Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 7 11 2005 Nacional 13 Los nacionalistas vascos quieren que el debate catalán acabe cuanto antes. En Euskadi todo está pendiente de ETA. Los mineros llaman al presidente José Luis. Con naturalidad, asume el PP su manida soledad y con naturalidad el PSOE elige relación cualificada con los nacionalismos. Cataluña, el País Vasco y León POR CHARO ZARZALEJOS MADRID. Hoy la cita es en el Senado. La España plural, que ya existe, que ya es, se encontrará en la Cámara Alta para averiguar cómo quiere seguir siendo. En principio, el presidente del Gobierno va a ofrecer más competencias con los límites de la cohesión social y unidad de mercado e incluso se pretende abordar la que parece imposible reforma de la Cámara. Pero con toda probabilidad lo candente se va a imponer y una vez más Cataluña ocupará lugar preferente, con la obligada reiteración de argumentos. Se va a escuchar a todos menos al lendakari, que olvidando a ese cincuenta por ciento de ciudadanos que sí quiere estar en el Senado ha optado por no acudir. El nacionalismo vasco está a la espera de su debate en el Congreso. Les garantizo que se va a producir ha dicho Juan José Ibarretxe. El problema es que no se sabe ni cómo ni cuándo porque en Euskadi todo está pendiente de ETA. A nosotros lo que de verdad nos conviene es que el debate catalán acabe cuanto antes decía en el Congreso Josu Jon Imaz persuadido de que en cuanto puedan nos hacen la pinza A medio o largo plazo mira al PP. No he sido yo quien pactó con el PP. Lo hizo Arzalluz, pero siempre he defendido que hay que tender puentes a los populares y, ojo, que la vida es muy larga El pasado miércoles en el Congreso se lo llegó a decir a un dirigente popular. Ibarretxe y Patxi López, en un pleno del Parlamento vasco No a espaldas del PP Nada menos que por escrito ha dicho algo similar el socialista Txiqui Benegas, hoy fuera de cualquier circuito de influencia sobre el PSOE y desde luego sobre Moncloa. Si de algo sabe Benegas es de política y es de los que cree y escribe que un Estatuto no es un listado de competencias. Es un proyecto de convivencia y ese proyecto no se puede hacer de espaldas al PP En la Ejecutiva vasca ha entrado Javier Rojo y de los críticos nada se sabe. De referentes como Maite Pagazaurtundua, Rosa Díez y el mismo Nicolás Redondo nunca más se supo. Ni deben tener ganas... ni la actual dirección vasca ha hecho nada por atraerles. Lo del País Vasco va para largo y será bien distinto a lo de Cataluña. Esto ya lo tiene el Gobierno encauzado. A lo largo de las próximas semanas se van a producir muchas conversaciones e innumerables intercambios de papeles. Trato casi preferente va a tener CiU que, en definitiva, es el único que anda por libre. En la oposición en Madrid y en Barcelona no tiene mucho que perder. Se puede permitir lujos que para los demás, en aras del pacto, sonarían mal. Dejar a CiU a su aire supone un riesgo electoral para ERC y ¿por qué no? para el PSC. Los preparativos están dirigidos a encontrar el acuerdo entre los proponentes y el PSOE. Descartan los protagonistas la menor rendija para el PP, pese a que el Ejecutivo reitera una voluntad de diálogo que María Teresa Fernández de la Vega situó en el debate parlamentario y no en ningún otro sitio. Pero es en ese otro sitio en donde se va a llegar al acuerdo. El Partido Popular asume de antemano su traída y llevada soledad. Lo hace con la misma naturalidad con la que el PSOE asume su cualificada JOSU TXABARRI amistad con los nacionalistas. Cada cual está en donde quiere estar y si alguien tiene alguna tentación, ahí está el secretario de Organización del PSC pidiendo a CiU que firme ante notario que no pactara en los ayuntamientos con el PP. Que José Blanco censure a los populares entra en el sueldo, pero una palabrita, aunque sea en tono susurrante, a algún compañero daría más credibilidad a algunos llamamientos y a algunas críticas. El daño de las huelgas En la Ejecutiva del PSE ha entrado Javier Rojo. De referentes como Pagazaurtundúa, Redondo o Díez nunca más se supo Dejar a CiU a su aire supone un riesgo electoral para ERC y para el PSC. Se puede permitir lujos Los ecos de Cataluña tardarán en diluirse, pero en los últimos días llegan los ecos de Rodiezmo y como si de una cascada de citas previas se tratara, se paralizan puertos y se llega a acuerdos y se cortan carreteras incomunicando pueblos y ciudades para calentar el ambiente de la cita de hoy en el Ministerio de Industria... y vendrán más y habrá acuerdo. En el camino queda la banalización del desorden y la vulneración de derechos ajenos. Propios, y lo que es más grave, algunos extraños pueden empezar a pensar que el daño gratuito forma parte del paisaje natural de la reinvindicación. Los mineros al presidente del Gobierno le llaman José Luís.