Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Los domingos DOMINGO 6 11 2005 ABC INSEGURIDAD CIUDADANA Inmigración Rebelión en el gueto de París La ola de disturbios en los barrios marginales de París cuestiona no sólo la política de integración francesa sino también el papel de los líderes de la pujante comunidad musulmana POR FRANCISCO DE ANDRÉS ENVIADO ESPECIAL a barrera entre el cielo y el infierno no es infranqueable. En París, basta una estación de metro, la que separa a Chateau Rouge de Barbés Rochechouart, para pasar de la pasarela de brillantina al zoco, de Occidente a Oriente. En barrios como Barbés se elabora el caldo de cultivo de la protesta contra el sistema, que esta semana estalló en la periferia de la capital. El reparto de comunidades étnicas en París está, como en la mayor parte de las grandes capitales occidentales, bien definido. Chinos, vietnamitas, judíos, árabes y negros subsaharianos se concentran al norte y al sur de la capital francesa. Pero sólo los barrios magrebíes conocen una expansión demográfica imparable. Y sólo nombres como Barbés, a los pies de la colina de Montmartre, hacen respingar a los parisinos europeos. Salir de la estación de metro que lleva su nombre es emerger en pleno zoco africano, con el decorado de las fachadas de un viejo barrio de París como impresas en cartón piedra. Las prevenciones y consejos imponen la sugestión de que cualquier contacto con la abigarrada muchedumbre de peatones árabes y subsaharianos, en algunos tramos del boulevard de Barbés, puede tener un final desgraciado para la cartera. Pero la vida diurna es ruidosa y de sobresaltos ordinarios. Es al caer la noche cuando la barrera cae, y el barrio se convierte en uno de los epicentros de la droga, el robo y la prostitución organizada. París à la nuit tiene dos caras, pero sólo se vende una a los millones de turistas que acuden durante todo el año a esta ciudad. L el desempleo late en cualquier conversación con un parisino europeo, aunque Jean- Marie Le Pen asuste a muchos, y a unos pocos les parezca un personaje histriónico. Las nueve últimas noches de violencia en algunos barrios deprimidos de la periferia de París, habitados en su mayoría por musulmanes de origen magrebí, con su corolario de vandalismo y violencia en los choques con la Policía, parecen dar la razón a los agoreros. Unos, critican el estrepitoso fracaso del modelo de integración francés. Otros aplauden el grito de alerta del líder del Frente Nacional, Jean Marie Le Pen, que afirma sin matices que Francia está siendo atacada por las hordas extranjeras La brutalidad del discurso de la extrema derecha contra la población magrebí y subsahariana no aparece en el resto de la clase política francesa. Pero empaña, con más o menos intensidad, todas las propuestas sobre los dos problemas tabú enconados desde hace muchos años en Francia: la inseguridad y la falta de integración, voluntaria o impuesta, de cinco millones de franceses musulmanes. El islam oficial gira en torno a la mezquita de París; el real se encuentra en las barriadas pobres, marginadas y fascinadas por el discurso radical El islam en París tiene una cara amable, maquillada para el disparo de las cámaras fotográficas. Es el islam de la Francia oficial, pacífico, piadoso y colorista. La mezquita de París, su buque insignia, está controlada por la fuerte comunidad argelino- francesa y dirigida por Dalil Boubakeur, muy próximo al presidente Chirac. En la otra orilla se encuentra el islam de las barriadas pobres, de la marginación y la fascinación ante el discurso radical, donde esta semana ardió la revuelta. Muchos afirman que su espinazo político gira en torno a la Federación Nacional de los Musulmanes de Francia, controlada por inmigrantes marroquíes. El ocaso de las instituciones La integración oficial avanza. Pero la Francia real presenta un panorama muy diferente. Y es ahí donde incide el discurso, más o menos explícito, de los que piden un cambio neto de política. Muchos franceses musulmanes admiten por ejemplo que su cultura religiosa es una barrera para los matrimonios mixtos, porque impone a la francesa cristiana unos deberes muy pesados. ¿Cómo vamos a promover- -afirma un eslogan electoral del Frente Nacional de Le Pen- -el papel de la mujer en la sociedad francesa y al mismo tiempo proteger el islam, que relega a la mujer a un segundo plano? El mensaje Inseguridad y desempleo El sentimiento de que el aumento de la población de origen magrebí en Francia está relacionado con fenómenos como la inseguridad y Un policía observa el incendio de un almacén en la barriada de Aulnay- sous- Bois AFP