Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MARTES 8 11 2005 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. ESCÁNDALO DE LOS SINIESTROS LABORALES H OY se cumplen exactamente diez años desde que se aprobó la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Pero los profundos cambios que ha registrado el mercado de trabajo, en especial la temporalidad, las subcontrataciones, el empleo de mano de obra inmigrante no cualificada, la impericia, inconsciencia o insensatez de algunos trabajadores, la insuficiencia de recursos de la LUIS IGNACIO Inspección de PARADA Trabajo, Industria, Autonomías y Ayuntamientos, la tolerancia de los profesionales de la seguridad, la dejadez de los sindicatos y las argucias empresariales para reducir costes hacen que la siniestralidad apenas haya descendido. En 1999 hubo 1.572 muertos en accidente de trabajo; en 2003 sólo habían bajado a 1.487. Entre enero y agosto de 2005 han perdido la vida en accidentes laborales 684 personas. España sigue en el furgón de cola de la UE en cuanto a siniestralidad. Tenemos cerca de un millón de accidentes laborales al año: el 20,4 por ciento de los 4,7 millones que se producen en Europa, según Eurostat. Aquí ocurren 76 accidentes por cada 1.000 trabajadores en activo, mientras que en la UE sólo se registran 41. Hace justamente tres meses, el fiscal general del Estado advirtió de que el incumplimiento de las medidas de seguridad laboral no va a ser rentable en lo sucesivo, ya que no se podrá solventar mediante una indemnización y la Justicia responderá con energía. No será por falta de legislación. A la Ley de Prevención de Riesgos Laborales de 1995 hay que unir los 15 Reglamentos vigentes; las 74 medidas del Plan Nacional de Siniestralidad; el Plan de Choque en las 30.000 empresas que copan la mitad de los accidentes; la plasmación de la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales; la creación de una Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo. Aun así, mueren cinco trabajadores por cada jornada laboral en los 2.700 accidentes de trabajo que se registran cada veinticuatro horas. Alguno tan siniestro como el de ayer en la autovía de Granada. Monopolios y enseñanza En estas últimas décadas hemos presenciado cómo se han ido eliminando los monopolios a favor de la libre competencia, basada en la iniciativa privada, y consecuencia de estas acciones ha sido el crecimiento de la economía, la concienciación de los ciudadanos de que ellos son un elemento fundamental en la sociedad. Por otro lado, es de aplaudir el esfuerzo que se hace para potenciar esas iniciativas, concediendo subvenciones y ayudas a la pymes. Sin embargo, sorprende ante esta actitud la postura del Gobierno en materia de enseñanza. Cuando los monopolios ya no están de moda, quieren crear uno nuevo, el monopolio de la enseñanza, y ser su gerente. Parece que no se han enterado que son los padres los responsables de la enseñanza de sus hijos. Dejen, como han hecho en economía, que los padres actúen, en primer lugar por que tienen ese derecho y esa obligación, que no se puede suplantar. El papá Estado no es admisible en nuestra Sociedad. Y no sólo eso, sino que, como se hace con las pymes, incentiven las iniciativas de los padres que, preocupados por la educación de sus hijos, van realizando. El resultado será evidentemente positivo. No soy especialista en educación, pero los resultados de los escolares de hoy en día dejan mucho que desear, aunque agradezco que el plan de estudios que me tocó no fuera éste, ni el que está en debate. Hagan la prueba. Inmaculada Belmonte Sevilla Arde París La adopción de una política inmigratoria sin el menor planeamiento y análisis trae consigo tristes consecuencias, como los sucesos de Francia. La llegada de inmigrantes y la consustancial creación de guetos no crean más que el caldo de cultivo idóneo para que se produzca una consustancial falta de integración. La desigualdad de la que son partícipes nuestras sociedades es el germen responsable de la misma. La falta de empleo y el estatus ya semioficial de marginalidad en que se encuentran los franceses de origen subsahariano y magrebí producen desconsuelo y falta de esperanza, conduciendo a toda esta juventud francesa a formar