Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 Deportes VELA VOLVO OCEAN RACE DOMINGO 6 11 2005 ABC El Ericsson de Altadill, se impuso en el primer round con claridad El barco español Galicia del equipo MoviStar, no estuvo a la altura y fue cuarto PEDRO SARDINA SANGENJO (PONTEVEDRA) No era muy difícil prever que Javier de la Gándara, mejor patrón oceánico español, iba a sacar a navegar al Galicia 93 Pescanova con su tripulación de lujo, para apoyar la salida de la Volvo Ocean Race. El mítico barco, con una bandera de España de unos tres metros y otra de Galicia del mismo tamaño en el mástil, acudió ayer a apoyar la regata en la que hace once años ocupó la tercera plaza, la mejor de todos los tiempos de un barco español. El día no acompañó en esta histórica salida de Sangenjo. Desde las doce del mediodía, cuando los barcos salieron del Real Club Náutico, que estaba abarrotado de personas, el poco viento que soplaba en la Ría de Pontevedra se mostró muy rolón hasta las tres de la tarde, en que el Comité de Regatas pudo ordenar la partida a duras penas. Sin historia La regata no tuvo casi historia. El Ericsson de Guillermo Altadill, fue el que mejor salió y el que se impuso con mucha diferencia sobre el segundo, el Brasil de Roberto Bermúdez. El barco sueco lo tuvo muy claro y se colocó en primera posición con la ambición de dejar por su popa cuantas más millas, mejor, como se regatea en la Vuelta al Mundo. Mientras, el barco español, Gali- cia del equipo MoviStar, que incomprensiblemente salió muy mal, fue tercero durante toda la regata, pero en el último tramo fue adelantado por el Piratas del Caribe de Paul Cayard, en el que ayer navegó la Infanta Cristina. El barco español se equivocó eligiendo la vela y en vez de montar un genakker izó un código cero. Esta primera toma de contacto de los barcos de Vuelta al Mundo ha dejado una cosa muy clara. El más rápido es el Ericsson al menos con vientos flojos; el Brasil el Piratas del Caribe y el Galicia son más o menos de las mismas características y los dos holandeses del ABN Amro son muy lentos, aunque los expertos indican que con vientos duros serán otra cosa. La actuación del Galicia del equipo MoviStar, no estuvo a la altura de las circunstancias. Nadie duda de la calidad del capitán, Bouwe Bekking, en regatas transoceánicas, pero en mangas de barlovento- sotavento se ha podido comprobar que no está a la altura, ni saliendo ni aguantando los embates de los rivales. Pedro Campos, que ayer cogió la caña del Galicia en algunos rumbos, dijo días atrás que esta regata hay que tomarla como una fiesta y no enseñar mucho nuestras armas al enemigo Una cosa es no enseñar las armas y otra muy distinta es quedar cuarto de seis barcos participantes y con los dos El Rey contempla las maniobras de Pedro Campos a bordo del Galicia holandeses por detrás. Quizá hubiera sido el momento de dejar la caña a Íker Martínez, nuestro campeón olímpico. El regatista vasco no estaba ni en la alineación inicial. Todo un desperdicio para el barco español. De todas formas es muy pronto para sacar alguna conclusión del barco español y en realidad hay que verlo surcando los océanos, que es para lo que están construido estos barcos. El próximo sábado se dará la salida, desde la Ría de Vigo, a la primera etapa larga de esta Volvo Ocean Race, que terminará en Ciudad del Cabo aproximadamente por Navidad. AP La Ría fue una fiesta y un... caos organizativo El caos reinó durante las tres horas de espera que provocó la ausencia de viento en la Ría de Pontevedra. Lo que era una fiesta, con más de un millar de barcos en el agua, se llegó a convertir en un desatino que finalmente resolvió la Guardia Civil colocando a cada uno en su sitio. Las más de mil embarcaciones de espectadores, incluyendo los grandes barcos vips que son los que en realidad molestan, se situaron dentro del campo de regatas, lo que dificultó las maniobras de acercamiento de los barcos participantes a la línea de salida. Todos querían ver de cerca a los Fórmula 1 de la vela mundial y éstos tenían muchas dificultades para esquivar los obstáculos. Los dos barcos más perjudicados fueron el Galicia en el que iba el Rey, y el Piratas del Caribe con la infanta Cristina a bordo. Peor no se puede organizar una salida de Vuelta al Mundo. En una regata de esta categoría es impensable ver en las balizas a embarcaciones como piraguas o motos de agua. El sábado, en Vigo, la cosa se complicará más porque habrá muchos más barcos de espectadores, el portaaviones Príncipe de Asturias y varias embarcaciones de gran eslora. Además, la organización quiere hacer un recorrido barlovento- sotavento antes de que la flota ponga rumbo a Suráfrica. Momento de la salida de la regata costera que puso en marcha la Vuelta al Mundo AFP