Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 6 11 2005 Deportes 99 PRIMERA DIVISIÓN UNDÉCIMA JORNADA REAL SOCIEDAD OSASUNA 1 2 Real Sociedad (4- 4- 2) Riesgo; López Rekarte, Labaka, Jauregi, Garrido (De Paula, m. 80) Mikel Alonso (Barkero, m. 61) Novo, Aranburu, Xabi Prieto; Nihat y Kovacevic. Osasuna (4- 4- 2) Ricardo; Javier Flaño, Cuéllar, Miguel Flaño, Corrales; Valdo, Puñal, Raúl García, Delporte (Moha, m. 80) Webó (Moreno, m. 73) y Milosevic (Josetxo, m. 82) Árbitro Velasco Carballo. Amarilla a Webó, Jauregi, Milosevic, Corrales y Valdo. Goles 0- 1, m. 33: Raúl García. 1- 1, m. 44: Xabi Prieto, de penalti. 1- 2, m. 68: Cuéllar. El líder, primer equipo que logra ganar en Anoeta ÓSCAR PARRONDO SAN SEBASTIÁN. El Osasuna no es líder por casualidad a tenor de lo presenciado ayer en Anoeta, donde los navarros dieron una lección de juego para conseguir ser el primer equipo que se lleva los tres puntos del feudo de la Real. El equipo de Javier Aguirre maniató a un conjunto local que no mostró la calidad de otras tardes. Webó dio un primer aviso del peligro de su equipo en una combinación con Corrales que remató al primer toque ligeramente desviado. Instantes después, en pleno dominio navarro, el propio Webó se plantó solo ante Riesgo, pero se cerró en exceso. Kovacevic y Nihat se esforzaban por llegar a la portería de Ricardo, pero la defensa rival era un valladar y no les daba opción salvo en disparo lejano. El primer gol llegó en una jugada que nació de la botas del omnipresente Corrales, quien centró desde la banda buscando la testa de Milosevic, pero encontró al joven Raúl García quien, de cabeza, batía a un Riesgo algo estático. El tanto hizo despertar a la Real, que tuvo entonces sus mejores momentos ofensivos y, tras dos avisos de Nihat y Kovacevic, terminó encontrando un gol gracias al regalo de Valdo, que cometió un inocente e inesperado penalti al tocar el balón con la mano. Xabi Prieto batió a Ricardo. Kameni intenta despejar el balón en una salida frente a Urzaiz y su compañero Lopo EFE Corominas acude al rescate de Lotina en el sprint final El Athletic controló al Español, que volvió a fallar en las dos áreas, pero no supo sentenciar CÉSAR TORRENS BARCELONA. Javier Clemente dijo la víspera que Montjuic es un buen campo para iniciar la pelea aunque admitió que no haría ascos al empate. Ahora debe hacerlo porque tuvo el triunfo en la mano, pero Corominas lo evitó en el sprint final y dio un respiro a su técnico, Lotina, al que la grada acabó animando pese al empate. Tras el clásico tanteo de inicio, el Athletic jugó con soltura y verticalidad aunque el Español empezó con fuerza, buena actitud y afán hasta que encajó el gol. Porque, además, éste llegó en otro error defensivo. Prieto remató de cabeza una falta muy cerca de Kameni y los defensas estaban muy lejos. El Español tomó el control y el dominio del juego, aunque en una contra pudo decidir el Athletic, también en fallo de la zaga, pero Urzaiz cruzó mucho el remate a medio metro del palo de una puerta vacía. El Español reaccionó, porfió más, pero, como siempre, sin acierto. Tamudo y Luis García tuvieron cuatro opciones de gol, dos con remates desviados y dos atajadas por Aranzubia, a quien la grada amonestó por pérdida de tiempo y el árbitro, también. El gol serenó el juego de los vascos y tensó el de los catalanes, que ya incurrieron en precipitaciones. De la Peña abusó del pase largo, arriesgó mucho; Riera perdió multitud de balones; ESPAÑOL ATHLETIC 1 1 Juanfran se empeñó en los uno contra uno en zonas muy alejadas del área, no se movió bien el balón y el equipo no tuvo recursos para igualar. Todo quedó en el intento. Las dos mejores oportunidades las tuvieron Lopo e Ito. Fue un partido de trabajo, de desgaste, que podía decidir un detalle, el que tuvo el Athletic que, bien posicionado y moviendo mucho el balón, contuvo la presión cada vez más nerviosa del adversario, jugó con comodidad e impuso un beneficioso ritmo lento. El reloj favorecía a los de San Mamés, aunque los rojiblancos no pensaban en ayudas y mantuvieron sus posiciones avanzadas, sólo con repliegues forzados por la presión españolista, pero Español (4- 4- 2) Kameni; Jarque, Lopo, Pochettino (Fredson, m. 76) David García; Juanfran (Jonathan, m. 83) Ito, De la Peña, Riera (Coro, m. 53) Luis García y Tamudo. Athletic (4- 2- 3- 1) Aranzubia; Expósito, Murillo, Prieto, Casas; Orbaiz, Gurpegi; Iraola, Javi González (Tiko, m. 65) Yeste (Etxeberria, m. 75) y Urzaiz (Lacruz, m. 85) Árbitro Medina Cantalejo. Amarilla a Orbaiz, Juanfran y Lopo. Goles 0- 1, m. 20: Luis Prieto. 1- 1, m. 88: Coro. con rápidas salidas del área para buscar el segundo gol, que tuvo otra vez Urzaiz a su alcance en un fallo de Kameni, un despeje de puños hacia atrás que casi rozó la madera. El Español acabó dominando más pero sin orden, precipitándose en la zona de definición porque enlazó tantas oportunidades como errores en el remate. Solo podía evitar la derrota en una acción de fortuna. Y la tuvo. Varios toques de cabeza, balón loco y Corominas que lo mandó a la red. Cuéllar sentencia La grada apoyó a su técnico y Clemente estuvo cómodo por el marcador La afición acogió a Lotina con bastantes pancartas de apoyo y de aliento. Lotina quédate y Lotina estamos contigo fueron las más repetidas. El Athletic vino con la amenaza del clásico a nuevo entrenador victoria segura y tanto el ratificado como el debutante se midieron en un partido de urgencias, de triunfo obligado. En el gol vasco Lotina reaccionó con gestos de contrariedad, agachó la cabeza y se sentó- -aunque los jugadores animaron a sus compañeros- y Clemente se mantuvo en pie, con las manos en los bolsillos mientras en el banquillo se expresó el lógico júbilo. Lotina siempre estuvo más nervioso, vivió el partido con mayor intensidad. A tres minutos del final recibió el empate levantando los brazos y Clemente, con ligera expresión de contrariedad. Es veterano. La segunda mitad fue vibrante, con los dos equipos al ataque y ocasiones en ambas porterías. El conjunto de Pamplona se llevó la mejor parte, de forma justa además, y tras un serio aviso de Milosevic, quien por dos ocasiones fusiló a Riesgo sin lograr batirle, llegó el tanto de Cuéllar de cabeza en una garrafal defensa de la jugada de falta que había botado Corrales. Los donostiarras bajaron entonces los brazos y el Osasuna no tuvo ya mayores problemas para hacerse con los tres puntos, trece años después de conseguirlo por última vez en el desaparecido Atocha.