Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 7 11 2005 Deportes MOTOCICLISMO GRAN PREMIO DE LA COMUNIDAD VALENCIANA 95 Honda cambia el motor de Gibernau y remata su annus horribilis HRC adujo que perdía aceite y exigió colocar uno nuevo, que se rompió en tres vueltas T. G. -M. CHESTE. Es su annus horribilis Es imposible que un piloto sufra este gafe. Sete Gibernau se asemeja al recordado correcaminos, mig, mig de la Warner, al que todo le salía mal. El piloto español acumulaba seis desgracias a lo largo del año y en Cheste vivió la séptima. Hasta ayer sumaba cinco caídas y aquella sequía incomprensible de gasolina que le dejó sin el triunfo en Brno. Pero faltaba el no va más. En la última carrera le sucedió lo único que no le había ocurrido. Había protagonizado el mejor registro en los entrenamientos del viernes, del sábado y en el warm up del domingo y dos horas antes de la prueba le dieron este sobresalto: HRC (Honda) dice que hay que cambiar el motor. Tenemos una pérdida de aceite y HRC dice que, por seguridad, no podemos correr con este El que le había otorgado la pole El español se quedó con la boca abierta. No pienso mal de HRC. No creo que se haya hecho con intención. Todos los chicos se han puesto a trabajar para colocar un nuevo motor, han hecho una labor excelente y cuando ha dado la vuelta de calentamiento he notado que la moto vibraba mucho... Se lo he dicho a Juan (Martínez, su jefe mecánico) y me ha contestado no me jorobes, pero no te preocupes... En carrera, todo ha sido peor. Cada vuelta vibraba más y al final ya se ha visto lo que ha pasado Sete vio como el motor decía basta. Comenzó a emitir humo blanco. La fumata negra de Gibernau. El español se clavó de rodillas en el césped, con su moto parada junto al asfalto. Se mesó el casco porque no se podía tirar de los pelos. Tres horas más tarde, quería contener su enojo, ese que le ha acompañado, como una carabina, durante toda Una temporada para olvidar Jerez: Rossi le mete el hombro en la última curva y corre por la grava, pero consigue ser segundo. Portugal: Caída bajo la lluvia cuando rodaba escapado. Italia: Se cae porque arriesga al máximo. Sólo me valía ganar admite. Gran Bretaña: Era líder y se va al suelo. Alemania: Pierde la carrera ante Rossi por abrirse en la última curva. R. Checa: Se queda sin gasolina cuando era líder. Japón: caída cuando era tercero. Malasia: Caída en la segunda vuelta. Valencia: Rotura de un motor nuevo. la campaña: Esta carrera es el resumen más verídico de la temporada. He rodado perfectamente todo el fin de semana, he vuelto a ser el mejor y el más rápido en los entrenamientos y al final el resultado es cero Dani Pedrosa, por delante de Jorge Lorenzo EFE PERFIL THOMAS LUTHI Campeón del mundo de 125 c. c Melandri repite, Rossi remonta El español es la antítesis de Melandri. Su compañero de equipo conquistó su segunda victoria consecutiva en MotoGP, tomó su testigo como subcampeón del mundo y confirmó su credencial como el enemigo de Rossi en el próximo campeonato, a la espera de la adaptación de Pedrosa. Valentino llevó a cabo una excelente remontada, desde la decimoquinta plaza, que le ascendió hasta el podio, resultado que le impidió igualar la plusmarca de doce éxitos en un año, obra de Doohan en 1997. Sí protagonizó otros dos hitos. Impuso un nuevo récord de puntos, 371, y repitió el de podios dieciséis. Su espectáculo del ciao quemando goma, tenía argumento. Con una moto inferior ha ganado el título individual y el de marcas. Es el título más pobre del siglo. Desde que Alzamora ganó en 1999 sin adjudicarse una carrera, nadie había celebrado un título con un balance más discreto. Cuatro victorias han sido suficientes El menos malo TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN CHESTE. Cuatro triunfos, tres segundos puestos, un tercer cajón y el cetro universal. Thomas Luthi (Oberdiessbach, Suiza, 6- 9- 86) ya puede estar contento. Ha consumado la corona más mediocre desde que Ángel Nieto impuso el talento en las cilindradas pequeñas. Comparar este éxito con la brillantez de los conquistados por Nieto, Tormo, Gresini o Pedrosa se antoja insultante Un dato revela la actual falta de calidad en 125: van cincuenta y cinco carreras sin que nadie repita un triunfo. Ha vencido sencillamente el menos malo. Un joven que se ha convertido en un nuevo héroe de la Confederación Helvética porque sí ha tenido el mérito de superar solito, con su Honda, a la triple A de KTM- -Kallio, Talmacsi y Simón- -y modernizar, por ende, la rancia historia del motociclismo de su país, que no se adjudicaba un éxito internacional desde que Stefan Dorflinger arrolló en el cuatrienio 82- 85 con dos títulos de 50 y otros dos de 80 centímetros cúbicos. Luigi Taveri, en 1966, estrenó el palmarés suizo, en 125. El año pasado, vigésimo quinto Debutante en el año 2002, Luthi nunca había ganado una carrera hasta la presente campaña. Su mejor posición era un segundo podio en Montmeló 2003, curso que acabó en la decimoquinta posición absoluta. En 2004, incluso, bajó su rendimiento. Fue vigésimo quinto. Este año, por fin, despertó. Pecados de juventud. Es un piloto irregular, capaz de luchar por el triunfo o de codearse por la novena plaza. Su problema es que no sabe poner la moto a punto. Caliente, temerario, rompe con el tópico del suizo impasible. Puede escaparse en una carrera o rodar por los suelos, dominado por la presión. Con diecinueve años es campeón del mundo, pero debe evolucionar técnicamente y adquirir constancia para que este hito tenga continuidad. De momento, ha repuesto a Suiza en el mapa del motociclismo. Sete firma por Ducati y deja la Honda de Sito Pons en manos de Checa Gibernau tardó en tomar una decisión, enfadado por su último descalabro técnico. Meditó su futuro durante tres horas y, a las siete de la tarde, hubo otro tipo de fumata en un día de humos: Sete será piloto de Ducati en el año 2006. Toma el puesto que deja Carlos Checa, quien probablemente firmará en las próximas horas por el equipo Honda Pons, escudería de la que se marchó en diciembre de 1998. Era la decisión de Gibernau la que mantenía en vilo el porvenir de ambos profesionales. Si Sete hubiera elegido la Honda de Sito, la colocación de Checa en el Mundial tenía varios caminos. Ahora falta por saber quien montará la otra Honda de Pons, pues la fábrica japonesa no desea continuar con Biaggi. La llegada de Gibernau a Ducati, cuya moto probará el miércoles, propiciará un bonito duelo con Capirossi. El italiano dejará de ser el líder de la marca. Ambos deberán ganárselo en pista.