Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9 11 2005 Madrid 41 Los promotores piden que la nueva Ley del Suelo suavice la construcción de pisos sociales Asprima aboga por reducir a un 25 por ciento la reserva de terrenos para vivienda protegida del Territorio, Mariano Zabía, se reunió ayer con la Asociación de Promotores de Madrid para presentarle el Anteproyecto de ley MIGUEL OLIVER MADRID. Es un texto muy bien ordenado, sencillo, breve y conciso que contribuirá a agilizar y acortar los plazos de tramitación del suelo Los promotores madrileños dieron ayer su visto bueno a la nueva Ley del Suelo en su reunión con el consejero de Ordenación del Territorio, Mariano Zabía. Sólo ponen un pero la reserva de suelo para vivienda protegida. El sector inmobiliario considera que destinar el 50 por ciento de cada desarrollo a levantar pisos sociales, como así fija el nuevo texto, resulta excesivo Es el punto negro que empaña la ley señala a ABC José Manuel Galindo, secretario general de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (Asprima) Los profesionales consideran que un valor más razonable podría ser entre un 20 o un 25 por ciento, tal y como ocurre en otras Comunidades autónomas De ser así, propone Asprima, los ayuntamientos deberían estar facultados para subir hasta un 40 o 45 por ciento su reserva en caso de necesidad. No entendemos cuál ha sido el criterio en el que se ha basado la Comunidad para fijar este porcentaje. Creemos que no está justificado y que se trata de una referencia arbitraria que marca una línea demasiado alta. Hay casos, por ejemplo, como el de la operación Campamento donde esta nueva Ley obligaría a dedicar más del 70 por ciento del desarrollo a vivienda protegida. Por eso, le hemos pedido un esfuerzo a la Administración para que reb El consejero de Ordenación Un polémico porcentaje La Comunidad de Madrid pretende, a través del nuevo Anteproyecto de la Ley del Suelo, que los municipios con más de 15.000 habitantes dediquen el 50 por ciento de cada desarrollo urbanístico a la construcción de vivienda protegida. Es en estas localidades donde se levantan el 97 por ciento de todos los pisos sociales que hay en la región. En el resto de localidades, aquellas que cuentan con una población inferior a 15.000 personas, serán los ayuntamientos los que elijan el porcentaje a construir de vivienda protegida de acuerdo con las necesidades de su población. La Asociación de Promotores considera que la reserva del 50 por ciento resulta excesiva y arbitraria El presidente de Asprima, Rafael Santamaría, valoró positivamente el resto del texto aunque criticó este punto que para nosotros es injustificable y le resta realismo a la ley Asprima se muestra partidaria de que la reserva de suelo social se reduzca a un 20 o 25 por ciento. Los nuevos desarrollos tendrán que destinar la mitad de su suelo a VPP dicha reserva de suelo en aquellos municipios con más de 15.000 habitantes, que es donde se construye el 97 por ciento de los pisos públicos. Los municipios con menor población podrán elegir el porcentaje de suelo que destinarán a pisos protegidos según las necesidades de vivienda social que detecten en su población, las características socio- económicas de sus habitantes y la protección medioambiental de sus suelos. En cualquier caso, será la Comisión de Urbanismo de la Comunidad la que valorará en último término si la reserva de suelo para pisos públicos cubre las necesidades municipales. Asimismo, los promotores madrileños consideran que el nuevo texto conseguirá rebajar el precio final de la vivienda. Si se va a reducir la gestión de ABC Consideran que el nuevo texto conseguirá rebajar el precio de la vivienda al agilizar los plazos de gestión considere su postura ya que sería beneficioso para el sector manifestó ayer Galindo. Fuentes del Ejecutivo regional, sin embargo, creen que reservar la mitad de cada terreno para levantar vivienda protegida garantiza la construcción de este tipo de inmuebles y, además, que se va a dar respuesta a la demanda de pisos asequibles para jóvenes y familias con pocos recursos. La futura Ley del Suelo obligará a los terrenos de ocho a tres años- -afirma el secretario general de Asprima- eso va a significar menos costes financieros, menos riesgo y una menor reposición de activos, lo que viene a abaratar el coste final de un piso En este caso, destaca que el silencio positivo y la creación de entidades certificantes homologadas pueden contribuir a agilizar un proceso que, hasta ahora, es sinónimo de estanqueidad y, por consiguiente, de encarecimiento de precios. La nueva norma urbanística de la Comunidad establece un riguroso control medioambiental a lo largo del proceso urbanístico. Así, la tramitación de los planes generales quedará sometida a una evaluación ambiental y a un informe de sostenibilidad.