Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MIÉRCOLES 9 11 2005 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. INMUNIDAD, INVIOLABILIDAD E IMPUNIDAD N el siglo XIV los miembros del Parlamento inglés obtuvieron del rey la concesión de ser juzgados únicamente por sus propios pares. Así surgió el concepto de inmunidad. En cualquier país se entiende hoy por inmunidad parlamentaria la prerrogativa de senadores, diputados y asimilados, que los exime de ser detenidos, procesados y juzgados sin autorización del LUIS IGNACIO respectivo PARADA cuerpo colegislador. La inmunidad se justifica por la libertad que debe tener el representante popular para desarrollar su función. Pero no significa que no tenga responsabilidad por los actos de su conducta privada. El fuero protege la función, no la persona. Por eso, quienes gozan de inmunidad tienen responsabilidad por los delitos comunes que cometan durante el desempeño de sus cargos, aunque no se pueda proceder contra ellos mientras no se les despoje del fuero. Inviolabilidad es, en cambio la prerrogativa personal que exime de responsabilidad a los parlamentarios por las manifestaciones que hagan y los votos que emitan. El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco dictó ayer sentencia absolutoria en el caso Atutxa. La Fiscalía General del Estado, por razones poco claras, no formuló acusación y sólo lo hizo Manos Limpias como acusación particular. Los jueces han aplicado el privilegio de la inviolabilidad para absolver a los acusados en algo que no es una manifestación ni un voto. Dicen que los actos se enmarcan en el ejercicio de las funciones propias de su condición parlamentaria. Algo muy discutible, porque no parece posible aplicar la inviolabilidad a la negativa a la cooperación en la labor jurisdiccional. El Tribunal Constitucional dictaminó en su día que la inviolabilidad no se puede equiparar procesalmente con la inmunidad. Este caso es aún peor. Porque si el fuero protege la función, no a la persona, y desobedecer a los jueces es un delito personal, si ese delito no se castiga proporciona a su autor la impunidad, algo que pone patas arriba todo el Estado de Derecho. E Civilizaciones en los suburbios Si es que no hemos caído en la cuenta... Si Rodríguez Zapatero es la solución para solventar todos los porblemas que están ocurriendo en Francia ahora y los que han comenzado en Bélgica y Alemania... Él tiene la solución para todo con el talante, la sonrisa y el diálogo. ¿Cómo lo llama, diálogo entre civilizaciones? Pues ya está. Lo puede solucionar en un plisplás. Nada, nada, que vaya a Francia y que con sus maravillosas ideas solucione el problema y en medio día desaparecen los disturbios, la quema de coches y edificios, apaleamientos, heridos y muertos por la violencia. Si es que estos franceses no habían caído tampoco en la solución mágica de la Alianza de Civilizaciones del Sr. Rodríguez Zapatero... Cachis... era cuestión de haberlo recordado antes. Pues nada. Ya está. Es una buenísima oportunidad de demostrar que sirve su Alianza de Civilizaciones en todo el mundo. Espero, eso sí, que su francés haya mejorado. Es para que le entiendan mejor. Conchita Monsó. Vizcaya Por la unidad A ver si se aclara... El presidente Zapatero expone una cosa en el Congreso al defender el insolidario Estatut, y lo contrario en el Senado al hablar de igualdad entre regiones. Creo que sería bueno que escuchara lo dicho este sábado en la manifestación que convocaron en Madrid el Foro de Ermua y otras asociaciones cívicas de ciudadanos, en defensa de la Constitución y por la unidad de España frente a los nacionalismos excluyentes. Miles de personas expresamos pacíficamente y en libertad que la unidad constitucional de España es una realidad plural en la que todos tenemos cabida. Dijimos que España es, ha sido y será sinónimo de solidaridad e igualdad entre las diferentes comunidades que la forman. Nos reunimos para demostrar que la soberanía del pueblo español que en 1978 quedó plasmada en nuestra Carta Magna, con el consenso de toda la ciudadanía y de la representación política tanto de derechas como de izquierdas, continúa siendo el mejor referente jurídico de nuestra equitativa convivencia. Pronunciamos nuestro deseo de seguir compartiendo un proyecto solidario común que, viniendo del pasado, mire el presente y nos dirija juntos hacia el