Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 MARTES 8 11 2005 ABC Economía El Gobierno claudica a la presión de los mineros y pone en pie de guerra a los agricultores El ministro de Industria acepta prejubilaciones generalizadas en la minería desde los 52 años Comisiones Obreras desconvocan las movilizaciones después de conseguir sentar las bases para seguir negociando la totalidad del Plan del Carbón PALOMA CERVILLA MADRID. Después de plegarse a las exigencias de los transportistas y de los pescadores, firmando acuerdos bajo la presión de una oleada de movilizaciones que paralizó el país en protesta por el alto precio del gasóleo, ayer fueron los mineros quienes consiguieron doblegar al Gobierno, tras las violentas jornadas que han tenido lugar en las comarcas mineras a lo largo de los últimos tres días. Pero esta relativa paz social ya tiene fecha de caducidad. El sector agrícola decidió ayer unir sus fuerzas y abrir un nuevo frente al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, al que emplazaron a atender sus reivindicaciones antes del próximo día 28 de octubre, ya que, de lo contrario, se movilizarán por todo el país. Y esta vez, los agricultores han anunciado que lo harán en la única forma que entiende el Gobierno, cortando carreteras, a tenor de los acuerdos aceptados por el Ejecutivo de Zapatero con los pescadores y transportistas. Asaja, Coag y Upa se reunieron ayer para abordar esta unidad de acción y no seguir adelante con sus movilizaciones particulares, sino conseguir un frente común para negociar de tú a tú con la ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación, Elena Espinosa. b UGT y Acuerdo con la minería Prejubilaciones. El Gobierno ha aceptado las prejubilaciones con carácter generalizado, sin límite de edad, desde los 52 años, cuando en la última reunión sólo las ofrecía durante los dos primeros años de vigencia del Plan (2006- 2012) Ayudas. El Ministerio de Industria concederá las ayudas vinculadas a la actividad, como así se lo habían exigido los sindicatos. Además sube el montante total de las mismas, que pasa de los 2.800 millones ofrecidos el miércoles de la semana pasada, cuando se rompió la negociación, a los 2.880 cerrados ayer. El preacuerdo contempla una partida de 150 millones de euros a pagar, según el ministro de Industria, José Montilla, por incumplimientos del Partido Popular. Empleo. La plantilla se situará al finalizar el Plan en 5.800 puestos de trabajo, frente a una plantilla actual de 8.600 trabajadores. Se adquiere el compromiso de creación de 1.700 nuevas colocaciones y 520 recolocaciones de trabajadores de empresas existentes. Los mineros de Torre del Bierzo mostraban ayer su júbilo tras abandonar el encierro lizadas a partir de los 52 años. Éste era el punto clave para desbloquear el conflicto, ya que en la reunión del miércoles pasado, cuando se rompió la negociación, el Ejecutivo ofrecía estas prejubilaciones a los 52 años, pero sólo en los dos primeros años del plan, cuya vigencia es 2006- 2012. En cuanto a la concesión de las ayudas, Industria ha aceptado que éstas sean concedidas pero vinculadas a la actividad. Con ello, los sindicatos quieren evitar que las empresas sigan cobrando las ayudas cuando haya una huelga o un conflicto laboral que paralice la producción. La tercera reivindicación conseguida por los sindicatos es el aumento de la partida destinada a ayudas a formación, promoción, reactivación de las comarcas mineras e infraestructuras, que pasan de los 2.800 millones ofrecidos por el Gobierno el miércoles a los 2.880 contemplados en el preacuerdo. nal de 9,2 millones de toneladas en 2012, manteniendo la actual proporción entre carbón subterráneo y cielo abierto. Los sindicatos mantenían una producción de 10,5 millones de toneladas. Otro punto de este principio de acuerdo ha sido la fijación de una plantilla de 5.800 trabajadores al final del Plan, frente a una plantilla actual de 8.600 trabajadores. Además, el Gobierno adquiere el compromiso de creación de 1.700 nuevas colocaciones y 520 recolocaciones de trabajadores de empresas existentes. Los sindicatos mineros también consiguieron aumentar las ayudas y que estén vinculadas a la actividad Los sindicatos agrícolas retan al Gobierno a ofrecer soluciones antes del día 28, bajo amenaza de movilización La actitud del Gobierno en la negociación con los mineros les ha dado nuevas alas. El Ministerio de Industria tuvo que dar marcha atrás en algunas de las cuestiones que consideraba innegociables del Plan del Carbón. Rectificó sus posiciones iniciales y cedió en aspectos que consideraba intocables, como eran las prejubilaciones, el modelo de concesión de las ayudas y el dinero que destinará a formación, promoción, reactivación de las comarcas mineras e infraestructuras. En el tema de las prejubilaciones, el Gobierno ha aceptado que sean genera- Reacción del Gobierno Sus reivindicaciones son ya conocidas: quieren más ayudas para paliar las consecuencias del alto precio del gasóleo, con la supresión o rebaja del impuesto de hidrocarburos, y una ley que garantice que los precios de los productos hortofrutícolas cubren los costes de producción, entre otras. El presidente de Asaja, Pedro Barato, advirtió al Gobierno que los tomen muy en serio mientras que el secretario general de la Coag, Miguel López, afirmó que los agricultores paralizaremos todo aquello que podamos Por su parte, el secretario general de la Upa, Lorenzo Ramos, espera que el Gobierno reaccione Reglamentos Una vez sentadas las bases del documento final, el esqueleto del futuro acuerdo, en palabras de los sindicatos, comenzará una negociación de los reglamentos que desarrollan estos compromisos, y que finalizará con la firma del documento definitivo, antes del 1 de enero de 2006. El ministro de Industria, José Montilla, que participó en la reunión de ayer, reconoció que el proceso negociador ha sido complejo y difícil y no convence a todos en todos sus términos pero, a su juicio, garantiza la estabilidad futura del sector, es riguroso Plantilla Al margen de estos tres puntos en los que el Gobierno ha cedido en sus planteamientos iniciales, los sindicatos tan sólo han dado marcha atrás en el aspecto relativo a la producción. Así, el preacuerdo fija una producción fi-