Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 7 11 2005 23 El presidente Chirac anuncia que la prioridad ante la ola de violencia urbana es restaurar el orden Denuncias de irregularidades en las elecciones generales celebradas ayer en Azerbaiyán Hartos de la represión reinante en el Sahara Occidental, algunos jóvenes lanzan gritos a favor del Polisario ante agentes marroquíes, que los apalean y detienen Martirio a la saharaui TEXTO Y FOTO: LUIS DE VEGA ENVIADO ESPECIAL EL AIÚN. Cae la noche del sábado en El Aiún. Cientos de personas caminan arriba y abajo por la avenida de Esmara. Como cada día los saharauis intentan un día más protestar contra la ocupación de su territorio por los marroquíes. Pero el fortísimo despliegue policial impide la más mínima expresión de desacuerdo. Una decena de periodistas se dirigen hasta allí avisados ante la posibilidad de que haya disturbios. Un joven se acerca y les dice: Ayudadme. Grabadme. Me van a detener ¿Cómo? Me van a detener. Me van a detener... Da su nombre y las señas de su domicilio familiar en señal de despedida antes de lanzarse a su particular martirio La tensión en la avenida crece por instantes. Se trata de Hassan Laassari, estudiante de la Universidad marroquí de Fez que pasa en casa las vacaciones del mes de Ramadán. Pide un cigarrillo con absoluta calma, aunque sabe que en pocos segundos le va a caer encima una somanta de palos. Avanza un par de pasos y grita. ¡Viva el Frente Polisario. Fuera Marruecos! repite varias veces levantando ambas manos con el gesto de la victoria mientras un policía trata de quitarlo del medio. El joven no sólo insiste en sus gritos sino que se arrodilla y agacha la cabeza mientras alza aún más las manos. Una nube de agentes antidisturbios se echa sobre él y lo rodean. Una vez en el suelo todos buscaban su hueco para poder propinarle cuantos más golpes mejor. Duele sólo verlo. Se lo llevan a rastras hasta una furgoneta de las Fuerzas de Seguridad entre porrazos y patadas. Brahim Tubari, otro saharaui que acompaña a Hassan, corre la misma suerte. Sois unos provocadores Policías de paisano y de los Grupos Urbanos de Seguridad (GUS) rodean, zarandean y amenazan a los informadores para que no tomen imágenes. Tapan los objetivos de las cámaras y les tiran del brazo antes de ponerles la porra en la cara como señal de última advertencia. Sois unos provocadores dice uno de los de paisano que participó en la detención de este corresponsal y otros tres compañeros hace dos días en otro barrio. Terroristas, terroristas añade malencara- Agentes antidisturbios detienen y golpean al estudiante Hassan Laassari do en español el joven GUS que lidera la represión. Los cientos de personas que caminan por la avenida empiezan entonces a correr y gritar mientras algunos comienzan a tirar piedras como puños. La violencia se desata en el interior de los callejones de la ciudad. Es el barrio de Matala, de mayoría saharaui y donde se concentran parte de las protestas desde que el pasado mes de mayo estallara la denominada Intifada saharaui Imposible ver qué está pasando allí. Pero llegan llamadas a través del teléfono móvil. Más carreras, más palizas y más detenciones. En la avenida otro joven sobrado de atrevimiento pronuncia la temida clave ante los reporteros mientras camina por la acera. Polisario Los agentes lo ven. El chaval se juega el tipo intentando huir entre el tráfico. Esquiva dos coches de puro milagro. Le siguen tres GUS para darle su merecido Detrás los antidisturbios de verde. Lo cazan. Más golpes. Hassan Laassari estuvo hasta las tres de la mañana del domingo en la Policía Judicial. Llegó allí sin conocimiento, según relata por la tarde a ABC en su casa, donde se recupera de la paliza. Tiene un brazo en cabestrillo y vendas en el pecho y una pierna. También golpes en el rostro. Cuando me desperté me abofetearon, me insultaron y lanzaron acusaciones contra mí explica rodeado de su familia. Tengo miedo Ayudadme. Grabadme. Me van a detener Da su nombre y las señas de su domicilio familiar antes de lanzarse