Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 Economía LUNES 7 11 2005 ABC JOSÉ MARÍA FIDALGO Secretario General de Comisiones Obreras No vamos a aceptar las medidas de la CEOE, porque desaparecerían las relaciones colectivas MADRID. El líder sindical explica que CC. OO. nunca se ha levantado de una mesa de negociación por muy mal que hayan ido las cosas. Reconoce que no le gustan las huelgas generales y que el país no está para muchos líos -Una vez conocidas las propuestas del Gobierno y de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) ¿cree que se puede negociar algo? -Siempre hemos tenido voluntad de negociar. Evidentemente, la diferencia entre las propuestas de los sindicatos y de las de Gobierno y patronal augura que conseguir un acuerdo será dificultoso, pero CC. OO. nunca se ha levantado de una mesa de negociación. -Después de lo del pasado jueves, ¿es optimista sobre la posibilidad de lograr un acuerdo? -Hay que seguir trabajando porque estoy convencido de que nuestro mercado laboral tiene un problema y está identificado por todos, que es la precariedad y temporalidad excesiva. Confiamos en que nuestros interlocutores sean tan leales como nosotros con los objetivos que nos hemos fijado. Por tanto, no es ser optimista sino creer en lo que firmamos en La Moncloa. -Sin embargo, la CEOE no parece estar de acuerdo con las medidas de los sindicatos- -Sería lamentable que habiendo identificado el objetivo de reducir la temporalidad y habiéndolo suscrito no hubiera acuerdo. En ese caso habría que preguntar por qué se suscribe lo que no se cree. ¿Esperaba que las propuestas del Gobierno y de los empresarios tuvieran tantas coincidencias? -El documento del Gobierno está muy escorado hacia lo que dicen los empresarios. Anticipa dos ideas que no reducen la temporalidad: descausaliza la contratación temporal y descausaliza y desprotege la extinción de los contratos indefinidos. El documento de la patronal es mucho más compacto y remata esa perspectiva. Nos vamos a oponer a cualquier desregulación de lo que son esos pilares básicos de la contratación porque, si se rompen, desaparecen las relaciones laborales colectivas. Si alguien nos demuestra lo contrario, igual nos enseña algo. ¿Aceptaría alguna de las propuestas de la CEOE, tal y como están planteadas en su documento? -No, igual que ellos no aceptan ninguna de las nuestras. El documento que les entregamos pide muy pocas cosas y no prohíbe las contratas y subcontratas, ni el contrato de obra y servicio. Plantea tres o cuatro cuestiones muy sencillas: limitar el encadenamiento abusivo de los contratos temporales, Tras un año y medio de proceso, José María Fidalgo no da la negociación por muerta, aunque considera que no es bueno prolongarla por mucho tiempo porque dará mala imagen TEXTO: MAITE VÁZQUEZ DEL RÍO FOTOGRAFÍA: ERNESTO AGUDO Fidalgo, en un momento de la entrevista, en su despacho de CC. OO. Seguridad del trabajador- ¿Qué medidas de la CEOE afectan a la seguridad del trabajador? -Algunas disuelven la seguridad, como quitar tutelas judiciales y administrativas en las causas del despido. Aumentarían la precariedad e inseguridad de los trabajadores y restarían poder a la contratación colectiva y a las relaciones laborales... Si se llegaran a aplicar, la protección colectiva desaparecería y se pondría patas arriba el Derecho del Trabajo. No lo vamos a aceptar porque nuestra función es defender el estado social. Queremos un país gobernado y que la sociedad civil asuma sus responsabilidades. ¿Y qué vida le da a la negociación? -Se ha dicho que lo que queda de año es un plazo razonable para introducir algunas de las medidas en los Presupuestos. Pero también porque una negociación que lleva tanto tiempo sin un acuerdo, prolongarla de manera indefinida igual es dar una mala imagen. El Gobierno es el que tiene que decir cuándo ha acabado este proceso. transparentar la cadena de contratas y subcontratas, extendiendo la responsabilidad subsidiaria a toda la cadena, y en el contrato de obra pedimos que deje de ser el contrato comodín o multiuso. Si esas propuestas las descalifican porque son invasivas o rígidas, alguien nos tiene que explicar qué es la rigidez y qué es la flexibilidad. -Usted es partidario de que el Gobierno legisle si no hay acuerdo. ¿Teme lo que pueda hacer? -Un Gobierno tiene entre sus funciones la iniciativa legislativa. Mal Gobierno sería el que renuncia a gobernar, aunque no nos gusta una legislación laboral que no haya sido concertada con empresarios y sindicatos, porque no cubre los objetivos que se pretendía y además genera conflictividad y se convierte en efímera. No me gustan las huelgas generales... pero CC. OO. no avisa, cuando anuncia una movilización, la cumple ¿Podría aceptar usted que se extendiera a todos los trabajadores el contrato de fomento del empleo? -No, porque no es el ordinario. El de fomento ha funcionado bien porque sirvió para convertir temporales en indefinidos con muchísimos incentivos a las empresas. Estamos en disposición de reforzar la calidad del contrato de fomento indefinido con incentivos económicos, con ampliación de los colectivos... Eso reduciría la temporalidad, igual que limitar el encadenamiento de contratos temporales. ¿Y que se elimine el contrato ordinario indefinido? -Que me demuestren que tiene que ver con la temporalidad. Muchos empresarios sólo harían contratos de fomento del empleo si se les incentiva. Tenemos un aparato productivo que consume mucho, tiene muchos beneficios, pero produce muy poco en cohesión y en competitividad. ¿Y el contrato que proponen para sustituir al de obra y servicio? -Ese contrato no nos gusta, porque inicia el camino de la descausalización de la contratación temporal. -Entonces, ¿se puede dar por muerta la negociación? -No está muerta, porque no damos por cerrado nada hasta que no termine la negociación. Y no sabemos cuándo va a terminar. -Por tanto, de seguir adelante las medidas de desprotección y desregulación serían motivo de una huelga general... -Nunca lo he dicho ni lo voy a decir. A mí no me gustan las huelgas generales. Lo dije en vísperas de la última, la que originó el decretazo No valoro una propuesta legislativa hasta que no la lea. Hay que ser valientes al hacer propuestas y leyes. CC. OO. no hace baladronadas. Nunca ha anunciado movilizaciones que luego no hemos hecho. Nunca hemos alardeado de nuestro poder de convocatoria. Es muy triste tener que convocar una movilización. No confundimos la fortaleza con la fanfarronería, y no confundimos el coraje con el calentamiento de la boca. Este país no está para abrir un lío o un conflicto social. Bastantes líos tenemos. Pero no es una advertencia, es un consejo. ¿Cree que va a afectar esta negociación al acuerdo de convenios del próximo año? -Me gustaría que no afectase, porque ha sido bueno para los trabajadores y para la economía. No debe ocurrir nada que nos haga perder la inteligencia. Espero que el Gobierno no la pierda, porque podemos entrar en un terreno muy resbaladizo, y en ese terreno la gente suele caerse.