futuro, trabajando en construir una Europa y un mundo más justos. Sin importar nuestra afiliación política, gritamos que el concepto arcaico del nacionalismo periférico no da derecho a la exclusión del resto. Sentimos que en nuestra democracia, como gobierno de la mayoría sin olvidarnos de las minorías, todos somos iguales, sin privilegios, y defendimos el respeto igualitario de los intereses generales de todos y cada uno de los ciudadanos. Y sin complejos y con orgullo, sin mirarnos el ombligo, ni avergonzarnos de nada, mostramos la bandera constitucional de nuestra democracia, como enseña que representa a una España moderna que sigue buscando en la unidad de todos un futuro de igualdad, solidaridad y justicia, frente al desafío de aquéllos que no quieren respetar la Constitución David García García. Madrid Tensiones raciales Hoy por la mañana, mientras iba en coche al trabajo, escucho en una radio el siguiente comentario acerca de los disturbios en Francia: Todo ello viene con aderezo islamista. El enemigo está en casa Estos días estamos trabajando en el instituto con el alumnado de 15 a 17 años el tema del racismo y la xenofobia. La verdad es que hay índices preocupantes de intolerancia. Y cuando haces un debate sobre el tema, oyes comentarios como los siguientes: Mira lo que está pasando con lo de la valla. Encima, constrúyeles mezquitas y ya verás La intolerancia es un virus que se propaga fácilmente. Puede ser un cóctel molotov. Y desde luego, opiniones tan cargadas de prejuicios como la de este comentarista no ayudan nada a educar en el respeto a otras culturas. Los medios de comunicación deberían ser los primeros en no propagar la intolerancia. Juan José Alonso Tresguerres Navia (Asturias) Fronteras laborales La violencia que vemos estos dias en las ciudades de Francia no es tanto consecuencia de una política de inmigracion excesivamente generosa, como síntoma de la ineficiente, léase perversa, alocación de recursos que propugna el sistema social frances. La mejor forma de integrar a cualquier persona, no sólo a inmigrantes, en una sociedad es darle la posibilidad de contribuir a través de su trabajo. Estos jóvenes que se dedican a la violencia estos días no están empleados y son la expresion extrema de todos los que no ven mejoras en el futuro porque tantos políticos no son creíbles cuando hablan de reformas. Otro aspecto injusto de la política social francesa es el favoritismo que recibe una minúscula proporción de la población que vive del sector agrario. Reciben unas ayudas muy superiores al 3 por ciento de la población que representan. Y los que pagan esta ayuda son los contribuyentes, con sus impuestos y los paises del Tercer Mundo, con cuotas y aranceles astronómicos. ¿No sería mejor utilizar estos recursos para propugnar una mejor educación que permitiera adaptarse a los cambios de las necesidades de las empresas? ¿Acaso no se juegan la vida miles de inmigrantes por cruzar nuestras fronteras porque la alternativa de quedarse en su país es aún peor? En este caso, no tendría sentido permitirles vendernos lo único que hacen mucho mejor que nosotros: sus productos agrarios? Todos pagaríamos menos por estos productos e induciríamos al mismo tiempo a los que los producen a quedarse en su país. La historia y la biología nos enseñan que el proteccionismo y la rigidez van en contra de la libre naturaleza humana. Favorecer a los que tienen (trabajo o campos de cultivo) es causa indirecta muy importante de la exasperación y el pesimismo que brotan de los que no tienen en nuestra sociedad. Ahora ya no sé si estoy hablando de Francia o de Espana. Ó. J. Prat van Thiel Coovels Madrid Harry Potter con subtítulos Soy una fan de Harry Potter, como muchos niños y niñas de cualquier edad (yo tengo cuarenta) Esperaba con impaciencia la publicación del nuevo libro de la serie, Harry Potter and the Half- Blood Prince que en catalán se ha traducido como El misteri del príncep y en castellano como El príncipe misterioso Todos los demás títulos se han traducido literalmente, más o menos. Éste debería llamarse Harry Potter i el príncep mestís en catalán, o Harry Potter y el príncipe mestizo ¿Por qué motivo lo han cambiado? ¿Es que la palabra mestizo suena mal, no es políticamente correcta? No hay que tener miedo de las palabras si no se teme a su significado. Esther Barba Estadella. Sant Boi de Llobregat (Barcelona)