Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 SÁBADO 5 11 2005 ABC FIRMAS EN ABC JOAQUÍN ALBAICÍN ESCRITOR LA CASA DE FIERAS DEL BUEN RETIRO En el centro del pequeño estanque, bajo su caseta de piedra, continúan chapoteando y pernoctando los patos... soleado de antaño. Emigradas las cigüeñas que inspiraran la rima de don Ramón, son los dos pétreos felinos los últimos estilitas del parque. Aunque... No sólo ellos no han volado. Esfumóse, sí, la enorme jaula de los buitres, trasladada acaso al nuevo zoo. Pero en el centro del pequeño estanque, bajo su caseta de piedra, continúan chapoteando y pernoctando los patos, descendientes carnales quizá de aquellos a quienes tiré migas en mi infancia. En el centro del recinto, se abre todavía el desierto foso de los monos. Y resisten en pie dos jaulas de roca, clausuradas por barrotes engabardinados en óxido y llenas de cartones y suciedad que dicen de ocres ¡R OMÁNTICA Casa de Fieras del Buen Retiro, he vuelto a ver la alegría de tus banderas, bajo la tarde, como ayer! puedo ya por derecho declamar con el marqués de Bradomín. Ayer, sí, reconocí la entrada al viejo zoo al que, de muy niño, me llevaban de la mano. Hijo del Gallinero de la condesa de Olivares, nieto de la Leonera de Felipe II y progenitor a su vez del par- que de la Casa de Campo, se llega a él dejando atrás la estatua del héroe de Marruecos. ¡Casa de Fieras! No se oye ya, como entonces, el bufido del elefante ni el cacareo del pavo real, pero ahí, inamovibles, se mantienen la senda de sus pavoneos y las hojas que proporcionaron a ambos sombra. Basta pasar entre las dos columnas de ladrillo coronadas por el rey y la reina de la sabana para encontrarse de nuevo en el seno IGNACIO BUQUERAS Y BACH PRESIDENTE DE LA COMISIÓN NACIONAL PARA LA RACIONALIZACIÓN DE LOS HORARIOS ESPAÑOLES EL SUEÑO Y LOS ACCIDENTES DE TRÁFICO H EMOS iniciado el otoño, y consideramos que es el momento adecuado de hacer balance y una reflexión de los que suponen los accidentes de tráfico. Anualmente, las víctimas de tráfico en el mundo son de 1,3 millones, el doble que en 1990. La ONU prevé que en 2020 el tráfico será la tercera causa principal de muerte. En Europa, cada año, fallecen por esta causa más de 40.000 personas, y 1,6 millones resultan lesionadas en las carreteras. En España, en 2004, los escalofriantes datos fueron: 3.516 muertos; 1.629 heridos graves, y 1.559 heridos leves, y en lo que llevamos de 2005 las cifras relativas no han mejorado de forma apreciable. Estos últimos años, los diferentes poderes públicos han adoptado un abanico de importantes y acertadas, en términos generales, medidas legislativas y administrativas que van desde un mejoramiento de la red de carreteras y autopistas, y su señalización, hasta nuevas medidas para detectar las infracciones- -vehículos camuflados, radares, controles de alcoholemia, -pasando por obligar a los fabricantes de vehículos a fortalecer la seguridad de los mismos- -materiales más fuertes, frenos, airbag, cinturones, También las llamadas a la prudencia se han intensificado. En la memoria de todos están eslóganes como Papá, no corras Si bebes, no conduzcas Los excesos se pagan No circule a toda pastilla Conduciendo... las llamadas pueden costar vidas Lo im- portante es volver Ayúdanos a restar No podemos conducir por ti o el recordatorio de las espeluznantes cifras de muertos. Todo lo hecho, que es mucho, para sensibilizar a nuestra ciudadanía, estamos comprobando que no es suficiente. Cada año, varios miles de familias se ven afectadas, viven su propia tragedia familiar, por causa de los accidentes de tráfico. La Comisión Nacional para la Racionalización de los horarios españoles y su Normalización con los de los demás países de la Unión Europea, desea hacer una llamada de atención sobre un tema tan importante y trascendente que consideramos es una de las causas principales de nuestros accidentes: las pocas horas de sueño de los españoles. Dormimos una media de 50 minutos menos que los demás europeos. El no dormir lo suficiente puede perjudicar los sistemas cardiovascular e inmunitario, provocar diabetes y dolencias cardíacas, al igual que indigestión, irritabilidad y depresión. Si dormimos menos de seis horas por la noche podrá verse afectada nuestra coordinación motriz, el habla, los reflejos y el juicio. Está comprobado que el sueño inadecuado es actualmente la mayor causa de somnolencia diurna excesiva. Se calcula que el amodorramiento causa más accidentes que el alcohol. Gallup, en una reciente encuesta, informó que el 11 por ciento de los ingleses se duerme al volante. En Estados Unidos, la Comisión Nacional que se ocupa de los problemas del sueño, hizo responsable de sus efectos, especialmente la fatiga, a la mitad de los accidentes de tráfico. Ante