Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 6 11 2005 Internacional 37 Azerbaiyán elige Parlamento bajo la atentada mirada de la Policía antidisturbios La oposición amenaza con una revolución naranja si el poder manipula los comicios b La agitada campaña electoral ha estado marcada por numerosas manifestaciones de protesta, que las autoridades han reprimido sin contemplaciones RAFAEL M. MAÑUECO ENVIADO ESPECIAL BAKÚ. Azerbaiyán, un país musulmán de ocho millones de habitantes, desgajado de la desaparecida URSS, rico en petróleo y de escasa tradición democrática o casi nula, celebra hoy unas elecciones legislativas que la oposición vaticina fraudulentas. La campaña electoral ha estado marcada por numerosas manifestaciones de protesta, que las autoridades reprimieron sin contemplaciones, y por una profunda purga en el seno del Gobierno, varios de cuyos ministros han sido acusados de instigar un golpe de Estado La situación parece incluir los ingredientes necesarios para que estalle otra revolución de terciopelo como las acaecidas en la vecina Georgia, Ucrania o Kirguistán. Esta vez, sin embargo, el poder no se siente amenazado. Rusia, EE. UU. y la Unión Europea. Y es que las reservas de hidrocarburos del mar Caspio son las terceras más importantes del planeta. Azerbaiyán se encuentra además en la encrucijada de Asia, Oriente Medio y Europa. Tiene poderosos vecinos como Rusia, Irán o Turquía. La proximidad de la conflictiva Chechenia es también un factor a tener en cuenta. La idea de un Azerbaiyán sumido en el caos no agrada a casi nadie. Por eso, EE. UU. y Europa, cuyas empresas extraen el petróleo azerí, han presionado a Alíev para que propicie unos co- Un saltimbanqui ayer en una calle del centro de Bakú, capital de Azerbaiyán micios más o menos homologables y deje así a la oposición sin argumentos. El presidente de Azerbaiyán ha accedido a las demandas de Occidente y ha dado instrucciones para que las elecciones sean limpias, algo que va ser AFP complicado de lograr dada la arraigada costumbre que hay en el país de falsificar el veredicto de las urnas. El propio Alíev fue elegido, hace dos años, en unos comicios tachados de fraudulentos por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) En realidad, el mandatario azerí recibió el poder directamente de su padre, en lo que constituyó el primer traspaso de poder dinástico en el seno de la CEI. La corrupción en Azerbaiyán, país en el que el 40 por ciento de la población vive por debajo del límite de la pobreza, es además una de las más persistentes y difíciles de erradicar de toda la antigua URSS. Reguero de revueltas El reguero de revueltas que, desde noviembre de 2003, empezaron a extenderse como pólvora encendida por todo el espacio ex soviético, provocando la caída de los regímenes de Shevardnadze, Kuchma y Akáyev, alarmó seriamente a los dirigentes de otras antiguas repúblicas soviéticas, también autoritarios y corruptos. Preocupó de forma especial en Moscú, que veía cómo perdía el control sobre su patio trasero, e incluso en Washington, a cuya Administración, no obstante, se la acusa de haber alentado algunas de esas revoluciones naranjas Para evitar correr la misma suerte, que los derrocados, los presidentes de países como Turkmenistán, Kazajstán, Tayikistán, Armenia o Bielorrusia han extremado las medidas de control sobre la oposición y sobre los flujos de dinero procedentes del exterior. Uzbekistán noe una excepción, pero a su máximo dirigente, Islam Karímov, se le fue la mano y causó una auténtica masacre en Andizhán, ciudad del este del país que llevaba todo el camino de convertirse en el foco de una gran revuelta. El presidente azerí, Ilham Alíev, no desea un escenario al estilo Andizhán pero tampoco está dispuesto a dejar que desde la calle le arrebaten el poder. En su empeño de evitar la desestabilización del país, Ilham, hijo del carismático ex dirigente comunista, Gueidar Alíev, cuenta con el apoyo de Un gran escándalo financiero salpica a la jerarquía política rumana SIMON TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. Un gran escándalo financiero ha sorprendido a los sectores empresariales y a las más altas instancias de la jerarquía política de Rumanía, incluyendo al primer ministro, Calin Popescu Tariceanu. En la mayor investigación financiera desatada hasta la fecha, la Fiscalía de la República está indagando las cuentas bancarias del jefe de gobierno y de otras personalidades, como son el vicepresidente del Partido Liberal y ex ministro de Exteriores Theodor Malescanu; el ex jefe de los Servicios para el Exterior, Catalin Harnagea; el presidente del gobernante Partido Conservador, Dan Voiculescu, y el magnate del petróleo Dinu Patriciu. En total unas 50 personas, incluyendo periodistas y propietarios de grupos editoriales, sospechosos de participar en transacciones ilegales en la Bolsa. Se les acusa de haber manipulado el mercado financiero con la adquisición y venta de acciones de la mayor compañía de petróleos de Rumanía, Rompetrol, propiedad de Patriciu, abusando de informaciones privilegiadas.