Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad MARTES 8 11 2005 ABC Sanidad ordena la retirada del enjuague bucal Oral Kin Free b Detectan una contaminación Los fármacos contra el sida no logran impedir daños graduales en el cerebro La materia gris se convierte en una especie de santuario para el virus VIH b Resonancias magnéticas confirman la destrucción de hasta un 15 de las zonas cerebrales responsables del movimiento y la coordinación PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Aunque los avances farmacéuticos han logrado- -por lo menos en países industrializados- -transformar al sida desde su virulenta explosión a comienzo de la década de los ochenta en una enfermedad crónica, esa efectiva protección con cócteles de medicamentos no es precisamente completa. Neurólogos de Estados Unidos, a partir de resonancias magnéticas realizadas a pacientes infectados, han podido confirmar el gradual, dañino y por ahora inevitable impacto del virus VIH en el cerebro. De acuerdo a los resultados de una reciente investigación publicada por la Academia de Ciencias de Estados Unidos, se ha llegado a detectar en un grupo de veteranos pacientes hasta un 15 por ciento de pérdida de tejido en las zonas del cerebro responsables de regular el movimiento y la coordinación. Un impacto irremediable que en menor medida también se extendería a los centros del cerebro relacionados con la capacidad de lenguaje y razonamiento. bacteriana en algunas muestras del colutorio que puede comportar riesgos para la salud, especialmente en pacientes crónicos ABC MADRID. La Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps) dependiente del Ministerio de Sanidad y Consumo, ha ordenado la prohibición de comercialización y utilización, así como la retirada del mercado, de todas las presentaciones y lotes del enjuague bucal Oral Kin Free tras detectar algunas muestras con contaminación bacteriana. La Agencia del Medicamento ya ordenó el pasado 22 de julio la prohibición y retirada del mercado de los envases de 15 ml. y una semana después se amplió la medida a todas las presentaciones del producto, fabricado y distribuido por Laboratorios Kin, suspendiendo provisionalmente la autorización de todas las actividades de fabricación de la empresa. Ahora, la Agencia ha confirmado las medidas de prohibición de comercialización y retirada del producto, aunque ha resuelto dejar sin efecto el procedimiento de suspensión de la actividad de fabricación de la empresa, autorizando, por tanto, el inicio de las actividades de fabricación de otros productos. La retirada del mercado de Oral Kin Free se adoptó al detectarse contaminación por el microorganismo patógeno Burkholderia Cepacea en algunas muestras del formato de 15 ml. asociada a infecciones nosocomiales en pacientes hospitalarios, con el consiguiente riesgo para la salud. La infección puede pasar inadvertida sin producir ningún síntoma a causar serios problemas respiratorios. Puede ser especialmente grave en personas con fibrosis quística. Una enfermera atiende a un infectado por el VIH en un hospital de Tailandia REUTERS ¿La punta de un terrible iceberg? La gran duda planteada por estas investigaciones es si los daños cerebrales detectados en seropositivos- -condición compartida por cuarenta millones de personas en todo el mundo- -van a ir a más o se estabilizarán en algún momento. Es decir, si sus secuelas se van a limitar únicamente a menores problemas de memoria o reflejos un poco lentos o si, al final, pueden degenerar hasta la prematura demencia. En estos momentos se dispone de un rastro limitado para realizar predicciones científicas ya que los tratamientos de antirretrovirales y cócteles farmacéuticos para controlar el virus VIH se vienen utilizando solamente desde 1996. Daños selectivos A juicio del doctor Paul Thompson, profesor de neurología de la Universidad de California y responsable de esta investigación, el gran reto actual de los contagiados con VIH es la falta de protección para su cerebro. En su documentada opinión, aquellas personas que son capaces de vivir con el VIH durante más de diez años presentan daños progresivos en el cerebro, mucho antes de que los síntomas se manifiesten de manera obvia Unos daños que serían sorprendentemente selectivos. Para sus observaciones, el equipo del doctor Thompson ha comparado los cerebros de 26 pacientes infectados con 14 personas no contagiadas por VIH. El deterioro medido con ayuda de análisis tridimensionales, registrado en todos los casos de contagiados con independencia del uso de antirretrovirales, presagia reflejos ralentizados, pérdida ligera de vocabulario o incluso un mermada capacidad de juicio. Dificultades que estadísticamente pueden afectar a un 40 por ciento de seropositivos. Para explicar este destructivo impacto del VIH en el cerebro se recuerda que los cócteles farmacéuticos utilizados para mantener este virus bajo control no penetran en el cerebro de igual manera que en otros órganos. Las conducciones y vasos sanguíneos del cerebro son menos permeables y además presentan una capa adicional de protección para prevenir dañinas filtraciones de sangre en las células cerebrales. Irónicamente esta protección biológica convierte al cerebro en una especie de santuario para el VIH.