Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9 11 2005 Nacional TRAGEDIA LABORAL EN GRANADA 19 Fue una tragedia enorme, pero aún pudo ser peor. En el momento del suceso, dieciocho operarios trabajaban en varios puntos de la estructura y debajo de ésta. Uno de los jefes de la cuadrilla relata cómo sucedieron los hechos Las víctimas, sobre la plataforma TEXTO: ROCÍO MENDOZA GRANADA. Según el testimonio de uno de los jefes de cuadrilla que trabajaba en el viaducto siniestrado de la Autovía del Mediterráneo, de los dieciocho obreros, cinco, todos portugueses, se encontraban en la parte de la plataforma situada sobre el arco del puente, precisamente la zona que se derrumbó. Eran especialistas en carpintería del metal y realizaban trabajos de soldadura antes del desplome de la imponente mole. Y fueron arrastrados con ella a su final. A la derecha de estos cinco obreros, otros tres también de origen portugués se encontraban en las alturas y vieron desplomarse la estructura delante de sus ojos en apenas un segundo. Este grupo tuvo que permanecer inmóvil en la parte que quedó intacta hasta que pudieron ser rescatados. Según explicó uno de ellos, permaneceron en ese lugar unas tres horas, hasta que una grúa pudo acceder hasta donde estaban. Jamás olvidarán la pesadilla. Justo en el lado contrario de donde se produjo el derrumbe trabajaba el electricista gallego, en un punto algo alejado del grupo de soldadores. Sin embargo, no pudo evitar ser arrastrado por la viga. Junto él, otros dos operarios también vieron cómo sus compa- ñeros caían al vacío. De este modo, de forma inesperada y en cuestión de segundos, el derrumbe se llevó por delante a seis obreros- -las víctimas mortales- -de los once que estaban en la parte alta del viaducto. Justo debajo de donde se encontraba el electricista español, un grupo de siete trabajadores se afanaba en otro tipo de tareas- -algunas de encofrado- -alrededor de la planta de tratamiento de hormigón instalada en la zona. Todos vieron amenazadas sus vidas en los mismos segundos en los que sus com- pañeros la perdieron. Pero pudieron huir a la carrera. Uno de los trabajadores, español, se preguntaba ayer por qué la hormigonera no estaba en un lugar más alejado, ya que la seguridad sería mayor así. Aún nadie ha dado una respuesta. ¿Qué es la fatiga de los materiales? Un material de obras se considera fatigado o desgastado cuando su resistencia y su elasticidad disminuyen por un defecto de fabricación, la corrosión o un deficiente mantenimiento. ¿Cómo es el proceso? El deslizamiento provoca la aparición de grietas en aquellos puntos en los que existe una concentración de tensiones (impurezas, poros) que, por efecto de las cargas dinámicas, se van propagando hasta que la sección eficaz de la pieza es insuficiente para soportar la carga. Un ejemplo: si se flexiona repetidamente un alambre acaba rompiéndose sin esfuerzo. El asunto no fue de interés para los ingenieros hasta mediados del siglo XIX, cuando comenzaron a producirse roturas en los ejes de las ruedas de los ferrocarriles provocando accidentes. La fatiga se puede calcular, especialmente en materiales férricos y otros metálicos, para hacer piezas fiables. En materiales de aparición reciente es necesario el ensayo de prototipos.