Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Los domingos DOMINGO 6 11 2005 ABC TREINTA AÑOS DE FRACASO (Viene de la página anterior) diendo a los vecinos que se unieran. Yo estaba dispuesto a llegar a Suráfrica si hubiera hecho falta comenta. Íbamos entre treinta y cuarenta por camión. Nos dieron comida, mantas, banderas de Marruecos y hasta fotos del Rey Los planes de Hasán II El Rey entonces era Hasán II, fallecido en 1999 y padre del actual Monarca, Mohamed VI. Sus planes de hacerse con el control de la colonia española contaban con importantes apoyos a nivel internacional, como Estados Unidos o Francia, incluso dentro del propio Gobierno español. Aunque aquel 6 de noviembre de 1975 España tenía sus ojos puestos más en la cama en la que se moría Franco que en el Sahara, la Marcha Verde llevaba ya meses orquestándose. Washington había destinado un buen puñado de sus funcionarios a preparar la estrategia y el responsable del Departamento de Estado, Henry Kissinger, llegó a enviar un telegrama a Rabat en agosto. Laissa podrá andar perfectamente dentro de dos meses. Él la ayudará en todo Poco más había que añadir. La suerte estaba ya echada incluso antes de que el Tribunal Internacional de la Haya dictaminara el 16 de octubre de 1975 que el Reino de Marruecos no tenía ningún vínculo histórico de soberanía territorial con el Sahara, al que llegaron los españoles a finales del siglo XIX. Por eso, ignorando la parte fundamental del informe y apoyándose en aquella que sí hablaba de ciertos lazos jurídicos, como los que pueden existir entre cualquier vecino, Hasán II se apresuró a cantar victoria antes de que Naciones Unidas pudiera reaccionar. Convocó al país ante la radio y la televisión para anunciar la recuperación de nuestro Sahara Los trenes, que salieron desde todos los lugares del país, y los camiones, que acercarían a las masas al desierto, estaban ya listos. La Marcha Verde era un hecho al que sólo le faltaba el banderazo de salida. Miles de ciudadanos, casi en exclusiva de las clases más desfavorecidas, se alistaron para esta nueva causa nacional. Iban adoctrinados, pues en ningún momento debían emplear la violencia, ni siquiera en respuesta a los españoles. La Prensa internacional estaba avisada. La marroquí más aún. Armados con las banderas, unas cuantas cantimploras, ejemplares del Corán y retratos del Rey, en la mañana del 6 de noviembre y, tras la orden del primer ministro Ahmed Osman, los marroquíes bajaron hacia el sur y cortaron las alambradas que delimitaban territorio español. Hasán II sigue la operación desde Agadir, unos quinientos kilómetros más al norte. Había un jefe por camión, donde íbamos agrupados los habitantes de cada pueblo recuerda Hafad. Era un convoy enorme, de unos cien kilómetros, escoltado por militares Estuvieron acampados varios días en la playa, pasando frío y con poca comida, hasta que ordenaron la retirada hacia Guelmín. El Rey de Marruecos había logrado presionar e impresionar a Madrid, que accedió a entablar negociaciones para entregar la colonia, que nunca, desde que se organizó la Marcha Verde, ha visto ni de cerca el proceso de descolonización al que obliga la legislación internacional. La Marcha Roja Un saharaui con DNI español pero que por seguridad prefiere guardar su identidad, señala que aquello fue una Marcha Negra, de la misma forma que ahora vivimos una Marcha Roja en referencia a los disturbios que sacuden la ex colonia desde el mes de mayo. Rabat puso en marcha un éxodo desde el principio destinado a mezclar a su población con la autóctona. Pasados treinta años ya hay más marroquíes que saharauis en el Sahara Occidental. Las autoridades del Reino alauí han anunciado suculentos planes de desarrollo, pero eso no ha calmado las ansias independentistas de los antiguos pobladores del de (Pasa a la página 56) Desde su chabola del campamento de Wahda, Hafad, uno de los miles de saharauis que participaron en la Marcha Verde, dice hoy arrepentido que aquello fue un crimen contra su pueblo Un empleado del Hotel Al Massira (Marche Verde en arabe) coloca en la fachada una bandera de Marruecos con motivo del 30 aniversario. A la derecha, la caravana formada por centenares de militares marroquíes voluntarios alcanza Tarfaya el 29 de octubre de 1975