Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Los domingos DOMINGO 6 11 2005 ABC FUERZAS DE SEGURIDAD Cuarteles Así (mal) viven los guardias civiles Indecentes, cuchitriles e indignos de cerdos La realidad de muchos cuarteles de la Guardia Civil, en donde amén de gestionarse la seguridad de millones de españoles, viven familias abandonadas a su suerte, anegadas en invierno, horneadas en verano, hostigadas por la ruina y por las ratas POR VIRGINIA RÓDENAS on el honor no se come. Lo han vuelto a gritar el pasado domingo las mujeres de los guardias de Azuqueca de Henares (Guadalajara) en donde la reducción del tiempo mínimo de descanso semanal de los agentes ha pasado de 48 a 36 horas por órdenes superiores o por el artículo número uno que diría un castizo. Ellas entonces vociferaron que el honor no salva familias para las que la conciliación de vida y trabajo es un chiste, que no llena las barrigas, ni paga los recibos de la luz y el teléfono, ni viste a los hijos ni da para nada. Ni siquiera para vivir con dignidad. La prueba la ponía el telón de fondo natural, el mismo cuartel de Azuqueca, en donde habitan ocho familias ojo avizor entre las pésimas condiciones de la construcción y el acoso de los roedores que no sólo asedian a los habitantes de las viviendas: guardias allí destinados han confirmado a ABC que los calabozos de las dependencias más parecen mazmorras en donde el fuerte olor a tuberías hace insoportable la estancia, casi tanto como la amenaza de las ratas que salen por los sumideros, y que ya han mordido a un detenido Auténticos cuartos de las ratas Explica un guardia con guasa, apostillando que se lo toman así por no echarse a llorar, que el roedor no es que esté adiestrado en acogotar a la canalla que alberga las celdas, sino que actúa de manera indiscriminada Y si no, que lo diga el agente del acuartelamiento de la localidad madrileña de Getafe, que después de recuperarse de las heridas que le provocó el derrumbamiento de una techumbre de la casa cuartel- -y por las que causó baja laboral durante dos meses- el pasado 15 de mayo, sobre las diez y cuarto de la noche, sufrió en la mano derecha el mordisco de uno de estos voraces animales, mientras se encontraba en el portal del edificio. C En Condumios (Guadalajara) el edificio es pura ruina Las goteras atraviesan fachadas y anegan el cableado en Getafe Además de las cuatro dosis de vacuna antirrábica que se le han dispensado hasta la fecha, sólo ha obtenido de los mandos la callada por respuesta a sus peticiones. Porque en un escrito, al que ha tenido acceso este periódico en los servicios centrales, el guardia mordido relataba a sus superiores cómo se viene observando dentro de dicho acuartelamiento, y desde hace meses, ratas de alcantarilla, tanto por el patio como por las escaleras de acceso a las viviendas, que incluso en algún caso se han intro- Un agente de la casa- cuartel de Getafe, que sufrió en sus propias carnes los efectos de dos derrumbes, fue mordido en mayo por una rata ducido en los domicilios. Meses atrás- -les recordaba- -se le habían comunicado estos hechos verbalmente por parte de varias esposas de compañeros al sargento- -entre los vecinos hay trece familias, muchas con bebés y niños de todas las edades- Porque se han visto excrementos así como a estos animales salir del sumidero del patio central y por debajo de la puerta del patio trasero, donde hay gran cantidad de desperdicios y basura, y desde hace unos ocho años ni se desratiza ni desinsecta Una situación que a día de hoy sigue igual. O incluso peor, porque en este acuartelamiento getafense, además de las ratas y los olores nauseabundos que impiden abrir las ventanas a sus moradores, las goteras por las últimas lluvias han horadado una techumbre ruinosa calando a través de las paredes en los distintos cableados poniendo en peligro las instalaciones de seguridad. Y eso cuando ya veían la luz del otoño como un bálsamo a los rigores de un verano que les ha condenado a temperaturas de hasta 43 grados. Inviernos sin calefacción Pero ahora la preocupación ya no es el calor: una familia, compuesta por el matrimonio y dos hijos de 12 y 8 años, anuncia que tira la toalla, se largan del cuartel de Leganés, porque sería inhumano someter a los niños a otro invierno sin calefacción- -explica la mujer del guardia e hija también del Cuerpo, como tantísimas otras- El año pasado lo intentamos, pero como la potencia de la luz es baja si colocas radiadores eléctricos saltan los plomos, así que dormíamos los cuatro en la misma habitación. Como nosotros, esta situación tercermundista la padecen otras 59 familias más, todas con una media de dos o tres hijos, que ven cada día el deterioro de un edificio con más de treinta años, en los que nadie ha tocado nada Un panorama que no pinta mucho mejor para el acuartelamiento de la también madrileña Villaviciosa de Odón, formado por dos pabellones, el primero levantado en 1967, y que desde entonces jamás se ha rehabilitado, que por supuesto carece de calefacción, y en el que habitan ocho familias. De su estado general lo dice todo un informe del arquitecto municipal en el que advierte que amenaza derrumbe. Igual que el cuartel guadalajareño de Condemios de Arriba, que presta servicio a los veintiún pueblos de los alrededores, en el que habitan dos familias y del que el arquitecto Germán Herrán López ha reseñado una serie de graves deficiencias en fachadas, patio y en el interior de las viviendas consistentes básicamente en el deterioro generalizado de la fachada con penetración de humedades en el interior del edificio, roturas y atascos de la red de saneamiento con los consiguientes malos olores, rotura y deterioro del pavimento de hormigón del patio que lo hace intransitable, humedades generalizadas en el interior de las vivien-