad. En el artículo, publicado en La Vanguardia en mayo de 2004 con el título Incubando huevos de serpiente Mo- rán criticaba lo que consideraba excesivos miramientos de los medios al identificar a los delincuentes, en comparación con las víctimas, y descalificaba con duros términos el comportamiento de Farruquito tras el atropello mortal con un BMW de un peatón en Sevilla, huir del lugar y atribuir después el hecho a un hermano menor de edad. En una sentencia a la que ha tenido acceso Efe, la titular del Juzgado Penal número 6 de Barcelona absuelve del delito de injurias graves con publicidad a Gregorio Morán, del que le acusaba Farruquito, al estimar que las expresiones supuestamente injuriosas vertidas en el artículo no pretendían atentar contra el honor del bailaor, sino que deben entenderse en un contexto de crítica a una conducta social reprobable. La juez María del Mar Méndez González llega a la convicción de que la expresión hijo de puta no fue utilizada por el periodista como un ataque personal contra Farruquito, sino como una definición que resulta aplicable a cualquier sujeto que, habiendo atropellado a un hombre, huya sin prestarle auxilio Añade en este punto que, tal y como apuntó en el juicio Gregorio Morán, fue el bailaor quien llevó a cabo la referida conducta, en detrimento de su reputación, estima, fama, consideración u honor, siendo los hechos y no las palabras que los califican los que desacreditan a su autor En cuanto al término cabrón recuerda la juez que la Real Academia Española lo aplica al que hace cabronadas o malas pasadas a otro