una masa fustrada y desesperada, sin nada que perder, ya que carece del menor sueño o consuelo. La inmigración debe ser un proceso controlado, asegurando la existencia de puestos de trabajo con los que nuestros nuevos ciudadanos puedan sustentarse, evitando la creación de guetos donde la asimilación e integración se queden en el limbo de palabras políticamente moralizantes como lo son la Libertad, Igualdad y Fraternidad. ¿Dónde hemos perdido nuestro sentido común? El Estado de Derecho no debe premiar comportamientos violentos, ni actos de salvajismo más propios de los hunos que de seres civilizados. Pero bajo el prisma de este pensamiento no tenemos que olvidar la raíz de los problemas y el equívoco político que se cometió en el pasado. Actuemos. Restablezcamos el orden sin el menor titubeo, ya que así lo requiere el Estado de Derecho, y restablezcamos por ende el Estado de bienestar. Así, y no de otra forma, terminaremos de una vez por todas con el lastre que supone una falta de previsión política. Jorge Ipiña Pando. Bilbao bre las distancias de Zaragoza y, por supuesto, Barcelona. Mi sorpresa fue que en el viaje de vuelta, al salir de Barcelona, no hubo a lo largo de todo el viaje (al menos en las carreteras catalanas) ni una sola mención de kilometraje sobre Madrid, ni tampoco que esa carretera llevaba a Madrid. ¿Realmente no son ellos los que nos boicotean, privándonos de información? ¿Es que ocurre algo por poner en un cartel de carretera en Cataluña, la palabra Madrid? Fernando Hueso. Madrid Vuelven los viejos fantasmas Manuel Mantero publicaba en ABC La hoja de Parra en el que se leía, entre otras cosas que un montón de aficionados a historiadores se han propuesto abrir antiguas heridas en nombre de la justicia histórica Para la inmensa mayoría de los españoles, la Guerra Civil es pura historia. Los que hacen esto pretenden mantener abierta la llaga por el pretexto de recuperar la memoria histórica, tratando de sepultar en el olvido a las víctimas contrarias sacrificadas por la indignación popular. Los políticos creen hacer política resucitando los viejos fantasmas. Ya lo decía César Alonso de los Ríos en su artículo Del resentimiento trágico Sé por la Historia que se produjeron fusilamientos y venganza tanto por los llamados de izquierda, que fueron los que comenzaron las depuraciones por muchos pueblos, como los que llevaron a cabo la represión franquista. Creo que todo es anacrónico. ¿Qué hay detrás de todo esto? ¿Qué se pretende con revivir la Guerra Civil? Me gustaría, como hijo de la posguerra ver en el programa Línea 900 de La 2, un reportaje sobre El por qué de lo ocurrido en mi pueblo (La Granja de Torrehermosa) desde el 18 de julio de 1936 hasta el 26 de septiembre de 1936 Espero a esta altura de mi vida, cuando la muerte me sorprenda, que la reminiscencia histórica haya desaparecido entre los españoles y aprendan bien de la Historia de España. A. Ramírez Díaz La Granja de Torrehermosa (Badajoz) mera repetición de sus tesis lleguen a calar mínimamente. Juan Carlos Antón. Madrid Distancias kilométricas En las últimas semanas se está hablando del boicot a una serie de productos cuyas empresas son catalanas o bien tienen ubicada su razón social en la Comunidad Autónoma de Cataluña. Para empezar, yo no estoy de acuerdo En soledad Se especula mucho sobre la soledad del PP en las votaciones de las Cortes, pero es una visión bastante superficial: la realidad es una patética distancia entre la postura del PP y la sociedad española y la vaciedad argumental del Ejecutivo, incapaz de explicar unos proyectos que le van imponiendo sus socios, sin capacidad para reaccionar ni alternativa que ofrecer. La llamada soledad escenifica la necesidad del PSOE de alquilar otra docena de portavoces para que por la con dicho boicot, pero mi pregunta es tan sencilla como ¿quién realiza el boicot a quién? Digo esto porque el pasado fin de semana estuve con mi mujer y mi hijo en Barcelona. Nos trasladamos en automóvil. Antes de nada, decir que el trato por parte de todo el mundo fue excepcional. Al viajar en coche me di cuenta de un hecho insignificante, pero muy llamativo: nada más salir de Madrid, se encuentran varios carteles (dentro de la Comunidad de Madrid) en la carretera so-