Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión DOMINGO 6 11 2005 ABC AD LIBITUM PROVERBIOS MORALES NO ES BUENO QUE EL PP ESTÉ SOLO HERENCIAS ELIGROSA metáfora, la herencia. En política, hereda el que gana. Hereda instrumentos, recursos, logros propios o ajenos. Hereda el poder. Quien pierde, como el verbo indica, es siempre un desheredado. Carece pues de sentido aludir, como lo ha hecho recientemente Joseba Arregui, a la herencia que el PP habría recibido de las dos legislaturas de Aznar. A menos que se hable en lenguaje figurado: de una herencia sentimental, espiritual, afectiva. En política, ese tipo de herencia- -que no lo es- -sirve para bien poca cosa. La derecha democrática española no conserva del período 1996- 2004 nada más (y nada menos) que una cierta experiencia. Ahora bien, la experiencia es precisamente lo contrario de la herencia. Es lo único que no se puede heredar, porque resulta imposible transmitirla. Esa experiencia, además, no pertenece propiamente al PP, sino a cada uno de los miembros del PP que desempeñó funciones políticas determinadas en alguna de las dos legislaturas de Aznar. PeligroJON sa sinécdoque, la experiencia. El PP no JUARISTI es la suma de sus partes. No tiene nada que ver con el intelectual colectivo de Gramsci, afortunadamente. No hay una memoria del partido, un saber del partido, una experiencia del partido. Esa tradición es ajena por igual a la derecha liberal y a la derecha conservadora, porque es una tradición totalitaria. En la derecha, memoria, saber y experiencia son patrimonios individuales. El partido como intelectual colectivo quería decir, en la práctica, que los intelectuales debían convertirse en lameculos, todos y cada uno de ellos, del secretario general. Probablemente, los partidos comunistas contaron con el apoyo de los tipos más listos del planeta- -aunque la mayoría era de Letras- pero el resultado de la suma de sus saberes y experiencias fue siempre un tonto macizo y nocivo para la salud. En política, la experiencia es importante (la herencia sentimental, por el contrario, baladí) Pero con la experiencia sólo puede jugar uno mismo, no el partido en su N OS enseña el Génesis que no es bueno que el hombre esté solo ¿Afectará también tan sabia advertencia a los partidos políticos? Si es así, que posiblemente lo sea, no es bueno que el PP esté solo. La soledad es germen de debilidad y sólo se justifica cuando se deriva del ejercicio del poder. Cuando, como en el caso de Mariano Rajoy, la soledad arranca de una mayoría social e identificada con la Constitución, puede empezar a hablarse de ella como algo políticamente patológico. Rajoy se ha quedado solo, más que la una, contando con la fuerza que le presta la superioridad moral de sus argumentaciones parlamentarias y, circundado por diez M. MARTÍN millones de votantes siFERRAND lentes, en la defensa de principios constitucionales que, para mayor confusión, compartimos todos los españoles no afectados por la tentación nacionalista, esa sensación de cercanías que se expresa con la disposición a ser cabeza de ratón mejor que cola de león. La soledad de Rajoy, que es evidente, arranca, aparte de las razones endógenas que ponen en evidencia el escaso atractivo político e intelectual de muchos de sus acompañantes en la cúpula partidista, de una enfermedad moral que, sin duda, sacude hoy a la sociedad española. Cada cual, por supuesto, es muy libre de pensar y obrar según su criterio... con el único límite de mantener este orden: pensar antes de obrar. En ocasiones, como la que ahora provoca la efervescencia nacionalista, los sentimientos sustituyen al raciocinio y de ahí el problema; pero no convendría olvidar que sólo uno de cada cinco españoles abunda en esa idea fraccionaria y que, en consecuencia, la pasión desatada no guarda proporción demográfica. Las cosas no van bien, en lo que respecta a la unidad nacional, pero no nos importa. Dejamos que José Luis Rodríguez Zapatero desvanezca su levedad en el horizonte en la confianza de que ya volverán las aguas a su cauce. Eso estaría muy bien si, como acabamos de pesar y medir en el Congreso, la de Rajoy no fuese la única voz presente para la defensa del Estado, de su sentido nacional y unitario. Todos los demás, que no son pocos, se identifican tanto en un proyecto de ruptura constitucional que la soledad del PP se hace dramática. Por otra parte, y visto lo que estatutariamente se ha cocido en Valencia y se guisa en Baleares y Galicia, puede empezar a pensarse que el mal cursa con metástasis y que el síndrome de soledad no es cosa del PP. Quien podría estar quedándose absolutamente solo es el propio Rajoy. Habrá que estar muy atentos a la reunión de presidentes autonómicos que, con la anunciada ausencia de Juan José Ibarretxe, comienza mañana. ¿Hasta dónde llegaron las aguas en la inundación nacionalista provocada por el Titulo VIII? Porque tampoco es lo mismo estar solo que ser un náufrago. P conjunto. Y el juego de la experiencia