Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura LUNES 7 11 2005 ABC JAZZ Festival de Jazz de Madrid Intérpretes: Chick Corea (piano y teclado eléctrico) Carles Benavent (bajo) Jorge Pardo (saxos y flauta) Rubem Dantas (percusión) Tom Brechtlein (batería) Tomasito y Auxi Fernández (palmas y baile) Lugar: Centro Cultural de la Villa. Fecha: 5- XI. UNA FIESTA CON POCAS NOVEDADES PABLO MARTÍNEZ PITA hick Corea se ha convertido no sólo en un visitante habitual de la hispana geografía, sino que además es, desde hace muchos años, un rendido admirador de nuestras esencias culturales o, por lo menos, de las que tienen que ver con las raíces andaluzas. Quizás fue éste uno de los motivos que le hicieron merecedor, el pasado jueves, del Premio de Honor de la tercera Bienal SGAE de Jazz, en momoria de Tete Montoliú, que se entregó durante su pasada actuación en el Palau de la Música Catalana. Un reconocimiento más para uno de los mayores genios del jazz contemporáneo. Con su actual proyecto, Chick Corea Touchstone, anda el pianista nortemericano empeñado en hacer revivir el trabajo del mismo nombre que editó en 1982. Para aquél contó, entre otros músicos, con Paco de Lucía. El actual equipo lo ha formado con artistas sobrdamente versados en las labores de fusión flamenca, como son Carles Benavent, Jorge Pardo y Rubem Dantas, a los que se suma el baterista Tom Brechtlein. Con ellos se ha embarcado en una gira que dura desde el pasado año y con la que ha recorrido Europa y Estados Unidos, y que ahora atraviesa varias ciudades españolas. Ya tienen disco editado y su título es bastante significativo: Rhumba flamenca El autor de La fiesta es uno de los pocos nombres capaces de trascender el mundo del jazz y resultar familiar para cualquier ciudadano medianamente informado. Por eso, su presencia en un cartel garantiza el aviso de entradas agotadas y, en cierta medida, el aplauso entusiasta de la parroquia, que se deja arrastrar por los aires festeros que emanan del escenario. El sábado volvió a ocurrir r lo mismo. Sin embargo, todo comenzó más comedido, con buenos diálogos entre Chick Corea y la flauta de Jorge Pardo. Mientras, Benavent hacía gala de su peculiar forma de tocar su instrumento, casi como si fuera una guitarra española, y el brasileño Rubem Dantas C ofrecía todo un despliegue de artefactos con los que llevar el ritmo. Los acentos ibéricos iban entrando primero con timidez, sobre todo de la mano de Jorge Pardo. Luego se hicieron más evidentes, y su culminación coincidió con la entrada de la bailaora Auxi Fernández, y, posteriormente, el heterodoxo Tomasito, con sus curiosos pasos espasmódicos. El resultado fue el esperado: entusiasmo del público y caída del interés musical del asunto. Es el terreno de obviedades, y no hay novedad en la fusión propuesta por este proyecto. Por ejemplo, recordaba demasiado al que este verano presentó Chano Domínguez, New flamenco sound Los compases de El Concierto de Aranjuez con los que comienza el tema Spain anunciaban el final del largo concierto (el propio protagonista anunció que tenía ganas de agradar a los presentes durante largo rato) y todo terminó con los bailaores haciendo zapateados con una bossa nova (bien interpretada, todo hay que decirlo) Pero la imagen era la de un disparate destinado a turistas. Chick Corea volvió a ser tacaño. Sólo nos dejó pequeños atisbos de su verdadera genialidad. La fiesta que hoy propone vence, pero no convence. Chick Corea ABC TEATRO Vida de artista Autor, director y escenógrafo: Jérôme Savary. Dirección musical: Gérard Daquerre. Vestuario: Michel Dussarrat. Iluminación: Pascal Noël. Intérpretes: Jérôme Savary y Nina Savary. Lugar: Teatro Español. Festival de Otoño. Madrid. BRINDIS A LA VIDA JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN érôme Savary ha emprendido un largo adiós, un me voy pero sigo en la brecha agarrándome al cabo de la despedida. A los sesenta y tres años y antes de hacer mutis por el foro, esta inquieta criatura mitológica de la escena decide mirar hacia atrás y contárselo a su hija Nina, y de paso, al público. Convertido en buhonero de sus recuerdos, Savary despliega su Vida de artista sobre el escenario, un guiñol repleto de entrañables trucos de barracón de feria: un pueblo nevado que emerge de un baúl, petardos y confetis, disfraces y canciones, el conejo en la chistera, el número de la joven demediada, la trompeta que araña las esquirlas de un blues... Un formidable espectáculo lleno de sensaciones precio- J Jérôme Savary SIGEFREDO sas y efímeras las que quiere recuperar el artista memorioso. El legendario creador del Gran Magic Circus, el iconoclasta, el mágico prodigioso, el virtuoso de la necesidad, el provocador que defiende el humor como arma cargada de futuro repasa trechos de su pasado en un saludable ejercicio de autoironía con magistrales mañas de encantador. Un itinerario que arranca en Buenos Aires y tiene París y Nueva York como estaciones más significativas. Un recorrido vital que lo es también por parte de la cultura popular contemporánea, pues como estrellas invitadas del relato aparecen Billie Holliday, Los Beatles, Thelonius Monk, Lenny Bruce, Fernando Arrabal, Copi, David Bowie, Alejandro Jodorowsky... Se asoma Savary a la bohemia neoyorquina, denuncia el compromiso chirle de mayo del 68, habla de sus amigos y de sus mujeres, celebra la vida alzando una copa de cerveza y apura en un trago los años que separan al jovencito delgado que descubrió el teatro casi por casualidad de ese hombre maduro que bromea sobre su panza y cede en algún momento a la nostalgia. Un quintento de músicos acompaña al memorialista en su viaje a través del tiempo. Y sobre todo le acompaña en la travesía su hija Nina, deliciosa criatura de bonita figura, pómulos altos, nariz fina, y boca de trazo francés, dibujada para el mohín y la sonrisa, y poseedora además de una garganta en la que vibran los sutiles misterios de la melodía. Nina Savary se va transformando en la vecina que alborotó las adolescentes hormonas de Jérôme, en Billie Holliday, en una bailarina clásica, en ayudante de mago... y canta y baila, y ejerce de lazarillo escénico de su padre cuando éste se extravía en las volutas de su relato, un relato que es un magnífico canto al teatro y, al tiempo, o lo que es igual, un canto a la vida.