Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 7 11 2005 Madrid 39 La basura recogida en Lavapiés cada día pasa de 221 a 740 kilos b El Ayuntamiento madrileño reti- Madrid CIUDAD ABIERTA SVITLANA BANYK Contable y comercial ucraniana MADRID AL DÍA DEFICITARIO LUIS PRADOS DE LA PLAZA ra los residuos del comercio al por mayor hasta seis veces cada jornada, de 30 depósitos al aire libre repartidos por todo el barrio S. M. MADRID. La recogida de embalajes en Lavapiés se ha incrementado espectacularmente, hasta un 270 por ciento, desde que el pasado mes de abril comenzó a aplicarse un programa de retirada intensiva de estos residuos, procedentes del comercio mayorista. Cada día, sólo en el turno de mañana, los embalajes que se sacan de las calles han pasado de 85 a 310 kilos, y por la tarde, de 136 a 430 kilos. El nuevo servicio de limpieza, puesto en marcha por el Gobierno municipal, retira los embalajes de lunes a sábado, tres veces por la mañana y otras tres por la tarde, de 30 puntos de recogida de residuos distribuidos por todo Lavapiés. Esta medida se enmarca dentro del Plan de Acción de Lavapiés, coordinado por el área municipal de Economía que dirige Miguel Ángel Villanueva. La basura se recoge siguiendo dos itinerarios, entre los que se reparten los 30 puntos de depósito. Ya soy casi más española que ucraniana TEXTO Y FOTO: M. DÍAZ D Folletos en chino Para la recogida de embalaje producido por el comercio de la zona, se ha realizado una campaña informativa a todos los comerciantes mayoristas, sobre la localización de los puntos de depósito, los horarios establecidos para la retirada, y la forma adecuada de presentación de los embalajes. La información se repartió en castellano y chino, dado que la mayor parte de estos comercios mayoristas asentados en Lavapiés son regentados por chinos. Pero además de recoger la basura seis veces al día, también ha tenido que acometer el Ayuntamiento otras medidas especiales en la zona, convertida en la práctica en un polígono industrial encubierto. Así, se ha incrementado el baldeo de las calles en el turno de noche, una limpieza que se acomete cuatro veces por semana. Regular la carga y descarga La zona soportará, desde la próxima primavera, restricciones al tráfico privado. El área de Movilidad ha presentado a las asociaciones de comerciantes de la zona un estudio sobre carga y descarga. En él sugieren medidas como un incremento del 8 por ciento de las plazas para carga y descarga, permitir esta operación entre 8 y 11 de la mañana, un tiempo máximo para ello de 30 minutos por operación, y un control eficaz frente a la ocupación indebida de las plazas. MADRID. La ucraniana Svitlana Banyk (Vinogrado, 1978) Silvia para sus amigos españoles, llegó a Madrid en 2000 con la intención de pasar un año y volver a su país, pero al final decidió quedarse y ya sabe que quiere vivir aquí definitivamente. ¿Por qué decidió emigrar? -Vine con la intención de aprender el idioma mientras trabajaba y ganaba dinero para luego estudiar Marketing en Ucrania, pero al final decidí quedarme. ¿A qué se dedica? -Estudié contabilidad, pero en España nunca he podido dedicarme a ello. He trabajado en hostelería, como interna, de comercial... Al principio fui bastante explotada, no tenía papeles y trabajaba en varios sitios a la vez, mucho tiempo y poco dinero, pero luego me regularicé. ¿Mejoraron los empleos? -Eso pensaba yo que pasaría, pero sin documentación me contrataban más, supongo que porque así evitaban pagar impuestos. ¿Qué es lo que más le llamó la atención de España al llegar? -Sobre todo la fiesta y las tapas, aunque para disfrutarlo hay que trabajar duro, es todo bastante caro. ¿Le costó mucho aprender el idioma? -Bueno, lo aprendí sola, estudiando al llegar a casa y practicán- Svitlana, en un parque de Carabanchel dolo con los compañeros del trabajo. Es que es muy necesario. ¿Ha adoptado alguna de nuestras costumbres? -Casi todas. La comida, por ejemplo, me gusta más, es más fácil de preparar. ¡Ya soy casi más de España que de Ucrania! ¿Encuentra muchas diferencias entre ambos países? -Muchas, empezando por el clima. La gente es muy diferente, aquí son más majos, aunque hay muchos españoles machistas. ¿Y racistas? -En general no: Madrid acoge muy bien, y pienso que algunos inmigrantes deberían integrarse más. ¿Qué opina su familia de su aventura española? -Ahora están más de acuerdo que cuando decidí venir, porque Ucrania ha ido a peor. En Madrid notas que vives Lo peor de vivir en Madrid son todas las obras que hay y la atención médica: mi novio tuvo que esperar dos años para operarse y al final le detectaron un tumor. Lo mejor creo que es el jaleo, el ambiente que hay en una ciudad tan grande, notas que vives, aunque también me gusta mucho la playa: viví también en Canarias, y la vida aquí va mucho más rápido Muy personal ¿Cómo definiría a los españoles? En cada lugar son distintos: los valencianos son muy cerrados; los asturianos, maravillosos... los madrileños creo que cada vez son más agresivos, sobre todo los mayores, debe ser por el estrés de tantas obras e espaldas al don de la oportunidad, el equipo de gobierno municipal anda improvisando sobre la marcha y escucha poco. Cuando algo no funciona demasiado bien, en lugar de rectificar disimula con alguna decisión todavía menos aconsejable. Así se explica que para acallar el revuelo de los trece mil y pico árboles talados de la forma menos prudente que se recuerda (con la reyerta del verano en el paseo de la Virgen del Puerto, tan lamentable como innecesaria) organice una presentación que bajo el pomposo nombre de Programa de Ajardinamiento y Reforestación Madrid Calle 30, promete árboles en centenares de miles: la leche en bicicleta para el efecto invernadero que acabará eliminando gases por un tubo con perdón por los abusos de imágenes. Adelantar acontecimientos es fórmula política que saca de apuros y no siempre es de obligado cumplimiento... Recuerden aquello del pabellón olímpico, de absoluta necesidad para justificar un monumental atropello de especulación del suelo en zona deportiva, que poco después convino en declararse no adecuado al itinerario olímpico. Es decir, el único proyecto estaba en las torres más altas del mundo, ¡adelante con la megalomanía! Total, en lugar de pabellón, una torre más cayó del cielo para el reparto de beneficios. Y a otra cosa, mariposa. Por cierto, acera y dos carriles en Padre Damián se ocupan con grúas y almacén de obras particulares: ¿completamente legal, todo? Es muy común en política declarar una cosa mientras se hace lo contrario. Con la Ley de Capitalidad existen viejos y nuevos ejemplos clamorosos de tales costumbres, y no me tacharán de exagerado si tiro de hemeroteca. Los políticos cuentan su versión, no la realidad. Pero, a lo sumo, sólo consiguen engañarse entre ellos mismos. Ejercen su libertad de expresión, aunque ya se nota que es una libertad interesada. Madrid está como está: salga a la calle y mire, sin dejarse impresionar por la catarata de promesas, proyectos, ideas, medidas drásticas y propagandas a todo voltaje. Muchas son las bondades urbanas que pueden venir, pero la doble fila está casi como antes, igual que el barullo de la carga y descarga, la improvisación de obras y sus alrededores, conflictos por falta de coordinación, más multas para la hora de la recaudación... Y todavía se atreven a declarar que el servicio es deficitario. Esto no es un negocio, oiga, son obligaciones elementales que se deben y se tienen que cumplir con menos derroches de deudas y autobombos.