Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 Espectáculos VIERNES 4 11 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO XIIIFestival de Cine de Bruselas Los Ángeles Estrenará La locura de Don Quijote como homenaje en su IV Centenario La capital belga estrenó ayer la decimotercera edición del Festival de Cines de España y América Latina, que este año rinde homenaje al Quijote, coincidiendo con el IV Centenario de la publicación de esa obra. La programación incluye el estreno mundial de la última película sobre el hidalgo, Las locuras de Don Quijote realizada por Rafael Alcázar, y la proyección del Don Quijote de Orson Welles. La Academia de Hollywood homenajeará a Olivia de Havilland Olivia de Havilland será homenajeada por la Academia de Ciencias Cinematográficas de Hollywood el 15 de junio de 2006. La dos veces ganadora de la estatuilla dorada viajará desde su hogar en Francia para participar en el evento- -en elSamuel Goldwyn Theater en Beverly Hills- donde se exhibirán fragmentos de sus películas más admiradas y habrá un debate con colegas que la acompañaron durante su carrera. Oculto Tapadillo, como mucho España 2005 Director: Antonio Herández Intérpretes: Leonardo Sbaraglia, Laia Marull, Angie Cepeda, Geraldine Chaplin FEDERICO MARÍN BELLÓN Angie Cepeda, Leonardo Sbaraglia y Laia Marull, ayer en Madrid ÁNGEL DE ANTONIO Sbaraglia, Marull y Cepeda, juntos en un thriller psicológico de amor y venganza La película Ocultos dirigida por Antonio Hernández, se estrena hoy b El actor argentino comienza el próximo lunes el rodaje de Concursante la ópera prima de Rodrigo Cortés, un filme donde convive el drama con la comedia liviana ABC MADRID. El actor argentino Leonardo Sbaraglia estrena hoy Oculto un thriller psicológico que juega con el mundo onírico para narrar una historia de amor y venganza, donde comparte protagonismo con Laia Marull y Angie Cepeda, y en la que vuelve a coincidir con Antonio Hernández, tres años después de En la ciudad sin límites Cuando rodé En la ciudad... no conocía a Antonio y ahora confío en él al cien por cien; por eso fue más fácil encarar el personaje, a pesar de que Oculto es su filme más personal, pues habla de su mundo y trasmite espléndidamente el ambiente de Madrid afirma el actor argentino. Al entregarle el guión, el cineasta le dijo: Te va a costar recuerda, y así fue por ser un tipo normal al que debes sostener con pequeñísimas sutilezas imperceptibles. Él es sólo el telón de fondo entre los dos personajes femeninos Además, tiene un cierto tono liviano añade Sbaraglia, quien se atribuye el hecho de que la mayoría de sus personajes sean complejos. De eso me tengo que hacer cargo yo- -dice- No es culpa de los directores, quienes deben ver algo en mí de esa vena dramática. Y lo cierto es que esa cuerda me va, pero también la comedia, que trabajé mucho en mis comienzos De hecho, está feliz porque el lunes comienza a rodar Concursante la ópera prima de Rodrigo Cortés, un filme donde convive el drama con la comedia liviana. Mucho más tras acabar de rodar Salvador filme sobre el anarquista Salvador Puig Antic. Allí encarna a un funcionario de prisiones de lo más denso y complejo de mi vida. Engordé nueve kilos, me puse feo, usé una prótesis de nariz y lentillas marrones- -apunta- Pero al ser tan opuesto resulta más fácil desdoblarse En cambio, en Oculto siendo un individuo radicalmente distinto a mí, lo sentía más cerca. Y eso que yo nunca fui así, sino tímido, enamoradizo y de los de ennoviarse rápido. Tuve que hacer una composición, la del seductor seguro, que maneja las reglas del juego explica el actor, quien apunta cómo, en este caso, necesitaba poner en juego esa masculinidad y galanura que- -dice- -sólo muestro en la intimidad informa Efe. Cuando Sbaraglia llegó a España, el cine argentino estaba mal, pero empezaba a levantar el vuelo De hecho, el actor descartó rodar Nueve reinas para hacer aquí Intacto que le supuso el Goya al Mejor Actor Revelación. Las dos películas me habrían llevado al mismo sitio, pero de manera diferente apunta, para luego señalar que buscaba en España papeles que allí nunca me habrían ofrecido orque sueño, no lo estoy; porque sueño, no estoy loco repetía el pobre Léolo en busca de cobijo frente a su familia de monstruos. A Antonio Hernández los límites de la ciudad se le quedan pequeños y se adentra en los de la mente, aunque en su caso los sueños son la amenaza, no el refugio. Sin un material menos etéreo al que agarrarse, su película se escapa así entre los dedos sin dejar más poso que la calidad de sus intérpretes y el oficio técnico de todo el equipo. En la ciudad sin límites partía de un guión muy bien construido, cuyo misterio tenía una base sólida, y después todo resultaba mucho más fácil, aunque el público se quedara fascinado por el brillo de su superficie. En Oculto el ladrillo parece de similar calidad, pero cuesta sentirse involucrado con los problemas de los protagonistas, obsesionados con unos sueños que tampoco son tan interesantes como se pretende. Incluso un clásico como Recuerda se resiente hoy con cada desmayo de Gregory Peck, exhausto de tanto rebuscar en la superficie blanca de su memoria. La película de Antonio Hernández, un director del que se desconocían pasos en falso (lo de El gran marciano sólo puede entenderse como un encargo) tampoco puede soportar esa psicología de manual (ni algún otro desmayo) como si el libreto tuviera aluminosis. Por otro lado, los triángulos están tan explotados y las cartas del que nos ocupa tan marcadas que el espectador descubre desde las primeras manos quién va de farol y a qué juega cada uno. Ya se sabe que para perder hay que arriesgarse. Oculto es una hermosa e instructiva derrota, que no carece de compensaciones, como la capacidad del trío protagonista para explotar algo más que sus dotes interpretativas, de las que todos andan sobrados. Es injusto personalizar, pero Angie Cepeda se lleva el primer premio en dicho apartado, aunque sólo sea como forma galante de invitarla a frecuentar más nuestras pantallas. De momento, nos conformaremos con verla en Vientos de agua la nueva serie de televisión de Juan José Campanella, una maravilla que podremos ver el año que viene. P