Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid SÁBADO 5 11 2005 ABC SE DICE SE COMENTA TENSIÓN EN LA CÁMARA En esta ocasión, no hubo chispas. En el debate sobre el Estatuto de Cataluña en la Asamblea de Madrid del pasado jueves los diputados optaron por mantener las formas, que ya es algo, y dejar hablar a los oponentes, después de la bronca tremenda que montaron unos y otros dos semanas antes en la misma Cámara. Sin embargo, los insultos estaban todavía en el recuerdo y la tensión era evidente. En la Mesa, sin ir más lejos, hubo algún caso en el que ni siquiera se dirigieron la palabra durante las ocho horas de sesión. MADRID AL DÍA LA SEMANA GRANDE DE GETAFE Ésta ha sido, sin duda, la semana grande de Getafe, que ha sido protagonista en la región por diferentes causas. Desde el jueves, este municipio se regirá por la Ley de Grandes Ciudades, lo que le coloca entre los primeros de la clase de la Comunidad. Además, la presidenta regional inauguró ayer la remodelación de la Ciudad Deportiva del Getafe, en la que se han invertido 2,2 millones de euros. Y por último, el Consejo de Gobierno aprobó una inversión de 3,3 millones para la rehabilitación de su catedral. DE LESA GASTRONOMÍA MANUEL DE LA FUENTE LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Carril- bus y bicicletas Soy uno de los pocos ciudadanos de Madrid que utilizan habitualmente la bicicleta como medio de transporte. Desde hace más de 25 años diariamente acudo encaramado en este raro artilugio, desde mi casa, cerca de la Avenida de América, hasta la Facultad de Matemáticas. He aprendido, a costa de un accidente serio, una nueva regla de este extraño código para conducir bicicletas en Madrid: evita las calles con carril- bus delimitado intermitentemente por separadores. La razón es muy sencilla. Los ciclistas urbanos sabemos que el lugar más seguro para circular por Madrid es el pasillo pegado a la acera o en su defecto a la primera o segunda línea de coches aparcados. Así, al menos uno de los flancos queda algo más protegido ¡cuidado con las puertas! Sin embargo en las calles con cipe de Vergara a la altura del N 40 recibí un fuerte impacto en la cabeza con la parte trasera de un autobús de la EMT, gracias al cual mis alumnos podrán descansar de mí una temporada. Javier Lafuente López Obras y obras Llevo meses escuchando y leyendo críticas a las obras que hay en Madrid: a algunos les parece mal que se mejore la M- 30, que se amplíe el túnel de O Donnell, que se hagan carriles- bus en las autovías de acceso, que se construyan intercambiadores que mejorarán no sólo el tráfico, sino la imagen de la ciudad... en definitiva, parece que les sienta mal que Madrid cambie a mejor. Pues bien, a mí no es que me gusten las obras, pero ya pienso en cómo va a quedar Madrid cuando acaben y pienso, sinceramente, que merecen la pena. Juan Abad ABC Trapicheo. Estoy harto de salir a pasear con mi pequeño nieto de sólo 6 años los domingos por el Parque del Retiro y que me ofrezcan droga cada dos pasos. Creo que las autoridades deberían tomar cartas en el asunto con mucha más seriedad. Andrés Alonso carril- bus el ciclista se ve obligado a circular pegado al separador, mientras los coches pasan zumbando por el lado izquierdo. En cuanto el separador se acaba el lado derecho es todavía más peligroso pues circulan a gran velocidad taxis y autobuses encantados de librarse del atasco general, y ahora también de la barrera que delimitaba sus movimientos laterales. El pasado lunes 31 de Octubre a las 15: 15, y en un final de separador de la calle Prín- DIMES Y DIRETES EL ESTATUTO EN LA ASAMBLEA la agenda de cuestiones que preuede que algunas persoocupan a los ciudadanos. Porque nas se pregunten por qué a nadie se les escapa que la ruptula Asamblea de Madrid dera del consenso constitucional batió el pasado jueves, en un plepuede suponer una inagotable no monográfico, el Estatuto que fuente de problemas. Es probable el Parlamento catalán ha enviaque sean los madrileños quienes do a las Cortes Generales. Hay CONCEPCIÓN mejor lo comprendan, pues desde una razón evidente. Ante una siDANCAUSA que entró en vigor nuestro Estatuación política de tal gravedad tuto de Autonomía han mostrado como la que estamos viviendo