Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9 11 2005 95 Luis Aragonés ya tiene el once para enfrentarse a Eslovaquia, lo que implica un cambio de sistema al 4- 3- 3 El abulense fue desposeído de la Vuelta 82 por una anfetamina; el italiano perdió el Giro de 1999 por un elevado hematocrito; Delgado, Merckx y Garzelli, otros líderes con problemas Arroyo y Pantani, en el preámbulo TEXTO J. C. C. Heras durante la contrarreloj de Alcalá de Henares DE SAN BERNARDO Estoy muy tranquilo porque sé que es un error ABC BÉJAR (SALAMANCA) Roberto Heras compareció ayer ante los medios de comunicación y ratificó lo que ya había dicho en ABC. El ciclista español, que ha vuelto a fijar su residencia en Béjar después de haber estado viviendo en Gerona durante cuatro años, reconoció sentirse tranquilo, pues estoy convencido de que todo esto ha sido un error Heras dijo que en todo momento había estado en contacto con su equipo, aunque advirtió que no puedo hacer ningún tipo de valoración más en relación al hecho de que esté apartado del Liberty Seguros Wurth. Por otra parte, el corredor salmantino señaló que el hecho de que haya dado positivo en un control antidopaje no tiene nada que ver con el tratamiento que siguió durante la ronda española para recuperarse de la caída que sufrió en Burgos, y que le dejó maltrecha la rodilla derecha. Al respecto, el corredor abundó en MADRID. Alguien dijo que sin un positivo no se es ciclista. Y la historia se ha encargado de ratificar que ese estigma del pelotón tiene algo de auténtico. No hay que exprimir las hemerotecas para descubrir que el más grande entre los grandes, Eddy Merckx, fue uno de los primeros en patentar la cadena de excusas para explicar misterios. El caníbal había ganado de forma espectacular el Giro de 1968 y la historia se repetía en 1969. Venció en doble acto en Montecatini, Terracina y San Marino y lucía el maillot rosa a mitad de la carrera. En Savona fue descalificado al descubrir los incipientes controles antidopaje un estimulante en su orina. El belga habló de bidones con sustancia, de falsificaciones, de cambio de orina. Nada le valió. Fue el preámbulo de los tiempos que vivimos. Ángel Arroyo fue coronado en el podio como ganador de la Vuelta a España 1982. Y desposeído posteriormente de su título por un control positivo en la antepenúltima etapa. Se le detectó Lidepran, una anfetamina prohibida por la Unión Ciclista Internacional. En el mismo control dieron positivo Alberto Fernández, Pedro Muñoz y Vicente Belda, aunque ninguno fue descalificado, sino castigados todos con pérdida de posiciones. Marino Lejarreta figura desde entonces como ganador de aquella Vuelta. Precedentes Eddy Merckx no pudo acabar el Giro de 1969 cuando era el líder de la carrera. Le detectaron un estimulante y tuvo que ceder el maillot rosa a Gimondi. Ángel Arroyo fue desposeído de la Vuelta 82 por positivo de Lidepran. Lejarreta, segundo, ganó la carrera. Pedro Delgado tuvo problemas cuando era líder del Tour 88. Se le detectó probenecid, un diurético aceptado por la UCI, pero no por el COI. Marco Pantani perdió el Giro de Italia en 1999 en un matutino control de sangre. Superó la tasa de hematocrito permitida (50 por ciento) dio 52 y cedió el rosa a Gotti a un día del final. Stefano Garzelli fue expulsado a la mitad del Giro 2002 cuando era el líder de la prueba por la misma sustancia que Delgado, probenecid. Lance Armstrong ganó siete Tours y L Equipe desveló que en el primero de ellos, 1999, su orina congelada contenía restos de EPO. El americano no puede ser desposeído porque no hay una muestra B de su orina para el contraanálisis. y de ahí partió la expulsión de Stefano Garzelli en el Giro 2002. En un control dio positivo por este diurético y fue desalojado del maillot rosa hacia la mitad de la carrera. El penúltimo ha sido Lance Armstrong. Nadie le va a quitar ninguno de sus siete Tour porque no existe una segunda muestra para practicar el contraanálisis, pero es un campeón bajo sospecha. L Equipe desveló en agosto que su orina congelada en el Tour de 1999 contenía restos de EPO. La Vuelta a España se ha convertido en los últimos años en un desfiladero de ahogos para sus organizadores. En las dos últimas ediciones ha habido cuatro positivos de ciclistas de campanillas. Tyler Hamilton, campeón olímpico, fue acusado de transfusión sanguínea en la primera contrarreloj larga. También Santi Pérez, la revelación, que acabó segundo en el podio. Otra transfusión de sangre. Este año ha caído Aitor González, ganador de la Vuelta 2002, por un anabolizante. Y finalmente Roberto Heras, EPO a la espera del contraanálisis. La leyenda del probenecid la idea de que en estos momentos no vamos a entrar en más explicaciones y lo único que puedo decir ahora mismo es que estoy muy tranquilo y que habrá que esperar al día 21 para ver que tengo razón y que no tengo porqué estar preocupado pues, insisto, todo esto sólo puede haber sido un error y soy totalmente inocente El corredor, ganador de cuatro Vueltas a España, apareció ante las cámaras con un rostro confiado y muy tranquilo, sereno y en absoluto nervioso, aunque, eso sí, no quiso entrar en profundidades del anuncio realizado ni de lo que se había comentado en los contactos con su equipo o del hecho de que le hubieran apartado del mismo. Heras insistió sobre todo en que habrá que esperar al contraanálisis, que se llevará a cabo el día 21, si bien hay que recordar que ha habido muy pocos casos en el que éste haya rectificado al primero. El último caso fue el de Llaneras, pero no es algo habitual, sino más bien todo lo contrario. Pedro Delgado vivió con amargura la última semana del Tour 88. Había conquistado el maillot amarillo después de que el año anterior Stephen Roche le había arrebatado la victoria en una carrera épica. La UCI detectó probenecid en su organismo, un diurético que sirve para enmascarar. El producto no estaba prohibido por la Unión Ciclista Internacional, pero sí por el Comité Olímpico Internacional (COI) Perico ganó finalmente el Tour. El Tour de 1998, el del escándalo del Festina, entregó aires de cambio en la siguiente gran carrera, el Giro de 1999. Allí se vio a un ciclista exuberante, encantador de serpientes. Marco Pantani, el mejor escalador del mundo. El italiano arrasó a la competencia en una exhibición formidable, pero cayó un sábado de buena mañana. El día antes de acabar el Giro fue desposeído por un elevado hematocrito, 52 por ciento, indicio de consumo de EPO. El probenecid ingresó en la lista de las sustancias prohibidas hace tiempo