los citados graves estudios y datos, ¿qué hacemos en España? ¿Cuándo daremos importancia a nuestros horarios, de los que se deriva nuestra anómala distribución del tiempo, y, como es lógico, nuestras escasas horas de sueño? ¿Cuándo se incluirá en el discurso de la Dirección General de Tráfico la necesidad de dormir el suficiente número de horas antes de salir a la carretera? ¿Y Sanidad, no debería decir algo al respecto? Muchos tenemos aún en la memoria, en la retina, accidentes como el que provocó el conductor que había dormido poco y se llevó por delante a seis agentes de tráfico, o el más reciente que provocó cuatro muertos en una recta con perfecta visibilidad, y que posiblemente sólo el sueño, como se ha dicho, pudo producir siniestro tan grave ¿Cuántos accidentes similares se han producido este último verano, y este último fin de semana? Hay que pedir datos y, sobre todo, una fuerte sensibilización de los ciudadanos. No estamos concienciados de la importancia y la necesidad que la consecución de un sueño suficiente y adecuado debería ser una de nuestras prioridades. Es un verdadero problema de salud pública, que tanto el ministerio de Sanidad como la Dirección General de Tráfico, por no decir todo el Gobierno, deberían abordar con urgencia, al tiempo que todos los ciudadanos deberíamos tener muy presente en nuestras reflexiones y actuaciones. La Comisión Nacional que presido continuará trabajando en la citada dirección. Invito a visitar nuestra página web www. horariosenespana. com Nuestros objetivos inmediatos son: la publicación del Libro Blanco España, en hora europea y la puesta en marcha del Observatorio de los horarios, con el objetivo de analizar la problemática de los horarios de los distintos sectores de la sociedad española y en todas las Comunidades Autónomas. aquelarres. ¡Breve lengua de fuego sigue, pues, ardiendo en el altar! Sobre una de las jaulas, han colocado la estatua de un duende tocando la flauta. ¿Un guardián? Pero, ¿de qué? ¿De las auras de la Casa? ¿Por ventura quedan auras en Europa? Afirmativo sostenía Drieu La Rochelle. Lo contrario pensaba Elémire Zolla. Acarreadas por mi memoria han vuelto, sí, a mi mente las gráciles siluetas de aquellas jirafas de andares a lo Sarah Bernhardt. Mas... ¿Auras? No fue la época de esplendor de la Casa la del auge de los mass- media, y ni apelando a la retentiva de nuestros más provectos podemos saber si generó en su tiempo iconos de la popularidad- -y, es de suponer, la fosforescencia trasmundana- -de Copito. Pero nada indica que no deambule por allí el aura del Felipe II montero. O las del león y el toro enfrentados ante el monarca en la fiesta de fieras celebrada el 24 de diciembre de 1634, cuando, como escribiera un jesuita salmantino a otro sevillano y recuerda López Izquierdo en su Corridas de toros en el Buen Retiro, el león desventró de un zarpazo al uro y dio una vuelta al ruedo antes de lamer las heridas a la víctima y ser devuelto al cubil por el leonero. O la de Fernando VII, verdadero fundador en 1830 de la Casa. O las de los participantes en las muchas naumaquias celebradas en el lago cercano. O la de Isabel II, que aportó la primera pantera, además de hienas, un elefante y muchas aves. O la del domador Cavana, a quien el Ayuntamiento alquiló para su explotación el recinto desde 1869. O la del úrsido que, allá por junio de 1927, se abalanzó sobre un empleado que había olvidado cerrar la puerta de la jaula. Y eso que los osos polares suelen ser muy comunicativos. Joaquín Soler Serrano, si mal no recuerdo, llegó a hacer una entrevista a uno. Dan, en verdad, ganas de robinsonear en esta ínsula de caderas ceñidas por un mar imaginal, testimonio fehaciente de la pervivencia del aura. ¿Será este reducto de la Casa de Fieras la Suabia de Paracelso, donde al Fin de los Tiempos han de descubrirse libros maravillosos? ¿O el Aquilón donde Alejandro encerrara hasta el Armaggedon a las razas bárbaras? ¿Encarna el duende sobre la jaula al centinela- fuerza que lo retiene -disuasor de Gog y Magog? ¿No forman en realidad dos grifos la collera de leones retrepada sobre las columnas? Y, ¿será esa de los patos la Fuente de la Eterna Juventud buscada y hallada por el criado del hijo de Filipo? Pregunte el caminante a la Fuente de la Salud, hoy seca junto a la verja de Alcalá, pero ayer famosa entre los madrileños delicados de estómago o riñón. Y, ¿no fue en honor de Alejandro erigida la ya olvidada estatua de Osiris, pináculo de la fuente egipcia alzada en el estanque grande, frente al embarcadero? Las esfinges, aún en pie, acaso nos lo digan. Son cavilaciones más allá de lo modernista, imposibles de sortear en Madrid, fundada por el bisnieto de un héroe troyano cumplidor del mandato de Apolo y consagrada a Cibeles, hija de Saturno.