Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 6 11 2005 31 Bush ordena al personal de la Casa Blanca que siga cursillos de ética sobre el manejo de información secreta Nuevas revelaciones sobre el dopaje de atletas en la extinta Alemania del Este Los violentos manejan con gran eficacia los teléfonos móviles y los blogs Los nuevos recursos tecnológicos son usados como medios de agitación permanente b Manipulados o no, solitarios u organizados, los alborotadores se valen de internet y los chats públicos para propagar consignas y hacer convocatorias J. P. QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Los protagonistas de la ola de incendios y violencia que ha sembrado el miedo, la cólera, la incertidumbre y el dolor en los suburbios de París y muchas ciudades de provincias, manejan con una eficacia temible los teléfonos móviles, los blogs e internet, de los que se sirven como instrumentos de comunicación, agitación y propagación del conflicto. Nicolas Sarkozy, ministro del Interior, e Yves Bot, fiscal general del Tribunal de París, creen plausible la tesis de las acciones organizadas, sin hablar abiertamente de la posible manipulación islamista. Por el contrario, la izquierda socialista y una mayoría de sociólogos, como Laurent Mucchielli, se inclinan, más bien, por el nihilismo destructor y la cólera social Se trata de bandas que se mueven por instintos, sin funcionar como organizaciones de delincuentes, sin construcción ideológica de ningún tipo Tras haber estudiado varias decenas de casos concretos, Yves Bot sí percibe el riesgo de la agitación más o menos organizada: Sí es posible hablar de acciones organizadas. Uno o dos jóvenes aparecen en moto, embozados. Y tiran botellas ardiendo contra coches y edificios. Al mismo tiempo, a través del teléfono móvil, a través de algunos blogs anónimos, o a través de chats, en internet, se propagan las invitaciones a la acción violenta, en otros lugares AP rio inconexo de violencias? Nadie lo sabe. En Marsella, donde son famosos los guetos de inmigración norteafricana, no se han producido incidentes de ningún tipo. En París capital, donde hay guetos inquietantes, la situación está aparentemente controlada. Plan de urgencia Dominique de Villepin comenzó prometiendo un plan de urgencia que debiera darse a conocer a finales de este mes de septiembre. Pero la inmensa mayoría de los alcaldes afectados lo consideran sencillamente inútil. Jacques Chirac, presidente de la República, ha prometido que intervendrá cuando lo considere oportuno Sin embargo, nadie sabe qué pudiera prometer o solventar un presidente que tiene una cota de un 74 por ciento de opiniones negativas. Nueve días de violencias, incendios, tiros, muerte y terror suburbano se han sucedido sin que nadie conozca con claridad el origen último de la crisis ni sea sensato aventurar cuándo pudieran apagarse los incendios. Eric Raoult, diputado conservador, también se inclina por la irrupción del activismo suburbano, organizado: Durante los primeros días, pudo hablarse de una cierta espontaneidad de las violencias. Nueve días después, es evidente, que algunas bandas funcionan como agitadores que saben a dónde van. Su aspiración única es la propagación del odio Por el contrario, Claude Bartolone, diputado socialista, tiene un punto de vista diametralmente opuesto: No. Esos jóvenes no están manipulados. Ellos se sienten víctimas de la segregación. Y actúan desesperados Manipulados o no, solitarios u organizados, los agitadores se comportan con temible eficacia, utilizando con mucha pericia los nuevos recursos tecnológicos. El teléfono móvil se ha convertido en un instrumento indispensable para propagar consignas. internet, los chats públicos y los blogs son utilizados con una profesionalidad evidente, como recursos de agitación permanente: las ideas, las sugestiones, los proyectos, las consignas, se propagan en tiempo real, con una eficacia palmaria. Mientras el gobierno y la Policía intentan utilizar los métodos tradicionales de prevención y represión, los adolescentes partidarios de la agitación son grandes consumidores y manipuladores de los más modernos recursos de comunicación. La Policía puede vigilar las calles. Los adolescentes y jóvenes partidarios de propagar la violencia se mueven con mucha libertad a través del océano virtual de internet, donde pueden comunicarse de manera instantánea. Más información en Los Domingos