Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LAS AUTONOMÍAS MIÉRCOLES 9 11 2005 ABC GUERRA DE CIVILIZACIONES a cifra de coches quemados en los barrios populares de ciudades francesas es mucho más escandalosa que la que estamos manejando que se corresponde tan sólo a los últimos 10 ó 12 días. La cifra que daba en Le Monde ayer Laurent Greilsamer se eleva a 28.000 en los últimos diez meses. Noventa diariamente. La que ha estallado no es una revolución de esas que le gustaban tanto a Cohn- Bendit, aunque sí una enorme, una inmensa rebelión. Por decirlo en términos franceces, una contestación violenta al orden republicano. Desde una CÉSAR ALONSO civilización distinta, DE LOS RÍOS desde unas creencias religiosas contrarias, no sólo diferentes. Cuando Sarkozy llama basura a los protagonistas utiliza un término no sólo degradante, sino impropio. No se quiere reconocer en ellos a los enemigos sencillamente porque en Francia- -como sucede en España- -ya no hay conciencia de la propia civilización. En realidad no se sabe en qué civilización se les ha integrado. Tan sólo se sabe que se les ha incorporado a un orden social al tiempo que se les defrauda socialmente. La miseria ya nacionalizada no la emprende contra los coches de los ricos aparcados en los barrios residenciales y en las urbanizaciones elegantes, sino contra los coches de sus enemigos más cercanos y competidores: los otros trabajadores. ¿No se habían enterado los sociólogos progresistas que un islamista no tiene conciencia de clase como para sentir que es igual a un trabajador francés? Conviene hacer un repaso del proceso. Los incendios de coches comenzaron en Francia hace ya 15 años. Eran avisos. Mitterrand, el listo de Mitterrand había decidido acelerar la inmigración en la idea de que favorecería a la izquierda y arrinconaría a la derecha. ¿Les suena la estrategia? Pero el hijo del ferroviario se había olvidado de la realidad real, de los barrios de las ciudades- -las banlieuses- del conservadurismo de sus compañeros trabajadores y de la nula conciencia obrera de los inmigrantes. No supo prever que los resultados de ese proceso iban a ser contrarios, esto es, el tránsito de los obreros franceses de izquierda a la extrema derecha. Mitterrand creó a Le Pen y le dejó esa herencia a sus sucesores hasta el punto de que llegó a sacar menos votos que aquél en las últimas presidenciales y toda la izquierda tuvo que votar en la segunda vuelta a Chirac, incluidos comunistas y troskistas. Si las fuerzas de la emigración amenazan hoy el orden republicano francés, mañana podrán completar en España la obra destructora de los nacionalismos periféricos. Adán Martín Canarias Si se reforma la Carta Magna debe hacerse constar la condición ultraperiférica de Canarias y que se la denomine archipiélago atlántico Miguel Sanz Navarra Reclamo la supresión de la Disposición Transitoria Cuarta, que prevé la posibilidad de que Navarra se integre en Euskadi L Zapatero se dirige al Pleno bajo la atenta mirada de Maragall EFE Ibarra advierte de que los Estatutos no pueden convertir España en un residuo El presidente extremeño habló por boca de su vicepresidente b Chaves responde al presiden- te catalán que discrepar del Estatuto no significa perder el respeto a Cataluña y le recuerda que el Congreso lo modificará MANUEL MARÍN MADRID. Los presidentes de las comunidades socialistas presentaron ayer durante sus intervenciones para cerrar su ciclo en el debate un perfil muy semejante al del día anterior, dibujando una marcada equidistancia entre la frontal oposición de los presidentes del PP a la reforma del modelo de Estado que auspicia José Luis Rodríguez Zapatero y los excesos federalistas promovidos en solitario en la Cámara alta por Pasqual Maragall. Zapatero salió del debate con un tranquilizador espaldarazo de sus comunidades al proceso de reformas estatutarias, de financiación, de ampliación de competencias y de reforma del Senado. Incluso, salió con guiños conniventes de un Maragall que parece ir digiriendo que ni su partido ni el jefe del Ejecutivo avalarán un estatuto que no sufra profundos recortes. que tenía preparado. Se atuvo a parte de la doctrina oficial del PSOE al aseverar que el modelo autonómico merece ser mejorado y ampliado pero fiel a su estilo directo y agresivo no tuvo ningún reparo en advertir a Zapatero y a Maragall del riesgo que para el conjunto de España tiene llevar la reforma de los estatutos demasiado lejos. Mantuvo que se opondrá al debilitamiento de España a costa de favorecer a las autonomías porque todos saldremos perdiendo y alertó de que lo único que no puede ser España es lo que va quedando tras un proceso continuado de reforma de los estatutos. España no puede ser un residuo En todo caso, se negó a servir de coartada al PP porque sabe que sería el abrazo del oso con Estado es un gran error arguyó. En un mensaje repleto de apelaciones a abordar de forma común y generalizada la reforma de la España plural emplazó al PP, aunque admitió que sin ninguna esperanza, a colaborar en la aprobación del estatuto y a no utilizarlo como arma arrojadiza contra el Gobierno. Cataluña no hace su propuesta contra nadie, ni contra España. Se ha hecho con sentido de Estado y con sentido de España y con la idea de transformar la conllevanza de Cataluña en los últimos 20 años en convivencia Ahora- -dijo como conclusión a la catarsis que cree ha supuesto este debate- -podemos decir que España va bien y Cataluña, a toda marcha Chaves: Siempre tengo respeto Cataluña no va contra España Por la tarde, y ya en turno de réplica, Maragall pidió respeto para el Parlamento catalán y para los catalanes, de quienes dijo que en su mayoría tienen el mismo sentimiento hacia Cataluña que la mayoría de los españoles hacia España. Compartimos ese sentimiento, pero deben entender que los catalanes tenemos una relación de pertenencia que llamamos carácter nacional Confundir nación La réplica más llamativa a Maragall desde filas socialistas llegó de Manuel Chaves, quien consideró accesorio que el presidente catalán tuviera que pedir un respeto para Cataluña que él, dijo, nunca ha dejado de tener. Para Chaves, el hecho de discrepar del estatuto nada tiene que ver con no tener respeto por Cataluña. Y, de cualquier modo, recordó a Maragall- -y también al PP- -que será el Congreso quien a través de enmiendas y votos reforzará el pacto constitucional de 1978 No se va a hundir ni a desplomar España concluyó no sin apelar, como Pérez Touriño, Barreda, Marcelino Iglesias, Miguel Revilla (PRC) Álvarez Areces y el resto de presidentes socialistas, a no ningunear la reforma del Senado. Sánchez Amor por Ibarra Por la mañana, el primero en intervenir fue el vicepresidente de Extremadura, Ignacio Sánchez Amor, en quien Juan Carlos Rodríguez Ibarra, convaleciente de un infarto, en reposo y ya fuera de peligro, delegó la lectura del discurso Ibarra evoluciona de su infarto sin complicaciones, pero aún estará hospitalizado dos días