Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 5 11 2005 Sociedad 57 Salud La cesárea obliga a esperar nueve meses antes de intentar una nueva gestación En las clínicas privadas la cirugía actúa en el 40 de los nacimientos. La media española alcanza el 20 Existe un mito entre muchas mujeres. La cesárea no está exenta de riesgos y, por tanto, no es siempre la vía más segura para la madre y su hijo. Debe ser el obstetra quien decida cuál es la vía más segura asegura la doctora Gómez Trimiño, especialista en Ginecología del Instituto EGR de Madrid. Ningún parto está libre de peligro, ni siquiera el vaginal, pero las complicaciones de la cesárea son compatibles con otras cirugías complejas. Infecciones, hemorragias, problemas con la anestesia (si es general) mayor riesgo en cirugías abdominales posteriores y más tiempo de recuperación. La estancia hospitalaria oscila entre los 5 y los 7 días. Si todo va bien un parto vaginal no supera los dos días de hospital. CARDIOLOGÍA Un nuevo indicador de obesidad triplica la población con riesgo real de infarto Se cuantifica por la proporción entre cintura y cadera, y no por el IMC b The Lancet reclama determi- nar la importancia de la pérdida de peso y la disminución de la obesidad abdominal antes de rechazar el Índice de Masa Corporal G. Z. MADRID. El Índice de Masa Corporal (IMC) es el método de cálculo aceptado universalmente para determinar el grado de obesidad de una persona. Se basa en una relación entre talla y peso. Sin embargo, una nueva entrega del estudio Interheart de la Universidad McMaster de Ontario (Canadá) propone, en el último número de The Lancet abandonar este sistema y cambiarlo por la medición de la obesidad a través de la proporción entre cintura y cadera, donde más grasa se almacena. Una de las consecuencias de esta nueva forma de medición sería que tres veces más de personas en el mundo deberían ser consideradas en riesgo de sufrir un infarto cardiaco. Así lo expresa Salim Yusuf tras evaluar a 27.000 personas de 52 países, de los cuales, la mitad había sufrido un infarto. El estudio determinó que si se medía la obesidad de las personas con el método tradicional los pacientes que habían sufrido un ataque tenían un IMC sólo ligeramente más alto que el resto. Sin embargo, los infartados tenían una proporción muy superior entre cintura y cadera que los Seis meses antes de otra gestación Para la madre, las molestias también suelen ser mayores en la cesárea y la recuperación es más prolongada. También obliga a aguardar más tiempo antes de volver a intentar un nuevo embarazo. La recomendación clásica es esperar un año desde el parto mediante cesárea, aunque cada vez más se tiende a reducir ese tiempo a los nueve meses y, sobre todo, a valorar cada caso particular explica Gómez Trimiño. En el caso de un parto vaginal, basta con esperar 40 días antes de intentar una nueva gestación. En cambio la cesárea reduce el riesgo de incontinencia urinaria. Un pediatra mide la cintura de un obeso en el Hospital Niño Jesús de Roma REUTERS que nunca habían sufrido un accidente cardiovascular, independientemente de otros factores de riesgo. Mientras Yusuf indica que estos resultados sugieren que es necesaria una reconsideración de la importancia de la obesidad en lo referente a la enfermedad cardiovascular en la mayor parte del mundo el editorial de The Lancet le exige más estudios. Por una parte, la publicación cree que la investigación es una contribución importante pero por otra asegura que tiene limitaciones Entre estas, señala que no presta atención a las causas biológicas y que el diseño del grupo de pacientes que no había sufrido infartos es arriesgado Por todo ello, la editorialista, Charlotte Kragelund, del Hospital Akershus de Noruega, exige más estudios y específicamente los que validen la importancia de la proporción cintura cadera respecto a factores como la pérdida de peso y la reducción de la obesidad abdominal.