Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 DOMINGO 6 11 2005 ABC Madrid ESPIRAL DE VIOLENCIA Un muerto cada tres días Hasta el pasado 14 de octubre, las cifras de crímenes cometidos en la región, en comparación con años anteriores, dejaban lugar a la esperanza: se cometía un asesinato cada semana. Sin embargo, a partir de mediados del mes pasado, la tónica empeoró. Nueve homicidios en 22 días elevan a uno cada tres días los que se perpetran. De cualquier manera, 2003 seguirá recibiendo el apelativo de annus horribilis en este sentido; aquel ejercicio se cerró con un total de 92 muertes violentas, la peor cifra en bastante tiempo. El año pasado terminó con 60. Y, hasta la fecha, son 50, según datos oficiales. Tres crímenes a manos de latins y ñetas Con la de ayer son tres las muertes violentas cometidas por las dos principales bandas latinas que operan en Madrid- latin kings y ñetas -las cometidas este año. La primera se produjo el 30 de abril en la plaza de las Peñuelas (Arganzuela) cuando un joven ecuatoriano caía acuchillado por tres ñetas El pasado 15 de septiembre, otro ecuatoriano, el menor de edad Wilson Fernando Ríos, era cosido a puñaladas en plena Plaza Elíptica. Además, en noviembre del año pasado, las bandas latinas se cobraban su primera víctima mortal en la región. Un latin king con su habitual saludo Detenidos cuatro latin kings dos de ellos menores, por el asesinato de Ciudad Lineal Un grupo de 30 jóvenes persiguió y acorraló a la víctima, a quien no conocían, por un insulto b El chico fallecido, un dominicano de 18 años, apenas llevaba cinco meses viviendo en España y no pertenecía a ninguna banda; le mataron cuando volvía a su casa CARLOS HIDALGO MADRID. El salvajismo callejero, ése que se esconde detrás de apelativos tan estúpidos como latin kings o ñetas encontró en el joven dominicano Jimmy Junior Ureña de Villar, de 18 años, una nueva víctima que sumar a su listado. Son el nombre y apellidos de la tragedia que sacudió la madrugada de ayer a una zona de la capital que, pese a aglutinar a un alto índice de población latina, jamás había servido de escenario para un crimen perpetrado por miembros de bandas latinas. Pocas horas después del brutal asesinato, la investigación policial empezó a dar frutos: cuatro chavales de entre 17 y 18 años- -dos son menores- -fueron detenidos la misma madrugada en el mismo distrito de Ciudad Lineal. Fueron trasladados a dependencias policiales para calibrar su grado de implicación en el homicidio. Se sigue buscando a más sospechosos. Los hechos ocurrieron poco antes de la medianoche de ayer. Jimmy, acompañado de un grupo de cinco o seis amigas, entre las que se encontraba su novia, se dirigía a la plaza de la Ciudad Lineal para regresar a su casa, en la zona de Urgel. Habían estado pasando la tarde por el barrio. Una de sus acompañantes relató que desde el barrio de El Carmen les venía siguiendo un grupo de jóvenes. Según ha podido saber ABC, la investigación policial se decanta por que alguien del grupo de la víctima profiriera un insulto a los otros chicos, lo que desencadenó la tragedia. Les siguieron hasta el pequeño jardín de Ciudad Lineal. Allí, una de las chicas le pidió a Jimmy: Anda, quédate un rato conmigo a la espera Los agentes de la Policía Científica, tomando muestras y fotos de la escena del crimen de que cogiera el transporte que la llevara a su casa. El joven accedió. Fue entonces cuando un grupo de unos 30 jóvenes apareció y se produjo, primero, una breve pelea. La reyerta terminó con seis cuchilladas en el costado y el abdomen de Jimmy. JULIÁN DE DOMINGO Los sospechosos podrían pertenecer a un grupo de latins que se mueve por la zona de El Carmen hacer acto de presencia fueron los del distrito de Hortaleza. Luego lo hicieron también los de Ciudad Lineal y, como es normal en este tipo de sucesos, la Policía Científica, quien encontró parte de la hoja del arma homicida. En el lugar del crimen se congregó Hallan parte del arma homicida Los efectivos del Samur- Protección Civil no pudieron salvarle la vida. Después de practicarle maniobras de reanimación por el espacio de media hora, el chico falleció en el mismo lugar. Los primeros efectivos policiales en una multitud de personas, entre quienes destacaban las amigas y la novia del chico, quienes sufrieron crisis de ansiedad y tuvieron que ser atendidos por los psicólogos del Samur. ¡Dime que Jimmy está vivo, dímelo! gritaba una de ellas. Cuando el cadáver ya había sido retirado y la plaza comenzaba a cobrar la tranquilidad, apareció la madre de la víctima, Jacqueline de Villar, quien acababa de llegar a casa de su trabajo en un restaurante de Carabanchel cuando le avisaron de que su niño estaba herido. Aún no le habían dado la verdadera noticia. Agentes po-