en siempre un elevadísimo consenso en toEspaña, es natural que los ciudadanos de das aquellas cuestiones que se refieren a la Comunidad de Madrid deseen saber la convivencia democrática. qué opinan sus responsables políticos Y sucede que, más allá de las siglas pomás cercanos. líticas, hoy nadie duda de que el Estatuto Todas las circunstancias que han rocatalán implica una modificación de deado la elaboración del Estatuto catanuestra realidad constitucional y de lán y su llegada al Congreso han servido nuestra arquitectura institucional. La para que los españoles sean conscientes trascendencia del proyecto estatutario de que afrontamos un problema real, tan trasciende los límites del debate sobre el real como los que hoy plantea la educaautogobierno de las Comunidades Autóción o el crecimiento económico. El debanomas y por eso mereció la atención de te territorial está, sin ninguna duda, en P los diputados regionales. La declaración de nación, el blindaje de competencias, la bilateralidad en las relaciones, el modelo de la financiación, la fragmentación de la justicia o la ruptura de la caja única de la Seguridad Social, por citar sólo algunos de los aspectos recogidos en el texto que a partir de ahora va a tramitarse en las Cortes, pueden tener importantes consecuencias para la Comunidad de Madrid. Desde esa perspectiva, no podemos olvidar que la Asamblea de Madrid es un órgano de representación popular y que la opinión de los ciudadanos que en ella se encuentran representados merece ser escuchada. Eso es lo que ocurrió el jueves y lo que, muy probablemente, seguirá ocurriendo en los próximos meses. Como presidenta de la Asamblea, espero que todos los partidos políticos que en ella están representados defiendan y apoyen el modelo de convivencia que recoge nuestra Constitución, un modelo que ha supuesto para nuestro país la etapa de mayor estabilidad política, bienestar y progreso. Presidenta de la Asamblea de Madrid pesar del empeño de la crítica gastronómica, a pesar de las sabias recomendaciones culinarias de madres, abuelas y tías del pueblo, a pesar de los pesares, en Madrid continúan los crímenes contra la pitanza, contra la ingesta calórica que diría un docto. Ya se ha comentado hasta la saciedad (bueno, no hasta la saciedad exactamente, que no hay quien se los trague) el martirologio al que son sometidos los pinchos de tortilla en el microondas, un gólgota que, con el debido respeto, no se merecen. De nuevo con el debido respeto, habrá que perdonarles porque, desde luego, no saben lo que hacen. Que Baco los confunda con sus ambrosías, aunque éstos, de ambrosía más bien poco. De momento, ya hemos detectado otras dos especies que sufren las tropelías. Primero, la ensaladilla rusa, aquella que en tiempos de Franco se llamó ensaladilla nacional (talibanes ha habido siempre, eh, que no es cosa de hora) Generalmente, con la ensaladilla se pueden hacer muchas cosas. Todas apetecibles. Pero la principal y más apetecible, evidentemente, es zampársela. Ahí quiero verles. Como cualquier plato popular, la susodicha ensaladilla admite numerosos y variados ingredientes. Es más, muchos simples alimentos en contacto con la mayonesa se convierten en auténticos manjares. No es el caso de esos cangrejillos congelados japoneses que ayer mismo detectamos en una ración de una bar capitalino. No tenía guisantes, no tenía pimiento rojo, apenas unas tirillas de escabeche (más bien calvo, claro) y poco más. Pero los cangrejillos no faltaban. Aprovechando que la mayonesa pasa por el plato hay otro crimen de lesa gastronomía (los clientes también tienen su culpa, claro) y es el siguiente: tortilla recalentada y a continuación chorrillo de mayonesa. A mí la legión y la salmón (ellas, ambas) Pero defendamos ahora al pobre cruasán al que han decidido pasar por la plancha, la misma por la que antes ha pasado el bacon, el lomo. De cómo queda la cornamenta del pobre bollo, mejor escribiríamos en sucesos. Además como buena parte de esos cruasanes no han visto la mantequilla ni en la tele, el resultado es un contubernio de harina y grasa que deja a los legendarios bollos Martínez (y eso sí que es comida popular) a la altura de llevarse un par de estrellas Michelín. Buen provecho. A