Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9 11 2005 25 La Justicia chilena rechaza la libertad condicional para el ex presidente peruano Fujimori La Televisión pública italiana denuncia que EE. UU. utilizó armas químicas en el asalto a Faluya en 2004 Un agujero negro de 8.599 millones El Estado francés gasta cantidades ingentes en una integración fracasada b La desintegración familiar en Balance de trece noches de disturbios las 750 zonas sensibles de Francia, junto a la degradación de la educación, es un hecho denunciado por todos los sociólogos Muertos J. P. QUIÑONERO PARÍS. La ola sin precedentes de incendios y violencia suburbana ha estallado en apenas medio centenar de las 750 zonas oficialmente calificadas como sensibles en toda Francia, en las que el Estado invierte cada año más de 7.000 millones de euros en ayudas globales, a los que hay que añadir otros 1.599 millones de euros en concepto de ayudas a la integración, con un resultado aparentemente catastrófico. La Asamblea Nacional debe comenzar esta tarde la discusión de los capítulos consagrados a las ciudades y viviendas, dependientes del Ministerio de Asuntos Sociales. Desde septiembre pasado ya estaba previsto aumentar en un 13 por ciento las ayudas consagradas a intentar socorrer de muy distinta manera a los habitantes de los guetos sociales peor dotados. Antes del nuevo plan de fondos de urgencia, ya estaba previsto invertir 7.190 millones de euros de ayudas entre las 750 zonas sensibles, repartidos de este modo, según los presupuestos oficiales del Estado: -Ayudas a la mejora de la oferta de viviendas, 1.231 millones de euros. -Ayudas para la compra de primera vivienda, 5.115 millones. -Renovación urbana, 233 millones. -Igualdad social y territorial, 611 millones. A tales ayudas globales hay que añadir los 1.599 millones de euros consagrados expresamente a solidaridad e integración, repartidos en estos capítulos: -Políticas a favor de la inclusión social, 1.010 millones de euros. -Ayudas a la integración de extranjeros, 561 millones. Heridos (policías bomberos) 1 77 31 Coches incendiados 6.200 Detenidos (incluye violentos heridos) 1.600 Ciudades afectadas 300 Principales puntos de violencia Lille 2 4 Estrasburgo Lens Río na Se 3 5 6 Rouen Rennes PARIS París Dijon Evreux 1 Essonne FRANCIA EFE 1.2.3.4.5.6.7. Hauts- de- Seine Stains Seine- Saint- Denis Aulnay- sous- Bois Bondy Clichy- sous- Bois Grigny Bordeaux Pau 7 SaintEtienne Toulouse 10 km Bouches du- Rhone Infografía ABC nas. Oficialmente, la posibilidad de aplicar el toque de queda en cualquier ciudad de Francia estará vigente hasta el próximo día 20, entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana. El último balance es de 6.000 vehículos incendiados, mientras que las ciudades que han registrado disturbios ya llegan a 300. Con todo, el número de coches afectados ha dismunuido sensiblemente respecto al de días anteriores, según declaró el ministro del Interior, Nicolas sarkozy, con una disminución sensible en provincias y una tendencia a la baja en la zona de París A la espera de acontecimientos, dispuesto a estar en primera línea del conflicto, Nicolas Sarkozy decidió acompañar a las fuerzas del orden anoche en Toulouse, donde el anuncio de su presencia precipitó el incendio de automóviles en alguna barriadas. -Igualdad entre hombres y mujeres, 27.5 millones. A esas partidas presupuestarias previstas oficialmente desde septiembre pasado, será necesario añadir el montante de las nuevas ayudas anunciadas ayer por Dominique de Villepin, el primer ministro: más ayudas escolares, más ayudas a la integración, mayores exoneraciones fiscales para las empresas que den trabajo a jóvenes nacidos en familias de inmigrantes. A esas ayudas pagadas con fondos de los presupuestos del Estado habría que añadir las ayudas de naturaleza muy similar pagadas con fondos municipales, de departamentos y regionales. Paradójicamente, esas inversiones significativas en ayudas a las zonas suburbanas con problemas no han conseguido poner coto a un largo rosa- rio de problemas pendientes. La criminalidad ha crecido de manera inexorable; la educación se ha degradado de forma alarmante; la desintegración familiar es un hecho denunciado por todos los sociólogos; la no integración cultural de árabes, negros, musulmanes, animistas, agnósticos, cristianos, practicantes y no practicantes es una realidad palmaria que algunos analistas, como Dominique Moïssi, han resumido de este modo: La angustia violenta es el producto de la soledad y la exclusión. Los jóvenes violentos quieren destruir una sociedad de la que han sido excluidos. Económicamente, los apellidos magrebíes les cierran las puertas del mercado del trabajo. Socialmente, viven en guetos, muy alejados de las atracciones y de la prosperidad del centro de las ciudades