Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 7 11 2005 Internacional 25 Un policía francés muestra un casquillo recogido ayer en Griny, en la región REUTERS del sur en la capital de Essonne, donde varios agentes resultaron heridos por disparos tras de dinamismo, firmeza y generosidad La gran prioridad es el restablecimiento del orden: mano dura policial y judicial. A partir de ahí, Villepin se ha entrevistado con asociaciones de vecinos, jerarquías religiosas musulmanas, asociaciones de jóvenes, intentando escuchar y hacer suyas algunas ideas básicas que pudieran desactivar el engranaje trágico de la violencia, que no ha dejado de crecer, cada noche, desde hace ya once días. En los guetos urbanos de la región parisina, la población vive atemorizada. Y se dan muchos casos de colaboración espontánea de muchos vecinos, dispuestos a ayudar físicamente a la Policía y los bomberos. En algunos barrios de mayoría musulmana, las asociaciones religiosas han hecho públicos comunicados pidiendo el fin de las violencias. Por su parte, los sindicatos de policías denuncian una situación evidentemente explosiva, de difícil control, imprevisible, cuando comienzan a ser frecuentes los incendios de coches en algunos barrios de París, relativamente céntricos. Por su parte, Sarkozy y Villepin trabajan desesperadamente para intentar poner fin a una crisis cuyos incendios también están haciendo estragos políticos. El 74 por ciento de los franceses consideran a Chirac incapaz de solucionar la crisis. Villepin comienza a sufrir la erosión inexorable del poder. Y Sarkozy se encuentra en el ojo del huracán: una prolongación catastrófica del conflicto pudiera tener un costo político devastador. Mientras tanto, desde el resto de Europa se sigue la crisis con atónica expectación. Washington, Moscú, Londres, Roma y Berlín, han aconsejado prudencia a los turistas. alegría tras incendiar varios coches. Uno de ellos grita a los bomberos que se aproximan: ¡Hijos de ¡Nos vamos a vuestras madres! Entre los blogs suburbanos, que quizá sean el indicador más directo y sensible de la crisis, los comentarios entre autores y visitantes dejan aflorar enfrentamientos muy crudos. Son mayoritarios los comentaristas partidarios de la violencia. Pero también hay muchos comentarios de signo muy diferente de otros adolescentes aterrorizados, lanzando llamamientos al fin de la violencia, avanzando argumentos de este tipo: Sois una banda de Al final, los que pagaremos el pato somos los que trabajamos y tenemos que soportar vuestras canalladas... Si estuvieseis politizados, si fueseis a votar, podrías servir para algo; pero sois una canalla, como dice Sarkozy, que estáis provocando un desastre en los barrios más pobres... En la inmensa mayoría de los blogs suburbanos, la apología del sexo más crudo y la indiferencia a las consecuencias de la violencia y los incendios alterna con la publicidad pagada por las empresas que ofrecen plantillas y plataformas gratuitas para crear y escribir blogs. La publicidad, en esos casos, está consagrada a glosar la virtud de algunos grupos de rap, algunos club de musculatura, las más pintorescas mar- Chirac y Villepin, en la rueda de prensa ofrecida ayer en el Palacio del Elíseo cas de zapatillas, camisas y peluquería étnica. Otros blogs son utilizados como instrumentos de agitación: se publican las fotos de los dos adolescentes muertos y se publican incontables recuer- AFP dos de amigos y desconocidos que los consideran mártires de una guerra civil suburbana. En el blog de un famoso grupo de rap, la introducción musical está ilustrada con un clip en el que se ven escaparates tiroteados.