Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid VIERNES 4 11 2005 ABC Los retrasos y las colas por la huelga de transportes persistieron con el respeto de los servicios mínimos MIGUEL DOMINGO GARCÍA MADRID. Los conductores de autobuses Llorente y de trenes de Cercanías vivieron ayer su segunda jornada de huelga, y los usuarios su segundo día de largas colas y sufridas esperas. Se repitieron los retrasos- -sobre todo, en los autobuses, por el intenso tráfico- -y la aglomeración de personas en los andenes de Moncloa, Aluche, Las Rozas y las estaciones de tren. Sin embargo, la jornada discurrió con más normalidad que en el día anterior. Se MADRID AL DÍA DE MADRE IGNACIO RUIZ QUINTANO cumplieron los mínimos establecidos por las Administraciones: en el caso de Renfe, del 75 por ciento del servicio en horas punta, y del 50 por ciento el resto del día. También circuló la mitad de los autobuses de las 22 líneas interurbanas que unen la capital con Boadilla, Pozuelo, Las Rozas y Majadahonda. A diferencia del miércoles, los paros sorprendieron a menos usuarios, que conocían los detalles de la huelga: 24 horas en las líneas de Cercanías, excep- to la C 5, C 4 y C 3; y entre las 6.30 y las 9.30 horas y de las 17.30 a las 20.30, en autobuses. El calendario de paros se mantendrá para los autobuses de Llorente hasta el 20 de diciembre, todos los lunes, martes y miércoles. En Cercanías, hoy es el último día de paro. Según el portavoz de Semaf, sindicato convocante, el Comité y la Dirección de Renfe manifestaron ayer su disposición para negociar y está prevista para hoy una reunión entre las partes. E spaña es un país de analfabetos. Lo que no sabíamos es que la izquierda estuviera tan orgullosa de serlo: analfabeta, no española. Los disparates del festín de Trimalción eran un divertimento en la corte de la Roma imperial; en este Madrid democrático, desde luego, no pasan de ser otra tediosa sesión parlamentaria. A la izquierda le gustan más las letras que los ladrillos dijo gloriosamente un día el rico comunista Machota. (Machota: ¿El señor Tamayo era Bellido Dolfos, siguiendo el mandato de doña Urraca para asesinar a su hermano el rey Alfonso en los muros de Zamora? Beteta: ¡Sancho, Sancho! Hay que estudiar un poco. Machota: Me es igual. Pues Sancho. Es que yo no fui a clases de Religión. Y en la noche de Difuntos apareció ella, donde los leones del Congreso, mitad chispera, mitad manuela, Manuela de Madre, madre de todas las batallas en la batalla de Madrid. Deportada por Franco de los feraces labrantíos onubenses a los fabriles andurriales colomenses, Manuela de Madre repartía en el hemiciclo buenaventuras gitanas y ramas de romero. Ser en la vida romero, romero solo, romero que cruza siempre caminos nuevos. ¡Qué bonito! ¿León- Felipe? Huy, pero ésa no la canta Serrat, ¿no? Cuando Anna Jarvis inventó el Día de la Madre, estaba pensando en esta Manuela de Madre que parece de vista el vivo retrato de la madre de Durero. (No confundir, llevados de los grises y los blancos, con la madre de Whistler, el cuadro de Whistler que inspiró a Mr. Bean su Torrente catastrófico. El caso es que, como Marilyn Monroe se fue a Hollywood- -es decir, con la misma naturalidad que el pato se va al agua cuando se hace adulto- Manuela de Madre se fue a la tribuna cuando se hizo de noche y soltó esa perla digna del banquete de Trimalción que es que la Inquisición- ¡ay, Jesús, con lo que esa palabra evoca en una persona de izquierdas! -se hizo en España con el siglo XIX, que, por cierto, no fue un siglo estúpido; fue, simplemente, pedante. Y todos echamos de menos a Bono. ¿Dónde estaba Bono? Escaqueao como un sevillano en la mili? Bono fue el lince que dijo que Simancas era el candidato decente... porque su madre no sabía escribir.