Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad MARTES 8 11 2005 ABC Manuel Toharia: El cambio del clima no es la única amenaza sobre el final del siglo b El científico analiza hoy el cam- bio global en el Aula de Cultura de ABC, organizada por la Fundación Vocento, con la conferencia El cambio climático: mito o realidad A. ACOSTA MADRID. Cuánto hay de mito y cuánto de realidad en el cambio climático. Esta es la idea desde la que Manuel Toharia, director del Museo de las Ciencias de Valencia, se acerca a lo que puede ser el futuro del planeta. El cambio climático no es una especie de cataclismo que nos espera ya inexorablemente dentro de un siglo, no es una predicción, es más bien una anticipación de lo que ocurrirá si hacemos unas cosas u otras, y no nosotros, sino nuestros descendientes afirma. En su opinión, hay elementos que indudablemente han convertido el cambio climático en una especie de mito, es lo que eran las bombas atómicas en los años 60, que eran las culpables de todo lo que ocurría en el mundo Pero la realidad es bien distinta. Toharia afirma rotundo que el cambio climático, de venir, es porque vivimos por encima de nuestras posibilidades, en particular, en el tema de la energía Y continúa: Es un problema de mala actitud de unas sociedades opulentas que vivimos muy bien, y por eso nos miran con envidia los países pobres De aquí que no crea que el cambio climático vaya a ser la única amenaza que se cierna sobre el final del siglo Sobre ésta y otras amenazas ahondará hoy Toharia en el Aula de Cultura de ABC, organizada por la Fundación Vocento, con la conferencia El cambio climático: mito o realidad (a las 20 horas en el Centro Cultural del Círculo de Lectores de Madrid) La Venus Express en el momento de ser izada el pasado sábado, en el cosmódromo ruso de Baikonur Ap Un dispositivo español guiará a la Venus Express hasta su destino final La misión será lanzada mañana desde el cosmódromo ruso de Baikonur de un instrumento capaz de comparar la trayectoria real de la nave con la previamente programada y, en caso necesario, corregir su rumbo en el espacio J. M. NIEVES MADRID. Tras haber realizado numerosas pruebas y test de pre lanzamiento durante los últimos días, incluido el pasado fin de semana, la nave europea Venus Express estaba ayer totalmente preparada para iniciar su viaje a Venus. El lanzamiento, si todo marcha según lo previsto por el equipo técnico que controlará la nave, se producirá mañana, tres minutos después de las 4 y media de la tarde (hora española) Durante la jornada de ayer, el equipo de control de la misión realizó un lanzamiento simulado para comprobar que todos los sistemas de a bordo funcionan a la perfección y que no persiste el problema que obligó a retrasar la fecha de partida del primer vuelo que el Viejo Continente emprende con destino al planeta vecino. En efecto, el lanzamiento, inicialmente previsto para el pasado 25 de octubre, tuvo que ser suspendido al aparecer restos del material aislante de la etapa superior Fregat que contaminaron la estructura externa del lanzador Soyuz. La Venus Express cuyo coste tob Se trata Riqueza desigual Toharia considera que la invasión de los países pobres hacia los países ricos, que ya ha empezado no tiene nada que ver con el cambio climático y sí con el desigual reparto de la riqueza: No es posible que el 80 por ciento de los recursos del mundo estén en manos del 20 por ciento de la población. Y esto sí que es un problema, que le va a caer a las generaciones actuales y futuras con mucha más virulencia que todo el cambio climático Por tanto, las soluciones pasan por decidir cómo aparcamos nuestro futuro desarrollo en el mundo entero para que este problema no sea tan grave como podría ser. Creo que los ricos debemos ser conscientes de que estamos apurando en exceso a cambio de nuestro desarrollo tal ronda los doscientos millones de euros, tardará algo más de cinco meses en recorrer los cuatrocientos millones de kilómetros que la separan de su destino. Precisamente, el instrumento encargado de guiar a la sonda en su camino hacia el planeta vecino ha sido fabricado por la empresa española EADS Astrium Crisa, firma con una vasta experiencia en misiones anteriores como la Mars Express o la Rosetta Dicho dispositivo, fabricado en Madrid, recibe el nombre de unidad electrónica del sensor de estrellas y está diseñado para recolectar datos en el espacio de forma periódica y compararlos con otros almacenados en la memoria de la nave. Los secretos de Venus Con esa información, el instrumento español es capaz de calcular las desviaciones respecto al trayecto planificado para guiar la sonda hacia Venus, donde la misión intentará desvelar numerosos secretos de este cuerpo planetario tan parecido a la Tierra. Los datos del despegue serán recogidos por la Estación de Espacio Profundo de la ESA en Cebreros (Ávila) Otra instalación española, recientemente inaugurada en Cebreros (Ávila) tendrá también un papel relevante en esta misión espacial, la primera que se dirige a Venus en los últimos diez años. Se trata de la Nueva Estación de Espacio Profundo, que seguirá en directo el despegue de la Venus Express archivará todos los datos y los enviará, para su gestión, al Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC) de Villafranca del Castillo (Madrid) A bordo de la Venus Express viajarán siete instrumentos científicos que estudiarán la dinámica compleja y la química del planeta, además de las interacciones entre la atmósfera y la superficie, desvelando sus principales características. Otro de los objetivos de la misión es el estudio de la relación de la atmósfera de Venus con su entorno interplanetario, conocimiento que ayudará a comprender mejor la evolución de ese planeta, con una masa y un radio similares a los de La Tierra y una superficie sólida de composición parecida a la de nuestro mundo. La sonda es prácticamente idéntica a la Mars Express pero con una serie extra de estructuras protectoras, necesarias ante las extremas condiciones climáticas que se registran en Venus, entre ellas temperaturas de 465 grados de media superficial o una presión atmosférica 90 veces superior a la de la Tierra.