tiene sus reglas no escritas. La primera de todas: no contarla en público. A nadie le interesa tu experiencia, como no sea a alguien que te quiera mucho y eso no abunda. Para la gente que confía en ti, es más importante suponer que tienes experiencia que oírtela contar, lo que suele ser en casi todos los casos decepcionante. Si te empeñas, a pesar de todo, en contarla, espera a que te retiren o te retires y escribe entonces un libro de memorias. No hagas, en fin, como Manolita Desmadre, largándonos su experiencia de charnega agradecida, y ojo, que no me gusta que se trate a nadie de charnego, salvo que uno mismo o una misma se adjudique ese papel en el reparto. O sea, que tu president, es un suponer, vaya de catalán arrelat y explique a los periodistas que el proyecto de Estatut refleja la idea de Cataluña que heredó de sus padres y éstos de los suyos y aquéllos de los de más allá y así hasta el primero de los Maragall, y a ti, pobrecilla, te asigne la tarea de conmover al auditorio con la historia de las tribulaciones del emigrante y de lo reconocida que estás a Cataluña, y que tú aceptes el encargo, para que, a través del relato de vuestras respectivas experiencias, quede claro por qué unos catalanes pueden llegar a president y otros y otras no tanto. Así, perdona, no hay modo de creer que defenderás la unidad de España, so exhibicionista. Como Rajoy no ha entrado en un juego con tales reglas, que son las de Rovireta (poner los sentimientos por encima de las leyes, según dejó claro al comienzo de su intervención parlamentaria del miércoles) a Joseba Arregui le parece que el PP hace con su herencia lo de aquel criado del Evangelio que enterró el denario recibido de su amo. El ejemplo es insensato. Primero, porque el PP no ha recibido herencia alguna: le ha correspondido toda al PSOE, para incrementarla o dilapidarla bajo su responsabilidad. Segundo, porque la parábola evangélica no habla de herencias, sino de fideicomisos (metáfora, en política, menos peligrosa que la herencia) y tercero, porque tampoco habla de denarios. Compruébese (Mateo, 25, 14- 30; Lucas, 19, 11- 27) PALABRAS CRUZADAS ¿Está el problema de Francia en los suburbios de París? VILLEPIN, POSIBLEMENTE ESDE las guerras de religión, Francia esconde reservas de energía insospechadas. Energía a veces destructora, revolución y guillotina de 1793; a veces salvadora, Louis Pasteur o François Jacob, innovación de la microbiología. Se equivoca quien desconozca la fuerza transformadora de Francia. Hoy arden los alrededores de París: hay, desde luego mafias, delincuencia organizada, casseurs salidos de escondites inverosímiles. Pero hay sobre todo millares de jóvenes sublevados por la muerte, quizá accidental, de dos muchachos perseguidos por la temida CRS. El fondo del malestar francés- -voto contra el establishment, que pagó la Constitución europea- -aparece de nuevo en el referéndum del 29 de mayo. En la superficie, Villepin y Sarkozy DARÍO pugnan por suceder a Chirac en 2007, mienVALCÁRCEL tras la izquierda guarda el nombre de su competidor. Sarkozy se presenta como candidato indiscutible de la derecha democrática. No sabemos qué decidirá el jefe del Gobierno, Villepin, un enarca más relajado, más inteligente también. Hombre de Chirac, emprenderá su propio vuelo, es seguro. ¿Por qué Sarkozy da una imagen de político hiperactivo, a toda velocidad hacia ninguna parte? La guerra de fondo son las reformas: legislación laboral, seguridad social, controles burocráticos sobre las empresas, peso de los sindicatos... Reformas: Alemania las ha comenzado, Francia ha perdido tres años en inútiles parches. SARKOZY O EL DILUVIO D F RANCIA no funciona. La Francia que cae -magistralmente descrita por Nicolás Baverez en un libro demoledor- -es un país anquilosado en el que toda fórmula de solución pasa porque el Estado arregle los problemas que en verdad sólo serán solucionados cuando los individuos asuman la iniciativa y no aspiren a seguir siendo amamantados por la República. En los suburbios de París se ha librado esta semana una pequeña guerra. Villepin pudo creer que llegaban los problemas para su ministro del Interior, pero los hechos apuntan directamente a él, el prototipo de los enarcas, el hombre que aspira a la Presidencia de la República sin haber sido nunca elegido para cargo RAMÓN alguno. La voz de su amo que desea ser PÉREZ- MAURA amo él mismo para dar voces donde esta semana repartía cortes de manga a los diputados de un partido que debería ser el suyo. La izquierda socialista- -quien quiera que sea su candidato- -y la derecha de Villepin y Chirac tienen visiones muy similares sobre el modelo económico de Francia y el lugar del país en la escena internacional. En frente, sólo Sarkozy representa una alternativa. La duda es si el gaullismo puede evolucionar, siquiera un poco. Ir del Après moi, le déluge del general a darse cuenta de que hoy se enfrentan a Sarkozy ou le déluge. ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate