Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9 11 2005 Cultura 59 El IVAM revisa con sus fondos la trayectoria artística de Miquel Navarro La exposición se nutre de la donación de 518 obras realizada por el escultor este año b De lo figurativo a lo más esque- mático, la muestra desentraña las claves del imaginario de Navarro y su tratamiento de la ciudad como elemento orgánico MARTA MOREIRA VALENCIA. La ingente donación de 518 obras realizada por Miquel Navarro al IVAM este año ha convertido a esta institución en un referente inexcusable para el estudio de la producción del escultor valenciano. Con motivo de esta cesión- -que tendrá como recompensa la exposición permanente de la obra de Navarro tras la futura ampliación del museo- el IVAM presentó ayer una amplia selección de obras representativas de todos los registros abarcados por el artista de Mislata (Valencia) desde 1964 hasta la actualidad. La exposición, que podrá visitarse hasta el 26 de febrero, incluye desde Paris la nuit (1900) de Anglada- Camarasa mo una mujer de luto con alas de mariposa. Es la primera vez que presta esta obra la Hispanic Society de Nueva York. José Gutiérrez Solana, por su parte, aborda en Garrote vil la muerte como el último de los espectáculos ciudadanos. La exposición se concibe como un círculo: al final del recorrido salimos de la ciudad para acudir a los cementerios, pintados por Urgell, Brull o Rusiñol. Luz de gas. La noche y sus fantasmas en la pintura española 1880- 1930 Fundación Mapfre Vida. Del 10 de noviembre al 15 de enero sus tempranos dibujos y pinturas a sus fotografías y collages, además de una amplia muestra de sus esculturas de pequeño y gran formato y tres de sus conocidas instalaciones o poemas visuales sobre la ciudad. La muestra, sustentada exclusivamente con los fondos de la Colección del IVAM, exhibe además abundante material inédito. La muestra se estructura en torno a los ámbitos de investigación labrados por el artista a lo largo de su trayectoria: la escala del cuerpo humano en relación con la arquitectura, el deseo como motor de la creatividad, la fascinación por la Luna y la construcción de la ciudad. La urbe, principal inspiración para Navarro, recibe y despide al visitante de la exposición con dos extensas instalaciones compuestas por elementos modulares y repetitivos con los que el artista sintetiza el pálpito de la ciudad y el frágil equilibrio de caos y orden en el que se debate.