Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 7 11 2005 Sociedad 49 Medio Ambiente Nadando en químicos Los retardantes de llama bromados son sustancias persistentes y bioacumulativas que se comportan como disruptores hormonales, es decir, que pueden alterar el sistema estrogénico y tiroideo. Los PCB también son persistentes y bioacumulativos y tienen un alto rango de efectos tóxicos entre los que se encuentran daños en el hígado y afecciones al sistema reproductivo. Los PCB se prohibieron en Europa en 1977, pero precisamente su capacidad de persistencia y bioacumulación hace que siga en el medio ambiente. La anguila es una especie que se utiliza como bioindicador de la calidad del agua por su alto contenido en grasas y porque su ciclo vital es largo. Se trata de una especie que está en franco declive en Europa. Productos prohibidos hace más de dos décadas siguen apareciendo en las poblaciones piscícolas de las aguas europeas Instalaciones de la central nuclear de Ascó (Tarragona) en la ribera del Ebro ABC El análisis de veinte ríos y lagos europeos revela la contaminación por sustancias químicas peligrosas Greenpeace señala que los países de la UE no han sabido controlar los riesgos se analizaron dos poblaciones de anguilas en el delta del Ebro y en la desembocadura del Miño, donde presentaban uno de los niveles más altos de Europa A. A. L. MADRID. Hace unas semanas un estudio del Fondo Mundial para la Naturaleza advertía de la presencia en la sangre de los europeos de hasta 73 productos químicos tóxicos. Ahora, otra organización ecologista, Greenpeace, ha realizado un estudio sobre veinte lagos y ríos de diez países europeos para buscar retardantes de llama bromados- -sustancias que se utilizan en textiles, plásticos y aparatos electrónicos- -y PCBs, unos tóxicos que dejaron de utilizarse en los años 70 pero que, por su capacidad de persistencia, aún siguen en el medio ambiente. Para analizar el estado de los ecosistemas acuáticos europeos se utilizó a la anguila europea, una especie que por su alto contenido en grasas y un ciclo vital largo se convierte en un buen bioindicador de la calidad del agua. Los resultados del estudio Nadando en químicos demuestran la presencia generalizada de algunos retardantes de llama bromados en esta especie y que los PCBs siguen siendo un problema significativo de contaminación b En España en muchas masas de agua. Las anguilas, cuyas muestras de tejido muscular fueron objeto del análisis, fueron pescadas durante el verano de 2005 en Alemania, Bélgica, Francia, Holanda, Irlanda, Italia, Polonia, Reino Unido, República Checa y España. Todos los grupos de muestras analizados contenían residuos detectables de al menos un compuesto de retardante de llama bro- mado y todos contenían PCBs, lo que indica la amplia dispersión de estos químicos en las aguas europeas. Las anguilas españolas se recogieron en el río Miño, cerca de La Guardia (Pontevedra) y en el delta del Ebro, a trescientos kilómetros de su desembocadura. La anguila gallega destacaba por su alto contenido en HBCD, un retardante de llama bromado. De he- cho los niveles que presentaban fueron los terceros más altos de Europa. Y aunque el contenido en PCB de ambas poblaciones no era de los más altos, superaban los niveles detectados en otros estudios de estas características realizado en 2003 en el río Turia. Greenpeace presenta el informe dos semanas antes de que el Parlamento Europeo y los gobiernos de los Estados miembros decidan sobre la propuesta legal para regular el uso de estas sustancias químicas. Para Sara del Río, responsable la campaña de Tóxicos de Greenpeace, la industria química presiona constantemente para escapar a la regulación. Ahora, Europa tiene que decidir si apoyar los intereses de la industria química o proteger a la naturaleza, a las personas y las futuras generaciones del riesgo que supone liberar estas sustancias Disminución de la especie ACTUALIDAD NATURAL MÓNICA FERNÁNDEZ- ACEYTUNO HALCÓN DE LEONOR H ace seiscientos años vivió una hermosísima reina sarda que miraba volar los hal- cones. No era el vuelo del halcón neblí lo que Leonor de Arborea miraba, sino el volar de un halcón marino al atardecer, sobre el mar, por los acantilados de Cerdeña. Era tan codiciada esta ave de presa para el arte de la cetrería que se asaltaban sus colonias de cría en las rocas y se llevaban los niegos, cogidos en el nido, y los araniegos, ejemplares que ya cazan, por lo que, preocupada Eleonora porque pudiera acabar este mercado con sus amados halcones marinos, dictó leyes para proteger su anidación junto a otras leyes como la Carta de Logu, vigente en Cerdeña durante cuatro siglos. Dedicado a esta heroína denominó científicamente Gené en 1839 Falco eleonorae, Halcón de Leonor, al halcón marino, también conocido como Halcón de la Reina. En España hay mariposas que también llevan nombre de reina, como la Graellsia isabelae, pero esto fue más bien un regalo de Graells hacia Isabel II, que encargó un collar con la forma de la mariposa para lucirlo en las fiestas. Que nuestra Leonor llegue a dar nombre a un ave, astro, árbol, mariposa o flor, por defenderlos. La sobrepesca, la pérdida de hábitats y, posiblemente, el cambio climático, aseguran desde la organización, son factores que provocan que hoy en día el número de anguilas jóvenes que vuelven a aguas europeas sea el 1 de las que lo hacían hace 50 años. Por eso, la contaminación con toxinas persistentes puede ser un factor relevante en la disminución de la especie que recorre miles de kilómetros desde el Atlántico norte hasta Europa. En sus conclusiones, el informe señala que las autoridades europeas no han sabido controlar adecuadamente los riesgos que presentan estas sustancias químicas, incluido el HBCD que sigue siendo utilizado de forma comercial en toda Europa Además, los altos niveles encontrados de PCBs, pese ha prohibirse hace más de veinte años, ilustran las consecuencias a largo plazo de reconocer un problema demasiado tarde o, al menos, de actuar demasiado tarde