Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 6 11 2005 Nacional 23 La tragedia de las vallas nos ha abierto los ojos C. M. M. A. B. MADRID. Cuando llegas a España te das cuenta enseguida de que no es oro todo lo que reluce, pero... ¿cómo se lo vas a contar a los familiares y amigos que se han quedado en tu país? reflexiona Mouseea Sidibe, presidente del Alto Consejo de los Malienses en España (ACME) Hay gente que vivía razonablemente bien en Mali, que tenía su pequeño negocio y no pasaba excesivos apuros. Pero pensó que podía triplicar su patrimonio, y decidió vender, cometiendo el error de su vida. Cuando llegan aquí, muchos inmigrantes acaban durmiendo debajo de un puente y, en el mejor de los casos, trabajando el campo. Llaman a sus parientes y les venden otra realidad para no preocuparlos, y también para no reconocer su error. Volver sería trágico Sin embargo, los sucesos de las últimas semanas han terminado por abrir los ojos a unos y a otros, a los que vinieron y a los que se quedaron: los asaltos a las vallas fronterizas- -con su dramático peaje de víctimas mortales- el regreso forzoso en autobuses marroquíes hacia el Sahara, el abandono en el desierto... En nuestros países ven la televisión y están informados de todo lo que ha ocurrido. El sueño del paraíso se ha derrumbado. La tragedia de las vallas nos ha despertado Hace tiempo que Sidibe regularizó su situación y empezó su cruzada para ayudar a sus compatriotas. Vine en avión, pero he hecho después la ruta del desierto para rodar un cortometraje y recoger material para un libro. Quiero contar toda la verdad El libro ya tiene título: Camino equivocado Llegan a las costas de Almería otras dos pateras con 63 inmigrantes a bordo b Dos de ellos tuvieron que ser trasla- dados con urgencia y en helicóptero al hospital de Torrecárdenas, aquejados de graves síntomas de hipotermia, tras varias horas en el mar EFE ALMERÍA. Dos pateras con 63 inmigrantes a bordo llegaron a primera hora de la mañana de ayer a la isla de Alborán y dos de ellos tuvieron que ser trasladados en el helicóptero de Salvamento Marítimo al hospital Torrecárdenas de Almería para ser atendidos por hipotermia, según confirmó ayer la Subdelegación del Gobierno en esta ciudad andaluza. La primera patera que alcanzó la isla de Alborán tenía 31 personas a bordo. La segunda, 32. Todos ellos fueron atendidos en primera instancia por sanitarios y otros miembros de destacamento militar que se encuentra en esa isla. Más allá de las primeras atenciones médicas, también se han iniciado los trámites para tratar de conocer la identidad de los inmigrantes y sus países de origen. Sin embargo, hasta el momento se desconoce la nacionalidad de los extranjeros y si entre ellos viajaban menores de edad. Fuentes de Salvamento Marítimo que intervinieron en el rescate de los inmigrantes señalaron que tuvieron que trasladar a dos de ellos hasta el hospital de Torrecárdenas en el helicóptero Helimer Alborán y que presentaban síntomas de hipotermia. Uno parece que tiene además un golpe en las piernas señalaron. El resto de los inmigrantes será trasladado hasta el puerto de Almería cuando las condiciones del mar lo permitan, según las fuentes, que recordaron que la noche del jueves una patera con seis ciudadanos extranjeros llegó hasta la misma isla, donde permanecieron hasta la jornada de ayer. En las últimas horas, Salvamento Marítimo había rescatado a otros 31 inmigrantes de una embarcación a cinco millas de Guardias Viejas, en El Ejido. Hora del rezo. El imán dirige el momento más importante del día La riqueza actual de El Ejido (Almería) la crearon malienses, senegales, guineanos... africanos sin papeles trabajando de sol a sol en los invernaderos hasta el detalle. Los expedientes de los africanos han sido los últimos que ha tramitado la Administración, y el número de denegaciones es altísimo Se da la paradoja de que un grupo de malienses que trabajan para una constructora ha recibido una negativa común, pese a cumplir todos los requisitos del proceso de normalización. La razón es que la empresa, española, en la que están empleados tiene una deuda de 3.300 euros con la Seguridad Social. Esa cantidad, irrisoria en la producción de la constructora, ha dejado de nuevo en la ilegalidad a trabajadores que llevan tres y cuatro años en nuestro país. Uno de los perjudicados cuenta con preocupación que hasta que la empresa no pague ellos no pueden hacer nada. Sus jefes les han dado largas. Yo estaba empadronado porque hace cuatro años que vivo en España, pero gente que conozco ha buscado mafias para conseguir el empadronamiento. Muchos de los documentos que se han presentado son falsos Manos negras en el Metro Ibrahima Diallo, presidente de la Asociación de Guinea Conakry de Residentes en Madrid (Aguirem) incide en la máxima preocupación de estos colectivos: El problema básico es el permiso de residencia y trabajo, porque somos trabajadores, no venimos aquí a hacer turismo ni a ver cómo pasan nuestros años de juventud. Ése es el quebradero de cabeza, y es lo que no se cumple Sea cual sea su procedencia o su formación, cuando los africanos llegan, tras unos viajes dramáticos que pueden durar varios años, están abocados a emplearse en el campo o en la construcción. No hay más alternativas laborales para ellos. Hay que viajar en el Metro a las seis de la mañana para ver centenares de manos negras agarradas a los asideros. Esa gente va a trabajar y está ayudando a levantar este país, no está delinquiendo ni causando problemas de convivencia apunta Tafsir Dia. El diagnóstico de estos hombres que dejaron su mundo para ingresar en un sueño, incumplido, coincide, pese a las enormes diferencias. Racismo u olvido administrativo y racismo en la calle. Su color no depende de quién lo mire.