Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid VIERNES 4 11 2005 ABC Rafael Simancas, en el pleno extraordinario sobre el Estatuto catalán, ante la mirada de los diputados del PP El PP ovaciona a Simancas al defender en la Asamblea que España es una nación Aguirre pide valentía a los socialistas madrileños ante el Estatuto catalán regional expresa su rechazo a definir Cataluña como nación, en un pleno monográfico sobre la ruptura del consenso constitucional MARIANO CALLEJA MADRID. La Asamblea de Madrid manifestó ayer, con los votos a favor del Grupo Popular y en contra del PSOE e IU, su rechazo a la definición de Cataluña como nación; a que el Parlamento de Cataluña fije unilateralmente un límite a la solidaridad de los catalanes con la caja común de todos los españob El Parlamento les y al cercenamiento unilateral a las competencias que la Constitución Española atribuye al Estado. Las tres ideas estaban incluidas en la resolución que el PP presentó en el debate monográfico sobre la ruptura del consenso constitucional y coincidían exactamente con la opinión que el portavoz socialista, Rafael Simancas, había expresado poco antes durante su intervención en el pleno de la Asamblea, y que recibió el aplauso cerrado de los diputados del PP. Apenas habían pasado once horas desde que el Congreso puso fin al debate sobre la toma en consideración del proyecto del nuevo Estatuto de Catalu- ña. La Asamblea de Madrid tomó el relevo por la mañana, pero el listón estaba muy alto, y se notó. Esta vez, al menos, el tono fue moderado, lejos de los insultos y la tensión extrema que se vivió dos semanas atrás en la misma Cámara y por el mismo asunto. El ejemplo de Navalcarnero La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, quiso intervenir en el debate al entender que tiene un deber moral de defender el consenso constitucional, que está siendo atacado y mostró su inmensa preocupación por el texto del Estatuto, que más bien parece una Constitución para Ca- taluña como estado independiente. De aprobarse, implicaría una reforma constitucional del más alto calado Aguirre defendió la idea de nación española como unión de todas las voluntades libres e iguales de todos los españoles. Y, para explicar lo que se intenta hacer desde el Parlamento catalán, puso uno de esos ejemplos que tanto le gustan: se ha creado el mismo problema que si esta Asamblea dijera que Madrid es una nación o si los concejales de Navalcarnero votaran de forma unánime que quieren salir de la Unión Europea. Los concejales de Navalcarnero no tienen competencias para decidir salir de la UE, ni Cataluña ni nosotros tenemos competencias para decidir que queremos ser naciones En esta Comunidad, el PP y el PSOE siempre han estado de acuerdo en la defensa de la Constitución. Por eso, la presidenta regional pidió valentía a los socialistas madrileños: Si el presidente del Gobierno escuchara una palabra valiente de los socialistas de Madrid, que no aceptan la ruptura del consenso constitucional, se lo pensaría dos veces Sin embargo, dicho esto, reconoció que tiene muchas dudas de esa valentía de los socialistas para defen-