Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional PRESENTACIÓN DE LA INFANTA DOÑA LEONOR MARTES 8 11 2005 ABC Por si no fuera suficiente con observar la preciosa cara de la Infanta Doña Leonor, la Princesa de Asturias hizo ver a los presentes lo guapa que es su hija en la primera aparición pública de ambas tras el nacimiento Es mona, ¿eh? ROSA BELMONTE MADRID. Fabiola es una señora de Carabanchel que no se pierde una si tiene que ver con la Familia Real. Acontecimiento del que me entero, acontecimiento que voy a ver decía (y en ello incluye la Fiesta de la Banderita) Y acontecimiento era la esperada salida de la Clínica Ruber de los Príncipes de Asturias con la Infanta Doña Leonor. Su debut ante las cámaras. También vine a ver a la Infanta Elena. Y salí en el programa de Terelu sigue Fabiola, que estaba en primera fila detrás de unas vallas esperando a ver en persona la foto de familia. El gentío que esperaba bajo el sol se entretenía con cualquier cosa. Pasó un joven corriendo y le aplaudieron como si fuera un escapado de la San Silvestre vallecana. Y no podía faltar el guitarrista cantor que ha estado toda la semana entonando inenarrables coplas: Ay Leonor, ay Leonor, tu presencia es el triunfo del amor... Y de pronto, con el sonido de la guitarra y con canción tan poco flamenca, un señor gitano que por la edad podía ser el abuelo de Farruquito va y se arranca a bailar un zapateado. Y es que la clínica estaba sitiada por periodistas, por curiosos, por miembros de seguridad de Zarzuela y por gitanos que habían ido a la Ruber a visitar a un familiar. Se calculó que había alrededor de 300 periodistas cubriendo la presentacón pública de Doña Leonor. A ojo. Pues a ojo, los ciudadanos de la mencionada y tradicional minoría étnica debían de ser como cien. También coincidió en la clínica el político andaluz Alejandro Rojas Marcos acompañando a unos amigos árabes Con el fondo del olivo Antes de que aparecieran los Príncipes, los responsables de prensa de Zarzuela explicaban cómo sería el acto. Aclararon dónde se detendrían Sus Altezas para la foto, haciendo ellos mismos de dobles de luces. Y los fotógrafos, a quienes no gustaba demasiado el sitio de la marca, gritaban Hala, ¿tan lejos? o Con el fondo del olivo, con el olivo Y otros: Con la palmera Mientras, los balcones de la clínica se iban llenando de gente, como de pájaros se llenaban los cables eléctricos de Bodega Bay. Se llenaban de pacientes en bata, de familiares y de personal médico. Hasta un cirujano con gorro se asomó por una ventana. Y de flores se llenaba una repisa en la entrada del centro hospitalario. De rosas amarillas y rojas, de una bandera de la Comunidad Valenciana, de una muñeca vestida de fallera y de una cinta que rezaba De tu madre patria ¿Valencia? A las doce y diez de la mañana los protagonistas hacían acto de presencia. Primero las fotos y luego, más cerca, la charla con los periodistas. Hablaba Doña Letizia y, a veces, el Príncipe. Mientras, un gato blanco pasaba por un par- Don Felipe acaricia la cabeza de su primogénita en su primera aparición pública ERNESTO AGUDO